Prepárese para el 2030

Prepárese para el 2030

Imaginando cómo escucharemos música en 2030, me temo que pronto llegará la transmisión telepática.

15 de septiembre 2017 , 10:12 p.m.

La transformación del consumo de música desde comienzos del siglo XXI hasta hoy ha sido vertiginosa: en poco más de 17 años el público prescindió del CD y de las emisoras para oír música en dispositivos móviles o acceder a las plataformas digitales desde sus computadores.

Desaparecieron del mapa los antiguos intermediarios entre el creador y el oyente para dar paso a nuevos medios como Apple, Google y similares, que le llevan la canción que usted quiera a donde se encuentre y al instante.

Estas empresas hoy dominan de lejos la reproducción, el intercambio y el almacenamiento de música. En el cambio de milenio nunca me hubiera imaginado que llegaría una herramienta que identificaría mis gustos sonoros y me recomendaría qué escuchar a continuación.

Hoy es común que las plataformas virtuales, que alojan infinidad de títulos de todo tipo de música con acceso inmediato, le sugieran al oyente qué escuchar basándose en sus hábitos de consumo.

El profesor de Berklee College of Music Panos Panay se refirió a esta asombrosa realidad en una conferencia ofrecida en el marco del Bogotá Music Market.
Una de las claves que señala Panay es que estas empresas no acuden a métodos restrictivos para controlar el acceso a los oyentes, por el contrario, le permiten circular de forma abierta por todo su catálogo y degustar lo que le llame la atención.

Al final de la charla nos invitó a pensar cómo será el panorama de la distribución y el consumo de música dentro de diez años, reto que me llevó a preguntarme si tantos cambios en tan breve lapso son buenos o malos.

Por una parte, se pulverizó el margen de ingresos que acostumbraban a recibir músicos, disqueras y productores en el siglo pasado.

Pero por otra, internet abrió las fronteras para recibir oyentes desde cualquier rincón del planeta, levantando las restricciones a miles de creadores que tenían cerradas las puertas de la industria.

Este último punto ha tenido repercusión positiva en el crecimiento del consumo de música en vivo, simplemente porque el acceso abierto ha multiplicado exponencialmente los oyentes, que ahora pueden escuchar al concertista antes de comprar boleta.

En el ejercicio de adivinar cómo escucharemos música en el 2030, me temo que pronto llegará la transmisión telepática.


Óscar Acevedo
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA