Bomby, el músico de la comuna 13 que nos puso a cantar ‘Estamos melos’

Bomby, el músico de la comuna 13 que nos puso a cantar ‘Estamos melos’

Su canción se volvió el ‘himno’ de Colombia en el Mundial y ha contagiado a artistas y futbolistas.

Bomby, cantante de ‘Estamos melos’

Desde la adolescencia, a Nerson Córdoba Murillo lo conocen como Bomby.

Foto:

Jáiver Nieto / EL TIEMPO

14 de julio 2018 , 10:00 p.m.

Hace unos meses, ante la pregunta “¿estamos melos?”, solo habrían contestado “sisas” en algunos barrios de Medellín. Hoy, en cambio, esa expresión es repetida por músicos de la talla de J Balvin, periodistas nacionales y extranjeros, hinchas y, sobre todo, futbolistas de la Selección Colombia.

‘Estamos melos’, el primer sencillo del músico Bomby, con más de siete millones de reproducciones en YouTube, se convirtió en el ‘himno’ del equipo nacional durante el Mundial de Rusia.

La canción, en la que se escucha 78 veces la palabra ‘melo’, comenzó su camino para ser la sucesora del ‘Ras tas tas’ de Brasil 2014 poco antes del debut de Colombia, cuando Yerry Mina publicó una foto con sus compañeros acompañada de esa frase. Y se consolidó tras la victoria del equipo frente a Senegal, al ser tendencia en Twitter durante más de un día.

Bomby, el músico de 23 años autor del ‘hit’, lleva escuchando la expresión ‘estamos melos’ desde niño. Es una forma de saludo usada en los barrios de Medellín que indica que todo va bien. Sus padres, provenientes de Chocó, se trasladaron a la capital antioqueña antes de que él naciera, en busca de mejores oportunidades.

Bomby tenía 7 años cuando llegaron a vivir al barrio Nuevos Conquistadores, en la comuna 13. Era el 2003. Un año antes, en esas mismas calles habían ejecutado la operación Orión, un despliegue militar contra las milicias de las guerrillas en el que desaparecieron decenas de jóvenes, sacados a la fuerza de sus casas por paramilitares y otras fuerzas oscuras.

Desde sus primeros días en el barrio, Bomby sintió curiosidad por el sonido del clarinete que venía de la casa de al lado. Entonces no sabía siquiera el nombre del instrumento, pero quiso aprender. Su vecino, Jhon Jaime Sánchez, quien hoy es su mánager, le prometió que le enseñaría a tocar si lograba hacer sonar el clarinete.

No pudo. Al menos no al primer intento. Pero tiempo después no solo tocaba, sino que estaba en los cinco grupos de Son Batá, la corporación artística fundada por Jhon, Carlos Alberto Sánchez (Nene) y John Freddy Asprilla. Es una iniciativa cultural cuyo objetivo, en sus palabras, es “arrebatarle jóvenes a la guerra en la comuna 13”, formándolos en música, danza y teatro.

‘Kilele’ fue la primera canción que Bomby pudo tocar en el clarinete. Tenía 13 años y recuerda que salió corriendo a enseñársela a su papá y a preguntarle qué era eso. “Esa es la música tradicional del Pacífico, se llama chirimía”, le dijo él, y le regaló un CD con otras canciones que él sacó a oído.

En Son Batá no solo descubrió sus raíces culturales, también obtuvo el nombre por el que todos lo conocen hoy. Se lo puso una de sus tres hermanas después de que, en un concierto, soltó el clarinete y se robó el ‘show’ cantando. “Bombi, sos como explosivo”, le dijo. “Eso me sonó bueno –recuerda él–. Le puse la ye al final y decidí que iba a significar el latido del corazón”.

El ‘no’ a Marc Anthony

En el 2012, a los miembros de la corporación Son Batá les dijeron que un productor iría a San Javier para escucharlos. Lo que Bomby y sus compañeros no entendían era qué tipo de productor necesitaba un equipo técnico de más de 150 personas. “De pronto, vimos que de la camioneta se bajaba Marc Anthony y preguntaba por Bomby. Me quedé frío, tildado”, cuenta. Son Batá había sido elegido para el ‘reality’ ‘¡Q’Viva! The Chosen’, que buscaba talentos en varios países de Latinoamérica para participar en un show en Las Vegas. Bomby tenía 16 años y venía de ganar con la corporación el premio a la mejor chirimía en el festival Petronio Álvarez del 2011.

Ya en Estados Unidos, fueron eliminados del programa y les dijeron que solo había espacio para uno de ellos (Bomby) y que los demás debían volver a Colombia. “Me fui donde doña almohada a consultarlo y me dije: ‘Yo no soy esto’ ”, recuerda.

Al otro día temprano pidió que llamaran a Marc Anthony: “Díganle que Bomby se va con su gente”. “Marc me insistió en que era una buena oportunidad –afirma–. Yo le respondí que sí, que no la demeritaba, pero que para mí no era una cuestión solo de tener talento, sino de enviar un mensaje de lo que era Son Batá”.

La comuna 13 está ‘mela’

“Yo soy fruto de mi pasado, a lo único que le tengo miedo es a perder mi memoria”, dice Bomby, quien estudia música en la Universidad Eafit y encuentra la inspiración para sus canciones en las palabras que escucha de sus amigos del barrio. Ese fue el caso de ‘Estamos melos’. Salió de la respuesta que le daba su amigo El Saya cada vez que le preguntaba cómo estaba. Le dio vueltas a la frase durante una gira de conciertos para niños entre el 2015 y el 2016 y empezó a probarla sobre un ritmo de bam bam jamaiquino.

“Se la cantaba a los niños y, con solo escucharla una vez, ya se la sabían. Como músico sabes que cuando eso pasa es porque va a ser un éxito”, cuenta Bomby. Y agrega: “Mucha gente dice que ‘Estamos melos’ no es música. Si no es música, ¿por qué los tengo cantando a todos? Es un ostinato en mi bemol, la tonalidad en la que se han compuesto algunas de las mejores canciones de la historia”.

Muchos dicen que ‘Estamos melos’ no es música. Si no es música, ¿por qué los tengo cantando a todos? Es un ostinato en mi bemol, sobre un ritmo de bam bam jamaiquino

Decidió que sería el sencillo de su primer disco, ‘La nación del corrinche’, que prepara para noviembre. Desde el lanzamiento de la canción, en septiembre del 2017, fue un éxito. Tanto, que su amigo Juan Fernando Quintero, a quien conocía de la infancia en la comuna 13, la puso de moda en el camerino del Deportivo Independiente Medellín.

Así fue como terminó luego en el de la Selección Colombia y en boca de miles de personas. Incluso la RAE se pronunció sobre la canción, como respuesta a cientos de mensajes en Twitter que le preguntaban sobre la ortografía correcta de la palabra ‘sisas’. Respondió que ese término está incluido en el ‘Diccionario de americanismos’, de la Asociación de Academias de la Lengua Española y que, de acuerdo con este, la forma correcta es con ‘s’ al final, no con ‘z’.

Para Bomby, el mensaje de ‘Estamos melos’ y de su disco en general es la celebración del optimismo de los colombianos y de las palabras que utilizan. “Corrinche, por ejemplo, es una fiesta en la que todos están contentos, están melos, como estamos en la comuna 13, porque no todo es violencia”, dice.

En el mismo sector en el que Bomby crea su música, en las últimas semanas han denunciado luchas entre combos, arbitrariedades del Estado y toques de queda armados. “Pero esa no es la única realidad de la comuna 13, sino la que reportan los medios —subraya Bomby—. Por eso quiero hacer buena música para que, sin tenernos lástima, nos miren y digan que acá se hacen cosas muy buenas”.

JUAN MANUEL FLÓREZ
Escuela de Periodismo de EL TIEMPO
En Twitter: @juanduermevela

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.