Personajes de Gabo se sientan en el diván

Personajes de Gabo se sientan en el diván

El psicólogo Antonio Quintero analiza las personalidades de algunos habitantes de Macondo.

fg

Quintero es psicólogo, docente y músico. El Gran Combo y Sergio Vargas le han grabado sus canciones.

Foto:

Milton Díaz / EL TIEMPO

01 de noviembre 2016 , 06:58 a.m.

Úrsula Iguarán, la gran matrona de la dinastía de los Buendía, es una abnegada mujer con gran sentido de laboriosidad. Sin embargo, “detrás de ese aspecto positivo de su personalidad se esconden actitudes negligentes, de abandono y de maltrato”.

Ese es el dictamen del psicólogo barranquillero Antonio Quintero Palmera, quien acaba de reeditar su libro Perfiles psicológicos en Cien años de soledad, en el que hace un ensayo crítico sobre los temperamentos de cinco personajes del libro.

“Me propuse sentar en mi consultorio, lúdicamente, a los personajes de Cien años de soledad y trabajarles una historia clínica como se hace en esta profesión”, explica Quintero, con más de 30 años de experiencia en esa profesión.

De esta manera, junto a Úrsula, el autor invita a su diván a Rebeca, Amaranta, a José Arcadio (padre e hijo) y al coronel Aureliano.

“El juego está en pensar en la literatura como un lenguaje universal y en la psicología como ciencia universal, para poder vaciar la imaginería de los personajes de García Márquez en el mundo real”, explica Quintero.

“Úrsula es una mujer que todo el tiempo está haciendo y deshaciendo; maltratadora, que pone a su hijo José Arcadio en una situación de abuso sexual con Pilar Ternera”, comenta.

A su lado está José Arcadio padre, “que hace una descompensación psicótica y termina amarrado a un castaño. Es interesante ver la transformación de ese patriarca juvenil que sale de Riohacha para llegar a Macondo, por un asesinato, porque no puede consumar el acto sexual con Úrsula. Esta es la tormenta de ella, pues siempre está presente el temor a que sus descendientes salgan con cola de puerco”.

Agrega el autor que en medio de esta situación, José Arcadio termina matando a Prudencio Aguilar, y el tener un muerto a cuestas comienza a descompensarlo. Entonces, se vuelve un personaje sugestionable con Melquiades, y comienza a meterse en empresas que siempre fracasan.

“Mientras que Aureliano Buendía es el personaje que más me gusta, pero que más duele, al ver cómo se descompone luego de ser un adolescente productivo. Se muestra inicialmente como un chico respetuoso, pero se va descomponiendo cuando se va a la guerra, y termina como un general del fracaso, con 32 guerras perdidas. Casi que lo describo como un criminal de guerra”, explica Quintero, quien lleva 10 años releyendo la novela de Gabo.

Al referirse a José Arcadio hijo, el especialista describe cómo su personalidad va cambiando por culpa del maltrato, hasta verse obligado a irse de su casa. “Se va con unos gitanos, recorre el mundo y regresa como un sujeto atorrante, que inicia sexualmente a su hermana Rebeca”.

Y el diagnóstico que emite Quintero de Amaranta es el de una personalidad histérica y abusiva.

El encantamiento del autor por la obra cumbre de García Márquez, como él anota, radica en que se trata de “un libro de psicodinámica familiar. Están todas las (conductas) evolutivas y patologías. En las evolutivas están el embarazo, el parto, el destete, el abandono, la privación psicoafectiva y el abuso sexual”.

Al explicar la estructura del libro, Quintero lo describe como un ensayo crítico con intertextos que juegan con muchas citas de la propia novela. “La idea es que Cien años de soledad es una oportunidad para mostrar la psicología de toda nuestra familia latinoamericana. No en vano, Álvaro Mutis decía que este libro toca una veta muy profunda del inconsciente colectivo de América Latina”, agrega.

De manera curiosa, Fernanda del Carpio, a quien Quintero considera un personaje definitivo en la novela, no lo quiso incluir en este grupo, porque merece un análisis especial.

“Para mí, el derrumbe de la familia Buendía comienza con la aparición de Fernanda del Carpio, porque es un personaje que comienza a dominar y manipular al grupo familiar, y a imponer una serie de normas a partir de su proceso obsesivo”, concluye.

Estuche con CD doble

Quintero, quien también es compositor, presenta un estuche que además incluye el álbum musical doble ‘Quieres que te cante un cuento’ y ‘Macondo un canto de niños’. En la producción, Quintero musicaliza relatos de Gabriel García Márquez, en clave de ‘big band’ caribe, con coros de voces blancas. Se trata de creaciones en versión libre que tienen la particularidad de estar en ritmos de bachata, merengue dominicano, fandango, vallenato alternativo y son cubano, entre otros.

Información: poemasparaleerdepie@yahoo.es

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA