‘Rock al Parque se dejó llevar por el odio de una persona’: P. Gillman

‘Rock al Parque se dejó llevar por el odio de una persona’: P. Gillman

El roquero venezolano, declarado chavista, habla de la decisión de retirarlo del cartel del festival

El cantante de rock Paul Gillman

El cantante de rock Paul Gillman

Foto:

Archivo particular

12 de mayo 2017 , 07:49 p.m.

El músico venezolano Paul Gillman habló con EL TIEMPO sobre la polémica que generó la cancelación de su concierto en Rock al Parque 2017.  

Tras varios días de discusión en redes sociales, en la mañana del viernes 12 de mayo el Instituto Distrital de las Artes de Bogotá (Idartes) confirmó que el músico Paul Gillman, quien abiertamente se ha declarado seguidor de las políticas chavistas, ya no se presentará en la edición número 23 de Rock al Parque, como inicialmente estaba previsto.

En gran medida, esta decisión estuvo motivada por una campaña virtual que emprendió el gestor cultural y co-creador de Rock al Parque, Julio Correal, para impedir que el cantante venezolano pisara la tarima del festival, argumentando que “no es ético ni seguro traer a un activista y militante de Maduro, cuando Venezuela está pasando por un momento tan difícil”.

Lea además: Julio Correal responde a críticas por Rock al Parque

'Inframundo', de Paul GillmanUno de los videos musicales de Paul Gillman.
Paul Gillman

Video musical de 'Inframundo'.

Sondeo

Sondeo: ¿Le gustaría que Paul Gillman actuara en Rock al Parque?

¡Su voto se ha realizado correctamente!
Ver resultados

Por favor selecciona una respuesta

RESULTADOS

Al respecto, Gillman expresó su opinión en la siguiente entrevista, e invitó a Rock al Parque a replantear su decisión para solucionar el impase.

Lea además: Polémica por cancelación del 'show' de músico chavista en Rock al Parque

¿Le había ocurrido algo como esto en sus 40 años de trayectoria?

Nunca. Es un precedente nunca antes visto. Esta es la primera vez en la historia del rock que un artista es expulsado de un festival por motivos políticos, luego de haber sido anunciado. Sinceramente no quería entrar en la historia del rock de esa manera.

Quiero dejar claro que yo no iba a hablar de política, solo iba a cantar. He dado varios conciertos desde el 2002 hasta hoy en Colombia y jamás he dicho una sola palabra ni he intentado convencer a nadie de lo que pienso. Mucho menos lo iba a hacer delante de 100.000 personas. Sería un acto completamente irresponsable de mi parte porque la gente va a escuchar música, no discursos políticos.

Sin embargo, hay varios artistas, como Calle 13 y otros, que se han presentado en este festival con claras tendencias de extrema izquierda y no les hicieron lo que me hicieron a mí.

¿En algún momento recibió un comunicado oficial de Rock al Parque en el que le explicaran las razones para cancelar su concierto?

Jamás. Como el miedo es libre, yo no voy a acusar a la organización de Rock al Parque por haberme sacado. Lo que sí quiero decir es que fue una enorme falta de respeto el hecho de jamás haber publicado un mensaje oficial. Jugar al policía bueno y al policía malo no fue la mejor estrategia.

Si yo quisiera, podría publicar la carta que ellos me enviaron hace 48 horas, en la que me excluían y pedían que por favor todo quedara en sana paz y que no se supiera nada. ¡Por favor!. ¿Entonces no tengo derecho a defenderme? Pedían que lo manejara con mucha cautela y me decían que a lo mejor me iban a invitar a un próximo festival, lo cual es totalmente falso, aunque ojalá me equivoque en eso.

Es una humillación y un golpe a mi dignidad como artista. Merecía esta oportunidad de por lo menos intentar que el festival entienda que se tiene que alejar de las presiones políticas, sobre todo de una persona que se llama Julio algo. Afortunadamente no me acuerdo nunca de su apellido. Esta fue la persona que movió cielo y tierra para acabar con el concierto.

Es Julio Correal. ¿Qué opina usted sobre la campaña que él lideró para provocar su salida del festival?

No lo odio porque no lo conozco y tampoco lo voy a odiar cuando lo conozca. Sencillamente me parece que está impulsado por sentimientos de odio muy fuertes hacia mi persona, sin conocerme.  Rock al Parque se dejó llevar por el odio de una persona y logró que muchas otras, adeptas a su manera de pensar, descargaran esos sentimientos contra mí, incluyendo venezolanos, que por supuesto se sumaron.

Me quito el sombrero ante este señor y lo responsabilizo directamente. Me imagino que le va a alegrar mucho saber que fue él quien logró, con su odio, su terror y sus expresiones desmedidas fuera de todo contexto, dejar por fuera del festival a una persona a la que ni siquiera conoce.

¿Cree que Rock al Parque está a tiempo de replantear su decisión?

Por supuesto, es de sabios rectificar. Eso no te hace menos hombre ni menos roquero. Por suposiciones políticas uno no puede perder los cabales en ningún momento, pero si hay inteligencia y creencia en la hermandad, van a hacer algo al respecto.

De hecho, a través del diario EL TIEMPO hago un llamado a que se reconsidere esta decisión, como primera solución al impase. Y si no les parece bien, le sugiero a Rock al Parque que haga un referendo y le pregunte al público si quiere que Paul Gillman toque en Bogotá. Los invito a que se den esa oportunidad y vean cuál es la verdadera reacción.

Una de las críticas más fuertes que le hace Correal tiene que ver con los trajes que usted usa en sus conciertos. Según él, son alusivos al partido Nazi.

¿Cuántas veces ha tocado Motörhead en Colombia? ¿Le han dicho algo a Lemmy Kilmister? ¿Cuántas veces ha tocado Kiss en Colombia? ¿Las dos 'S' de Kiss no son las de la SS de Alemania?

Han ido grupos altamente fascistas a tocar en Colombia y no los han sacado ni les han dicho nada. El hecho de que yo tenga hobbies como coleccionar uniformes militares, avioncitos para armar o figuras de acción de mis héroes de infancia, no quiere decir que sea fascista. Soy coleccionista de uniformes y nadie se tiene que meter con eso.

Cada quien tiene sus gustos y sus locuras, y si de vez en cuando saco una chaqueta o algo alusivo a la segunda guerra Mundial, lo hago por colección. Tengo el mismo derecho que tiene Lemmy Kilmister, que hace poco fue nombrado el rey del metal.

También se habla mucho de su cercanía con el presidente Maduro...

Eso es mentira, no sé a quién se le ocurrió. Que yo sea seguidor de una causa política y que de vez en cuando me inviten a ciertos actos - aunque a la mayoría no voy porque tengo otras cosas que hacer -, no quiere decir que seamos amigos.

A lo mejor ustedes en Colombia no saben que nosotros tenemos un presidente que viene de una banda de rock pesado, que se llama Enigma. Cada vez que él me ve en un evento se pone a hablar de rock, de Arkángel y de Power Age.

¿Qué puedo hacer yo? Decirle: '¿presidente, cállese la boca?'. En la historia universal, jamás un presidente ha llegado a un país habiendo sido miembro de una banda de rock pesado. Eso es Nicolás Maduro, por eso tiene tanta sensibilidad con respecto al rock. Esa es mi única relación con él. De resto no hablamos, ni voy a su casa ni nada.

¿Qué opina usted de la difícil situación por la que atraviesa Venezuela actualmente?

No quisiera hablar de eso, pero hay cosas muy lamentables que están ocurriendo aquí y que nos afectan a todos. Los muertos que caen de un bando o de otro bando nos duelen a todos. Mi llamado es por la paz.Al igual que el Papa, llamo al diálogo como la única solución para que no ocurra esto.

Desde que Chávez llegó al poder, nosotros los chavistas hemos sido perseguidos e insultados por haber logrado algún éxito en la vida y pertenecer a una clase media.No nos han dejado en paz en 19 años. Vivimos encerrados en nuestras casas.

En este momento hay una clase de persecución igual a la que los judíos sufrieron con el fascismo nazi. Todo el tiempo nos amenazan de muerte. A veces no duermo porque no sé si voy a despertar al día siguiente.

Usted va a estar el 28 de mayo en Bogotá, como invitado al homenaje de Kraken. ¿No le preocupa cómo pueda reaccionar el público colombiano?

Tengo mi conciencia tranquila. Algunos enfermos dicen que tengo las manos llenas de sangre, pero nunca le he hecho daño a nadie. Lo único que he hecho es ayudar a las bandas.

Voy a este concierto a dar todo el amor que Elkin Ramírez me transmitió. Quedé solo en la lucha por la integración de indoamérica. Elkin y yo fuimos los únicos que hablábamos de este tema en nuestras canciones. Por eso teníamos una empatía absoluta.

Ahora voy a llegar a Colombia con el espíritu de Elkin Ramírez dentro de mí. Si alguien quiere agredirlo a él a través de mí, ¿qué puedo hacer?. No voy a llevar guardaespaldas ni voy a ir armado. La coraza que me cubre es la coraza de la tranquilidad.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA