Mayúscula diacrítica / El lenguaje en el tiempo

Mayúscula diacrítica / El lenguaje en el tiempo 

La Academia contempla muy pocos casos, justamente gobierno y nación son dos de ellos. 

Foto:
01 de agosto 2017 , 05:22 p.m.

En una revista que circuló la semana pasada se escribió “El gobierno ha dicho que no hay plata para la modernización de la refinería de Barrancabermeja”, y en un periódico, “Se considera la condena más grande a favor de la nación en la historia”, con las palabras gobierno y nación en minúsculas.

La Academia contempla muy pocos casos de mayúscula diacrítica, pero justamente gobierno y nación son dos de ellos. La primera va con mayúscula cuando se refiere al ejecutivo, “El Gobierno ha dicho que no hay plata”, para distinguirlo de otros usos, “Úrsula llevaba el gobierno de la casa”.

Y la segunda, cuando se refiere al país como entidad jurídica específica, “A favor de la Nación”, distinto de, por ejemplo, “Cualquier nación puede ser sede de los juegos”.

El porqué

Se lee en la revista Arcadia de julio “Qué bueno poderles preguntar el porqué no están aquí”. El porque es lo mismo que ‘la razón’, ‘la causa’, ‘el motivo’.

Y así como no se diría “… la causa no están aquí” ni “… la razón no están aquí”, tampoco se debe decir “…el por qué no están aquí”.

Una opción sencilla para enmendar este error es quitar el artículo el, y usar la forma bimembre por qué, “Qué bueno preguntarles por qué no están aquí”.

Si de todas maneras se opta por el sustantivo porqué, habría que darle a la frase un giro del estilo “Qué bueno preguntarles el porqué de su inasistencia”, de la misma forma que se diría “la causa de su inasistencia” o “la razón de su inasistencia”.

Carlitos

“Es hora que empieces a comportarte”, le dice Carlitos a Tilín en la tira cómica. Carlitos cae aquí en el error llamado queísmo (o dequefobia), que consiste en quitar la preposición de en la secuencia de que.

Le debió decir “Es hora de que empieces a comportarte”, con la misma preposición de con que le hubiera dicho “Es hora de empezar a comportarte”, pues nadie diría “Es hora empezar a comportarte”.

Hay situaciones similares en las que el sustantivo debe ir seguido de la secuencia de que: “Tenemos la esperanza de que regrese”, “El hecho de que no haya pagado…”, “A pesar de que no se han matriculado…”.

La prueba de que son frases correctas es que nadie diría “Tenemos la esperanza su regreso”, “El hecho no pagar”, “A pesar no estar matriculados”, sin de, sino, “Tenemos la esperanza de su regreso”, “El hecho de no pagar”, “A pesar de no estar matriculado”, todas con de.

El queísmo, no usar de que cuando se debe, es tan grave como el dequeísmo, usar de que cuando no se debe.

FERNANDO ÁVILA, experto en redacción y creación literaria

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA