‘La salsa en Colombia es la música del pueblo’: Henry Fiol

‘La salsa en Colombia es la música del pueblo’: Henry Fiol

El grande de la música se presentará este sábado en Bogotá.

‘La salsa en Colombia es la música del pueblo’: Henry Fiol

Henry Fiol tiene 70 años y sigue viajando por toda América Latina.

Foto:

Carlos Capella / EL TIEMPO

11 de agosto 2017 , 01:51 a.m.

Es en serio, al maestro Henry Fiol le gustaría enfocarse más en sus nuevos temas y cantarlos más en los conciertos, “pero la gente que va a mis presentaciones quiere oír lo que ha oído un montón de veces a través de los años; los que ya conocen palabra por palabra, los temas que ya han digerido...”.

Y por eso, para que conozcan los nuevos temas, manda a su página de internet (henryfiol.com) donde se puede descargar, de manera gratuita, sus “tres más recientes producciones discográficas De cachete, Salsa subterránea y Ciudadano del mundo”. “Son 31 canciones nuevas de mi autoría y creo que con ellas estoy acercándome al sonido que siempre he buscado”, agrega Fiol, que se presentará mañana en la discoteca Martín Fierro, en Bogotá.

Él es uno de los más reconocidos intérpretes latinos de la salsa. Tiene 70 años y nació en Nueva York el 16 de enero de 1947.

Su papá era puertorriqueño y su mamá italoestadounidense. “Y con respecto a mi mezcla étnica, las tradiciones que más conservamos en casa tienen que ver con la comida. Comemos muchos platos italianos y lo típico puertorriqueño. Y muchas veces van las dos cosas en el mismo plato. Por ejemplo, berenjena a la parmiggiana a la izquierda, con arroz y habichuelas a la derecha”, comenta con orgullo.

Y ¿cómo es la vida? Este hombre que ha cantado grandes éxitos de la salsa en español, canciones inolvidables como La juma de ayer, Mala suerte, Picoteando por ahí, Ahora me da pena, Zúmbale, Ven baila mi son, La última rumba, No me hace falta papel y Trecero de manigua, entre muchos otros, afirma que aunque cante en español y haya dedicado gran parte de su vida a la música latina, “soy definitivamente más italiano que otra cosa”.

Esa mezcla, agrega el músico, “también se puede notar en el estilo que llevo en el canto, que es un poco diferente a los demás intérpretes de salsa. Por ejemplo, el sentir del italiano en el canto es simple ‘atrasaíto’ y creo que esta tendencia se me sale”.Pero a Fiol le faltaba contar algo más importante de esa personalidad suya más italiana y que está relacionada de su trabajo como artista.

Siempre he cantado en español, pero soy definitivamente más italiano que otra cosa

“Hablando en general –y cuando se habla en generalizaciones siempre hay excepciones– diría que lo que ha distinguido al italiano en las artes es su capacidad para sostener su concentración en un proyecto por largos periodos sin cansarse y sin perder el entusiasmo y la pasión. Tiene la tendencia de trabajar en sus obras artísticas muy deliberadamente, planeando y calculando todo, puliéndolo hasta que la obra ha llegado al punto más cercano a la perfección”.

Y sigue: “A mí, cuando compongo algo o cuando estoy preparando una producción discográfica, no me interesa la improvisación; todo aspecto del proyecto y cada detalle es planeado, y sigo por ahí editando, probando, buscando, cambiando, puliendo, hasta que me sienta satisfecho con la obra. Es que nunca me ha interesado la primera idea que me entre a la mente, sino la mejor”.

Por supuesto, todo se ha reflejado en sus más de 40 años de carrera, que empezaron en los años 70 en Nueva York. Su primer grupo fue Saoco y en 1979 inició su carrera como solista, con el álbum Fe, esperanza y caridad.

De este trabajo datan dos de sus canciones sello: Oriente y La juma de ayer.
Eran los días en los que la rumba salsera en Nueva York era ‘brava’.

“Lamentablemente, el ambiente de la salsa en esta ciudad ha caído mucho últimamente. Antes había un circuito de clubes nocturnos que presentaban salsa y hoy son unos cuantos”, afirma.

A lo anterior se le agrega otro problema: “La gente de Nueva York está siguiendo otros géneros de música, como reguetón, bachata, rap americano, urbana, etcétera, y muchos jóvenes consideran la salsa como música de sus papas o música de la generación anterior”.

De ahí que en la ciudad en la que nació y vive ya casi no se presenta. “Trabajo más viajando por América Latina y especialmente a Colombia, donde la salsa todavía sigue siendo la música del pueblo, vigente”.

Sobre las nuevas músicas que se oyen, afirma que todo siempre está cambiando y evolucionando. “Prefiero no opinar sobre los nuevos sonidos, porque la verdad es que no escucho esa música y no estoy al día. Pero para los gustos, Dios hizo los colores”.
Sus seguidores, dice, pueden solicitarle las mismas canciones, pero ojalá se dieran el gusto de oír lo nuevo, en el que se siente ese gusto suyo por la música cubana, que ha sido su favorita.

Y de verdad, es un placer oír su disco De cachete, con canciones tan contundentes como A la larga, El agua busca su nivel y Amos y ciervos, entre otros. Maestro es maestro.

¿Dónde y cuándo?
12 de agosto, 9 p. m. Martín Fierro. Av. de La Esperanza n.° 48-72, Bogotá.
Informes en 300 265-6400 y 301 458-5988.
Boletas: 50.000 pesos. Palcos: 1’000.0000 y 2’000.000 de pesos.


OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
Coordinadora de Eskpe

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA