Los filósofos se reinventan y dan la pelea

Los filósofos se reinventan y dan la pelea

La filosofía sale de las aulas e invita a repensar este tiempo con ideas incómodas y provocadoras.

Slavoj Zizek

Slavoj Zizek, filósofo esloveno.

Foto:

AFP

09 de julio 2017 , 01:20 a.m.

¿Pasa la filosofía por un buen momento en su relación con la esfera pública? En medios gráficos, blogs y redes sociales pueden leerse a diario lamentos más o menos justificados sobre la pérdida de peso de la voz de los intelectuales, y en particular de los filósofos.

El sistema académico incentiva a los filósofos a escribir ensayos para seguir en carrera. El libro propio, más que la entrada al mundo intelectual, es hoy un lujo que pueden darse los que ya tienen asegurada su permanencia en el sistema. Esto, sumado a la creciente profesionalización y especialización alentadas por el mismo sistema, genera que los filósofos se conecten cada vez más con sus pares y menos con personas de otras esferas.

La necesidad de ingresar en la academia a una edad relativamente temprana (el doctorado ya no es, tampoco, una obra cumbre de veinte años de carrera, sino más bien la presentación en sociedad) les dificulta a los filósofos el contacto con otros ámbitos sociales: ya casi no quedan filósofos que hayan trabajado en hospitales de guerra, como Wittgenstein, o tocado el piano con Leonard Bernstein, como Donald Davidson. Mientras tanto, la esfera pública también ha cambiado: la figura del intelectual ha sido mayormente reemplazada por la del experto que, más que sentarse a escribir un ensayo sobre el tema del momento, responde preguntas de los medios sobre la materia en que se especializa.

Si bien los filósofos tienen áreas de experticia, el cambio les dificulta hacer el que muchas veces es su mejor aporte: invitar a un cambio de perspectiva o a una forma distinta de ver el mismo problema. En palabras del filósofo esloveno Slavoj Zizek, ayudar a corregir las preguntas más que simplemente dar respuestas.

Volviendo a los orígenes

Pero quizá el panorama es mucho menos pesimista de lo que imaginan quienes se quejan. Tal vez ya no hay un filósofo que sea considerado ‘el gran pensador de nuestra época’, al que se le consulta como a un oráculo, pero esa configuración (que tenía que ver, entre otras cuestiones, con una concepción determinada de la autoridad) no ha dado paso al vacío, sino a múltiples voces que utilizan con éxito todos los canales que tienen a disposición para exponer sus posiciones y debatir activamente con otros filósofos o con lectores de todo tipo. En una paradójica vuelta a los orígenes, a lo mismo que hacía Sócrates con sus conciudadanos atenienses.

Diego Tajer, doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires, es optimista: “A partir de la crisis de 2008, que les pegó fuerte a los trabajos académicos, muchos filósofos supertécnicos que jamás habían intervenido en la esfera pública empezaron a escribir para el público general: Susan Wolf escribió sobre el sentido de la vida; Jason Stanley, sobre propaganda política, y Carrie Jenkins, sobre el amor, por mencionar algunos ejemplos.

En una época en que todos, desde los medios masivos o desde los muros de Facebook, ofrecemos nuestras interpretaciones del mundo, no es extraño que la filosofía despierte un renovado interés. Y “esto continúa una tradición vieja, en realidad, de filósofos como Judith Butler o Peter Singer”, añade Tajer.

El iconoclasta Slavoj Zizek podría representar el caso más cercano al modelo de intelectual público del siglo XX, que tal vez Sartre llevó a su máxima expresión. El filósofo esloveno ha aparecido en muchos documentales (entre ellos, el excelente 'The Examined Life', en el que también aparecen otros filósofos como Peter Singer, Judith Butler, Cornel West y Martha Nussbaum) e interviene con frecuencia en televisión, periódicos y revistas varias.

Probablemente sea en parte su estilo descontracturado y provocador, lo que lo convierte en una figura atractiva para los medios, pero algo en la relación que ha logrado construir recuerda efectivamente casos como el de Sartre en Francia o Isaiah Berlin en Inglaterra: intelectuales cuya opinión sobre la actualidad era cotidianamente buscada por periodistas y audiencias.

Zizek ha hecho un esfuerzo honesto y constante por pensar y responder preguntas de actualidad en un lenguaje que no es ni críptico ni completamente ‘masticado’, y ese esfuerzo es parte clave de su éxito. Un ejemplo reciente: en enero de este año, luego de que el activista de ultraderecha Richard Spencer fuera golpeado por militantes antifascistas enmascarados, un debate ético se disparó en los medios estadounidenses: ¿está bien pegarle a un nazi? La revista 'Quartz' decidió hacerle esta pregunta a Zizek, que, como siempre, traicionó las expectativas puestas sobre él y contestó que no, aunque todos esperaran de él algo más irreverente y transgresor. Zizek argumentó que mientras que la derecha radical representa la decadencia de la moral, el progresismo tenía que convertirse en la voz de la decencia, la amabilidad y los buenos modales.

El ‘modelo Zizek’ representa el cruce de dos tradiciones: el intelectual que ayuda a las audiencias a pensar su época, por una parte, y el 'enfant terrible' que invita a esas mismas audiencias a correrse un poco de la zona de confort, por otra.

En esta misma línea se puede ubicar al filósofo estadounidense Cornel West. Como miembro prominente de los Democratic Socialists of America, West se hizo famoso por sus críticas a Obama, pero también por sus relaciones fluidas con la cultura pop: West aparece en las últimas dos películas de la saga 'Matrix', tiene su propia parodia en el programa 'Saturday Night Live' y apareció haciendo de sí mismo en la serie '30 Rock', además de grabar sus propios álbumes de rap con textos filosóficos propios.
Aunque a veces se dice que la espectacularidad o la línea de buscar el shock van en detrimento u opacan las ideas de quienes las exponen, también puede pensarse que esa búsqueda del escándalo es una parte vital de la tradición filosófica. “En este dañado siglo XXI, que lleva consigo las sombras del siglo pasado, el rol de los filósofos se ha vuelto parte de la esfera pública, y muchos de ellos se han logrado adaptar a los nuevos medios de comunicación. Porque hoy, más importante que solo saber decir, es saber comunicar lo que se dice, lo que se piensa y lo que se hace”, opina Emmanuel Taub, doctor en Ciencias Sociales de la UBA, filósofo, poeta y editor.

“Pensadores –continúa Taub– como Slavoj Zizek, Giorgio Agamben, Jean-Luc Nancy, Amos Oz o Peter Sloterdijk, por nombrar algunos, me convocan, porque se permiten presentarse ante una cámara para transmitir su pensamiento en un lenguaje crítico y entendible, logrando extender su voz ante el horror de los eventos políticos de nuestros días, ante el funcionamiento del Estado moderno, o hasta el funcionamiento mismo de internet o la televisión. Creo que la reflexión filosófica no debe alejarse de la coyuntura política de este tiempo. Por eso también creo que esta reflexión tiene que intentar dar un paso adelante sobre el mero análisis para convocarnos en la irritación, en la incomodidad, en la necesidad de exigirnos pensar. Porque si la filosofía no incomoda, entonces no es filosofía”.

Además de estos casos hipermediáticos, vale la pena mencionar a otros tantos filósofos que sostienen relaciones fuertes con diversos activismos, desde un perfil tal vez más bajo, pero igualmente rico y presente. Los argumentos e intervenciones públicas de Peter Singer fueron y son vitales para el movimiento de liberación animal, y los aportes de Judith Butler al movimiento feminista son incalculables. En el caso de la filosofía feminista podemos hablar, incluso, de una escuela de intelectuales públicas y públicos que pasa por un gran momento: el español Paul B. Preciado, formado con el filósofo Jacques Derrida, y Hélène Cixous, filósofa francesa, son algunos de los tantos ejemplos posibles.

Un caso novedoso, interesante y ligeramente diferente es el de aquellos filósofos que intervienen públicamente con un estilo más parecido al de los divulgadores científicos. Uno de los miembros más prominentes de esta clase de pensadores es Daniel Dennett, quien recientemente tuvo su perfil en la revista 'The New Yorker'.

En los orígenes de la filosofía, la diferencia entre ella y las incipientes “ciencias” era mucho menos tajante de lo que es hoy en día. Muchos filósofos hoy, por los temas y los enfoques que adoptan, siguen moviéndose en ese terreno híbrido en el que se encuentran algunas de las preguntas más fascinantes y atractivas para el público general. En 1991, Dennett publicó 'La conciencia explicada: una teoría interdisciplinar', que no tardó en convertirse en 'best seller' mundial. Casi treinta años después, su trabajo sobre el tema, que integra aportes de la filosofía, la biología, la psicología y otras disciplinas, sigue atrayendo lectores y también seguidores: su cuenta en Twitter tiene más de 200.000 seguidores.

Dennett también ha tenido su pequeña cuota de revuelo público gracias a su militancia atea y secular, que está profundamente vinculada con su visión filosófica del mundo y los seres humanos.

La filósofa Martha Nussbaum (a quien también le hicieron un perfil en 'The New Yorker') tiene una relación con las ciencias sociales similar a la que Dennett sostiene con las naturales. Durante muchos años trabajó codo a codo con el premio nobel de economía Amartya Sen en el trasfondo ético del llamado “enfoque de las capacidades”, que revolucionó el modo en que se mide la pobreza en el mundo: una de sus aplicaciones más conocidas es el índice de desarrollo humano, que se utiliza en todo el mundo como una alternativa más informativa que el nivel de ingresos para conocer la situación económica de la población de un territorio determinado.

La nueva divulgación

Pero, más allá de las figuras prominentes, es interesante observar un cambio global que puede registrarse en proyectos que en otro tiempo hubiéramos llamado de “divulgación”, pero para los que vamos a tener que encontrar otro nombre. Uno de los más exitosos y divertidos es la web http://askphilosophers.org/ A través de ella, cualquiera puede mandar su consulta a un comité de noventa filósofos que se toman el tiempo de pensarla y responderla de forma clara y honesta. Las preguntas van desde dilemas éticos personales hasta cuestiones técnicas o preguntas sobre la entidad del amor, del tiempo o el sentido de la vida.

Y en los exitosos 'podcasts' Philosophy Bites y The Partially Examined Life, los filósofos son entrevistados en formatos breves y ágiles sobre temas que conectan actualidad, las “preguntas eternas” y sus áreas de especialización.

Los filósofos también son muy activos en los blogs, tanto que a veces puede costar seguirlos. Una buena alternativa es http://philblogposts.blogspot.com.ar / (ex Philosopher’s Carnival), un blog curado por un filósofo que elige bimestralmente los mejores posts.

En síntesis, queda claro que en un mundo con cada vez más preguntas acuciantes (y angustiantes), no podemos darnos el lujo de dejar a los filósofos encerrados en las aulas.

Tamara Tenenbaum
La Nación (Argentina)

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA