La Percumotora, el grupo que nunca toca dos veces la misma canción

La Percumotora, el grupo que nunca toca dos veces la misma canción

La improvisación es la regla de esta banda que participa en el Festival Centro. Habla su director.

fg

Rodrigo Matta (centro), acompañado de sus músicos.

Foto:

Archivo particular

14 de enero 2017 , 11:44 p.m.

En un concierto de La Percumotora, ninguno de sus 11 integrantes sabe qué canción va a interpretar a continuación. No hay un repertorio definido, ni partituras ni pentagramas. Solo esperan a que su director, el caleño Rodrigo Matta, haga una seña que les indique cómo y cuándo deben empezar a improvisar con sus instrumentos.

Este inusual grupo, que trabaja de forma independiente, logra comunicarse entre sí y hacer composiciones en tiempo real mediante un curioso lenguaje de más de 150 señas, inventado por el músico argentino Santiago Vázquez.

Fue gracias a él, en parte, que hoy existe esta banda. En el 2008, Matta se ganó una beca del Icetex para estudiar jazz en una escuela de Argentina, y allí conoció a Vázquez y a su orquesta de improvisación: La Bomba de Tiempo.

“Cuando vi lo que hacía Santiago Vázquez quedé impresionado porque, años antes, yo intentaba enseñarles a mis estudiantes cómo crear sus propios ritmos para producir una melodía colectiva, aplicando algunas señas precarias inventadas por mí. Pero ver a La Bomba de Tiempo fue encontrar eso que estaba buscando, en un nivel mucho más avanzado”, aseguró Matta.

Tan deslumbrado quedó el colombiano con el trabajo de La Bomba de Tiempo que de inmediato se radicó en Buenos Aires y empezó a tomar clases en el Centro de Estudios en Ritmo y Percusión con Señas (CERPS), dirigido por Vázquez.

Así, mientras ampliaba sus conocimientos en esta área, todos los años Matta viajaba de Argentina a Cali para dictar talleres sobre lo que estaba aprendiendo. Hasta que en el 2011 regresó para quedarse en su ciudad natal y allí creó El Laboratorio del Ritmo, un conjunto de músicos y no músicos que más tarde se llamó La Percumotora.

“Lo que hice fue convocar a las personas que más se habían destacado durante los talleres y los entrenamientos. Entonces la gente empezó a decir: ‘¡hey!, que se está formando un grupo todo raro’, y así se fue regando la bola. Cada vez llegaban más personas y todas eran bienvenidas, así no fueran músicos profesionales”, comenta el director.

Tras un entrenamiento muy riguroso y especializado, La Percumotora dio su primer concierto oficial en el 2012. Fue en el Teatro La Tertulia (Cali), en el marco del Festival de la Música. Así comenzaron los conciertos.

Comunicación con señas

“Las señas actúan como un unificador de ideas y las uso para guiar a la banda. Hay una que se llama ‘dame lo que querás’, y entonces el músico empieza a tocar lo que a él se le dio la gana en ese momento. A partir de eso, a todos se les ocurren cosas y así vamos dándole forma rítmica a la canción”, explica Matta.

Este lenguaje, que se divide en señas básicas, intermedias y avanzadas, hace que los conciertos de La Percumotora trasciendan el plano de lo musical y se conviertan también en un espectáculo visual, pues gran parte de su magia consiste en que las personas puedan ser testigos de cómo se crea la música ante sus ojos.

“Siento que la gente se divierte mucho porque además de escucharnos, están viendo una composición en tiempo real, y eso genera un ambiente de riesgo. Aunque lo que hacemos es pura improvisación, todos debemos estar muy concentrados para no cometer errores. Se siente una tensión chévere por estar al límite”, añade.

En algunos conciertos, esta conexión que se crea entre La Percumotora y su público ha ido más allá, haciendo que las palmas de los espectadores se conviertan en un instrumento más de la obra o incluso invitándolos a ser directores de orquesta por algunos minutos.

“Casi siempre le pedimos a alguien que nos tararee un ritmo y sobre eso hacemos una composición. En otros conciertos, luego de 20 minutos y de que algunas personas ya se han aprendido las señas, le he pedido a alguien que me ayude a dirigir. Como el otro día, que una señora estaba en su mesa tocando con dos cucharas. Le dije que viniera y la integramos un rato a nuestra presentación”, relata el músico.

El trabajo que hace La Percumotora es como un juego: hay unas reglas pero también libertades. Es una relación coordinada en la que todos siguen ciertos parámetros musicales y, a su vez, aprovechan los sonidos que crean los demás. Como afirma Matta: “Puede sonar a un género ya conocido o puede sonar a nada establecido, pero nunca tocamos dos veces la misma canción”.

En el Festival Centro

Aunque su música es para todos los públicos, La Percumotora hará parte de la franja infantil que ha preparado el Festival Centro para este año.

Su presentación será el domingo 22 de enero en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, donde compartirá escenario con la Banda Sinfónica Infantil de La Calera.

“Me llama la atención que el evento sea en enero, un mes en el que toda la movida musical es mínima y los artistas estamos buscando dónde tocar. Por ese lado felicito al festival. Además, el hecho de que ningún año se repitan artistas es algo que tiene una relación directa con La Percumotora, porque nosotros tampoco repetimos canciones y nunca sonamos igual”, concluye el director.

¿Dónde y Cuándo?

La Percumotora se presentará el domingo 22 de enero, a las 12 m., en el Centro Cultural Gabriel García Márquez (Calle 11 n.° 5-60, Bogotá). Una gran oportunidad para conocer en vivo esta propuesta. La entrada es libre.

Además en el Festival...

Reencarnación

Considerada una banda de culto, esta agrupación de ‘black metal’ se creó en Medellín, en 1987. Su sonido expresa el inconformismo de vivir en una época carente de oportunidades y exacerbada de violencia y odio. Se presenta el martes 17 de enero, a las 8 p. m., en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (Cl. 10.ª n.° 3-16).

Paíto y los gaiteros de Punta Brava

Paíto es el único exponente vivo de la corriente de la Gaita Negra colombiana. Este campesino y músico tradicional debe su prestigio al hecho de ser uno de los últimos gaiteros activos de la región de las zonas bajas de los Montes de María. Se presenta el viernes 20 de enero, a las 9 p. m., en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

DANIEL TORRES
Cultura y Entretenimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA