Si no luchamos contra la erradicación, nos matan: campesinos de Tumaco

Si no luchamos contra la erradicación, nos matan: campesinos de Tumaco

Habitantes del Alto Mira dicen que están en medio del fuego cruzado entre los narcos y el Gobierno. 

Loading...

Loading...

06 de octubre 2017 , 07:04 p.m.

“Si la erradicación de cultivos ilícitos en Tumaco y el Alto Mira le queda grande al Gobierno, esto no va a funcionar en ninguna parte”. La frase le sale ahogada a un campesino, quien junto a otros huyó del territorio ante las amenazas de muerte del grupo de alias “El Cachi”, el jefe financiero de la mafia en esa zona del sur del país.

“Él nos advirtió que las comunidades estábamos obligadas a luchar con ellos en contra de la erradicación de los cultivos de coca y eso fue lo que nos tocó hacer, porque de lo contrario iba a matar a nuestras familias”, dijo.

El jueves en la mañana, en zona rural de Tumaco, un ataque con cilindro dejó ocho personas muertas y 50 heridas, cuando los campesinos e indígenas se oponían a la erradicación forzosa de cultivos ilícitos por parte de la Fuerza Pública.

–¿Quién disparó?
Del otro lado de la línea se hace un silencio largo.
- “No lo sé. Teníamos una manifestación en contra de la erradicación forzosa, porque no teníamos ni tenemos más opción”, relató.

Las tensiones en Tumaco comenzaron en abril pasado. La ciudad costanera de Nariño tiene 23.148 hectáreas sembradas con coca, es el territorio con más cultivos ilícitos en el país y es el escenario donde se mueve la implementación del punto cuatro del acuerdo suscrito entre el Gobierno y las Farc, para hacerle frente al problema de las drogas ilegales en Colombia.

Cuentan los campesinos cultivadores del Alto Mira, contactados por EL TIEMPO, que desde abril de este año hubo cierres en la vía principal, luego se retuvieron a 26 policías, se desaparecieron 8 fusiles y 6 pistolas.

Si la erradicación de cultivos ilícitos le queda grande al Gobierno, esto no va a funcionar

En la zona del Alto Mira y Frontera hay 42 comunidades que tienen la titulación colectiva de 24.600 hectáreas, una gran cantidad de ellas con coca. Alto Mira hace parte de Tumaco, en donde está el 16 % de la coca sembrada en Colombia, según el informe “Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos” del 2016.

En lo corrido de este año, se han erradicado, según los campesinos, unas 3.000 hectáreas, el Gobierno dice que 8.000 y que 1.800 familias ya firmaron los preacuerdos para sustituir voluntariamente.


El pasado 16 de septiembre las comunidades del Alto Mira y Frontera fueron citadas a una reunión convocada por el grupo ilegal que manda en la zona.

–¿Cómo se llama el grupo y quiénes lo integran?

La pregunta vuelve a caer en el vacío producto del miedo.

“Los que coordinan todo el narcotráfico allá y la gente de las Farc que no se desmovilizó”.

El líder del grupo ilegal le advirtió a los campesinos que no debían aceptar el plan de sustitución. “Comenzaron a culparnos de firmar acuerdos con el Gobierno, pero nosotros respondimos que no lo haríamos”, cuenta.

El martes 19 de septiembre hubo otra reunión en Puerto Rico y allí les exigieron nuevamente que debían pelear en contra de la sustitución. “Nosotros volvimos a decir, ¡no!”.

Acordaron entonces que si la mayoría de la comunidad votaba sí al plan de sustitución, los narcos la dejaría en paz, de lo contrario se debía unir a las manifestaciones contra la Fuerza Pública. 38 de las 42 comunidades dijeron sí a la erradicación y sustitución, sin embargo 15 días después hombres armados comenzaron a recorrer los poblados y a amedrentarlos.

“Tienen que ir a pelear contra la Fuerza Pública y el que no quiera deberá pagar 50 mil pesos diarios o cada comunidad deberá entregar $1.000.000 al jefe de finanzas del grupo, ‘El Cachi’”, les dijeron.

Desde entonces, varios habitantes del Alto Mira se comenzaron a desplazar en silencio a Tumaco advirtiéndole al Gobierno de la situación e incluso responsabilizando de los hechos a varias asociaciones campesinas de cocaleros, que recibían históricamente apoyo de las Farc y ahora de la disidencia.

“Todo esto le estalló en la cara al Vicepresidente Naranjo que estuvo recientemente acá, pero la situación es mucho más compleja de lo que la han querido dimensionar porque lo que está en juego es nuestro territorio, que es el corredor que quiere el narcotráfico y las estructuras residuales de las Farc”, explica.

Los campesinos le dijeron a EL TIEMPO que en la zona es posible que haya más muertos y heridos y que algunos se los llevaron a la frontera con Ecuador.

UNIDAD DE DATOS EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA