Segó la vida / El lenguaje en el tiempo

Segó la vida / El lenguaje en el tiempo

La Fundación del Español Urgente dice de manera contundente que “segar vidas se utiliza como matar".

Foto:
15 de agosto 2017 , 04:50 p.m.

“Todo terminó el 7 de febrero de 2003, cuando la ciudad se estremeció tras una explosión que cegó mi vida y la de otras treinta y seis personas que se encontraban en el Club El Nogal”, dice un aparte de la novela Mi hermano y su guitarra, reseñada recientemente en la prensa.

Cegó tiene el significado de ‘perdió la vista’, ‘dejó momentáneamente ciego’, ‘cerró algo que estaba abierto’, entre otros sentidos afines, mientras que segó es ‘cortó’ o ‘interrumpió de forma violenta y brusca’. De este último significado sale el uso clásico “le segó la vida”, para indicar que ‘mataron’ a alguien.

En España se confunde segar con sesgar, por lo que aparecen a veces titulares de prensa como “Los accidentes de tráfico siguen sesgando vidas” y “El atentado terrorista del 11M sesgó 192 vidas”.

A este lado del Atlántico, en cambio, como pronunciamos igual las sílabas ce y se, se suele confundir cegar con segar, y se ven titulares como este de un periódico de Medellín, “Tres disparos ‘cegaron’ la vida de Gilberto Daza Vega…”.

La Fundación del Español Urgente dice de manera contundente que “segar vidas se utiliza con el significado de ‘matar o asesinar a alguien’ ”. La metáfora se entiende si se trae a la mente la imagen de la Muerte, usual en caricaturas, en la que un cuerpo esquelético, cubierto por una túnica negra con capucha, sostiene en la mano derecha la guadaña, con la que va segando (‘cortando’) vidas.

Las tildes del voseo

Pregunta el lector César Polanía, de Cali, si caleñismos como “cogeme”, “decime”, “pasame” llevan tilde (cogéme, decíme, pasáme).

La Academia dictó en 1952 una norma que tuvo poca difusión y en consecuencia poca aplicación. En ella decía que verbos agudos con tilde, como cogé, decí, pasá, imperativos para el pronombre vos, lo mismo que otros de uso más general como dé, dispón, enteró, debían conservar esa tilde al agregarles los pronombres me, te, se, nos, lo, la, le, los, las, les. De ahí que en algunos ambientes exquisitos se escribiera cogéme, dispónte, enteróse.

Para la mayor parte de escritores, redactores y rotuladores esta norma pasó inadvertida y la Academia no la volvió a mencionar. De hecho, en la Ortografía de la lengua española, 1999, no alude a ella, ni para decir que fue derogada. En el sistema actual de tildes, explicado en la Ortografía del 2010 y ampliamente difundido, no hay ninguna mención de esa norma.

En cambio, sí se aclara que verbos como cogeme, decile, pasalo, dese, disponte, enterose van sin tilde, como todas las palabras graves terminadas en vocal.

FERNANDO ÁVILA, experto en redacción y creación literaria

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA