‘La pelota de trapo’, un libro para la reconciliación

‘La pelota de trapo’, un libro para la reconciliación

Será presentado el jueves 31 de mayo en el Gimnasio Moderno de Bogotá.

‘La pelota de trapo’, libro para la reconciliación

Esta imagen del fotógrafo Joaquín Sarmiento hace parte de una de las crónicas del libro.

Foto:

Joaquín Sarmiento

28 de mayo 2018 , 10:43 p.m.

Con ocho crónicas, el libro La pelota de trapo cuenta cómo el fútbol ayuda a preservar vidas y a tender lazos.

Se presenta el jueves 31 de mayo en el Gimnasio Moderno de Bogotá y para que todo quede dentro de la diversidad de formas de ser y actuar, un periodista que detesta el fútbol, Juan Pablo Calvás, de La W, moderará la presentación.

Este texto, de la Fundación Tiempo de Juego y con el apoyo de USAID, es una declaración de amor al fútbol, pero no al de las grandes canchas o al que siguen 4.000 millones de personas en el mundo, sino al fútbol que ha permitido que comunidades alejadas y que han sido víctimas del conflicto cambien su perspectiva de la vida.

En la presentación estarán, además, el exarquero de la Selección Colombia Óscar Córdoba, comentarista de Fox; los escritores Fernando Quiroz, José Navia y Patricia Nieto, cuyas crónicas están en el libro, y Jasmín Gómez, líder de Timbiquí, Cauca, y cuya historia está en el libro.

La pelota de trapo tiene ocho crónicas escritas, además, por Héctor Abad Faciolince, Pedro Noli, Estefanía Carvajal, Andrés Wiesner y Germán Izquierdo, con fotos de Joaquín Sarmiento, Nicolás Peláez, Christian Escobar, Alejandra Quintero y Paul Smith.

Wiesner, fundador y director de Tiempo de Juego y autor de una de las crónicas, cuenta que la fundación nació hace 12 años y su fin es que el fútbol vaya a nuevos territorios. “Con la llegada del posconflicto, empezamos a ver que el fútbol unía a poblaciones que antes se habían enfrentado y se convirtió en una herramienta válida para caminar hacia adelante. El libro muestra estas historias y su valor”, afirma.

Todas las crónicas tienen para él un afecto especial, pero habla de la de Jasmín Gómez, “una niña que trabajaba en cultivos de coca, luego con minería ilegal, después les lavaba la ropa a los guerrilleros, y se le ofrece jugar fútbol, a lo que dijo que no porque no ganaba plata. Pero se da cuenta de que jugar es una forma de salir adelante y hoy es una líder que tiene a su cargo 200 niños afros e indígenas”, comenta.
Más informes del libro en: tiempodejuego.org.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.