'Sin nada que perder' revela al EE. UU. olvidado

'Sin nada que perder' revela al EE. UU. olvidado

La película, nominada a los Óscar, muestra un drama sólido con un impresionante retrato humano.

Ben Foster

Los actores Ben Foster y Chris Pine muestran una química brutal en su viaje de delito, delirio y dolor en el filme.

Foto:

Archivo particular

17 de febrero 2017 , 06:07 p.m.

Las casas en ruinas y los avisos invitando a pedir préstamos bancarios,todo bajo un calor abrasador y la mueca de decepción de uno que otro transeúnte, forman el escenario de la película 'Sin nada que perder' (Hell or High Water).

La producción parece un filme del viejo oeste ambientado en el presente, con el telón de fondo del otro Estados Unidos: el olvidado, violento y racista.

Con un sabor rural, el filme no pasó desapercibido cuando se estrenó, pero adquirió mayor relevancia con su positivo trayecto por diferentes festivales de cine y sus cuatro nominaciones al premio Óscar en las categorías de mejor película, mejor guion, mejor actor secundario y mejor montaje.

La historia, que ya se exhibe en las salas del país, expone las heridas emocionales de un par de hermanos que se dedican a perpetrar pequeños robos de bancos. Uno de ellos lo hace por la adrenalina, y el otro para asegurar el futuro de su hijo y de una familia fragmentada.

Existe la intención de aprovechar la tensión y violencia del género policiaco, pero a la vez –entre ‘plomo’ y fugas– construir un drama sólido con un impresionante retrato humano.

Ben Foster y Chris Pine interpretan a los delincuentes, en una alquimia junto a Jeff Bridges: un comisario experimentado que está ad portas de su retiro y decide emprender una misión. Todos han perdido algo y en su dinámica personal se encuentran con personajes anodinos que también manifiestan sus frustraciones.

Aparecen, por ejemplo, una mesera con deudas, un anciano que no vacila en usar su arma de toda la vida ante el peligro, y a Bridges dando cátedra de actuación como un viejo sabueso persiguiendo a sus dos presas.

La fórmula está calculada de tal manera que' Sin nada que perder' es capaz de pasar del sobresalto a la reflexión en pocos minutos, y dar unos giros sorpresivos y lecciones morales sin perder su ritmo. Podría ser una gran sorpresa en los Óscar.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA