Los seis libros que hay que leer para ir al Hay Festival

Los seis libros que hay que leer para ir al Hay Festival

El profesor Jorge Iván Parra hace una selección de obras imperdibles de los escritores invitados.

Hay Festival de Cartagena

El Hay Festival irá del 26 al 28 de enero.

Foto:

Cortesía

13 de enero 2018 , 11:10 p.m.

'La hija de Stalin'
Rosemary Sullivan
Debate

Esta historiadora y poeta canadiense nacida en 1947 ha escrito una de las biografías más importantes publicadas en lo que va del siglo, la de Svetlana Allilúieva, cuya madre se suicidó dejándola huérfana a los seis años, y cuyos tíos, cuñados e inclusive un novio fueron perseguidos y ejecutados por Stalin, es decir, su papá. Su tragedia no terminó cuando el bestial dictador murió en 1953, porque, como ella dijo en una carta: “Vaya a donde vaya, ya sea a Australia o a alguna otra isla, siempre seré prisionera del nombre de mi padre”. 

Prácticamente, la vida de Svetlana comenzó a sus 45 años, cuando decidió no seguir siendo propiedad estatal de la URSS y el 6 de marzo de 1967 pidió asilo en la embajada gringa en Nueva Delhi, y cuando poco después en EE. UU. le compraron los derechos de su libro ‘Rusia, mi padre y yo’.

Pero siendo desertora del principal país enemigo de EE. UU., en plena Guerra Fría, le tocó llevar una vida de nómada en Occidente y murió en 2011, a los 85 años de edad, no sin antes dejarle a su hija una conmovedora carta escrita en plural (para incluir a su madre suicida) y en la que al final le pide perdón por la mala ortografía.

'Contra el odio'

Carolin Emcke
Taurus

Profesora experta en Teoría Política, periodista en zonas de conflicto y combatiente en el plano intelectual, esta filósofa nacida en 1967 desarrolla una profunda e inquietante reflexión sobre el odio, que siempre va dirigido hacia lo ‘otro’, o sea, “aquel a quien cualquiera puede denunciar o despreciar, herir o matar impunemente”. Según Emcke, nadie se puede acostumbrar a ser odiado, sobre todo porque quien odia no puede dejar de estar furioso; ni vacila ni da tregua. Para ella, de lo más peligroso en esta época es el clima de fanatismo, no solo en Alemania, que genera un rechazo cada vez mayor hacia aquellos que piensan o sienten distinto. El libro induce a una revisión de conceptos tales como ‘homogéneo’, ‘original’, ‘natural’ y ‘puro’ y es, por supuesto, de invaluable utilidad tanto en ética como en pedagogía.

'Volver a casa'

Yaa Gyasi
Salamandra

Esta narración épico-lírica de tan sorprendente escritora, abarca más de 200 años; comienza en 1760 y cierra su círculo más o menos en 1980, justo en el lugar en el que comienza todo, El Castillo de la Costa del Oro en Ghana, adonde llegan como turistas los últimos de la estirpe, Marjorie (a quien no podemos disociar de la autora) y Marcus, ambos descendientes de esclavos y en el presente académicos en Nueva York. La novela contiene dos sagas que la narradora alterna a lo largo de siete u ocho generaciones, acudiendo al recurso de la elipsis, para poder avanzar en el tiempo. Las dos ramas proceden de la misma mujer que tiene dos hijas (Effia y Esi) de distinto padre, que nunca supieron la una de la otra, a pesar de que en El Castillo de la Costa del Oro estuvieron separadas por apenas un corredor, una pared, una reja. Yaa muestra la crueldad de los británicos en África; todo el proceso mediante el cual un negro terminaba como esclavo en América; las condiciones infrahumanas a que fueron sometidos por los terratenientes del sur de los EE. UU. y la manera como los blancos desataron su racismo virulento hacia una comunidad que al salir de su país, Ghana, no sabía que cambiaba un infierno por otro. Nunca se vio la diferencia entre la ergástula; la bodega de un barco; las plantaciones de algodón, tabaco y caña de azúcar del sur, y los inquilinatos asfixiantes de Harlem.

'Pájaros en la boca y otros cuentos'

Samanta Schweblin
Random House

Con el tiempo no pocos de los cuentos de este libro serán clásicos del género. Se dice cuentos, pero ¿de qué clase? Su ambigüedad (y esta es su mayor virtud) hace que sean al tiempo alegóricos, fantásticos, de suspenso, psicológicos, grotescos y, en algunos casos, hasta terroríficos. Su técnica narrativa es muy cercana a la del iceberg (lo que se narra es apenas una punta de lo que ocurre) y la escritura es como de quien arma y desarma relojes. ‘En la estepa’ no tiene nada que envidiarle a ‘Casa tomada’; ‘Conservas y Pájaros en la boca’ nos recuerdan al mejor Cortázar, ‘La medida de las cosas’ muestra las consecuencias del edipismo y ‘Papá Noel’ da tanta risa.

'El lugar del aire'

Dinaw Mengestu
Lumen

Una voz etíope que es joya narrativa de Norteamérica. Con su estudio de los inmigrantes africanos y su fluidez para exponer la difícil vida de los que luchan por quedarse en Nueva York, Mengestu es como un Stephen Crane o un Washington Irving del siglo XXI. Muestra el azaroso día a día de todo aquel que llega como polizón tras el sueño americano, como Jonas Woldemariam, maestro de escuela de tercera categoría e hijo del matrimonio más pobre y disfuncional. La narración tiene tres vertientes: la fracasada vida matrimonial y profesional de Jonas; la vida, también maltrecha, de sus padres en Norteamérica, y la supuesta odisea de su padre para llegar a Nueva York desde un puerto de Sudán, habiendo comenzado la singladura en Addis Abeba.

'Utopía para realistas'

Rutger Bregman
Salamandra

Considerado uno de los más destacados pensadores jóvenes de toda Europa, este periodista proveniente de los Países Bajos con este libro prende mecha y sacude el discurso de la sociología y de la economía. El primer imaginario (tonto, por cierto) que desbarata es el de que todo tiempo pasado fue mejor, porque, según él (y lo demuestra en el libro), de doscientos años para atrás, “todo era peor”. Hoy día convivimos con realidades científicas y sociales que en la Edad Media hubieran sido milagros, y la ciencia ficción hace rato que es ciencia real. El libro agarra tanto por su humor como por su rigor (cuyo sustento son los ejemplos, como el de que la economía global es hoy 250 veces más grande que la de la Revolución Industrial, cuando en casi todo el mundo, todos eran pobres, hambrientos, sucios, temerosos, ignorantes, enfermizos y feos). Bregman hace en el libro historia, diagnóstico, estadística, pero también una propuesta para que la utopía a la que estamos abocados no sea tal.

JORGE IVÁN PARRA
Especial para EL TIEMPO
parrapower2001@yahoo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA