Coronadas las primeras reinas vallenatas en su festival

Coronadas las primeras reinas vallenatas en su festival

En Valledupar se llevó a cabo el primer Encuentro de Vallenato Femenino (Evafe).

fg

Leidy Salgado se coronó reina profesional del Evafe, en la plaza Alfonso López, al interpretar una puya compuesta por ella misma.

Foto:

Liliana Martínez / EL TIEMPO

21 de noviembre 2016 , 11:42 a.m.

Rita Fernández no era vallenata, pero se sintió como si lo fuera desde la primera vez que estuvo en Valledupar. En contra de la formación clásica, se hizo acordeonera; y también en contra de lo que se esperaba, armó un grupo vallenato femenino, el primero del género integrado solo por mujeres, bautizado Las Universitarias, con el propósito de hacerse oír en el primer Festival de la Leyenda Vallenata.

No concursaron –la competencia era de acordeoneros en conjunto típico–, pero lograron meterse como invitadas especiales con su formato de conjunto musical comercial. De esa vitrina se desprendió la posibilidad de grabar su histórico disco. Sin embargo, el legado de este grupo y la historia individual de Fernández, por más que sus letras interpretadas por hombres se hubieran convertido en clásicos, se fueron escondiendo y se quedaron en el bajo perfil que han compartido dichas mujeres, quienes han participado, siendo vistas como una rareza, en diferentes ámbitos del vallenato, incluidos los festivales folclóricos.

Tuvieron que esperar casi 50 años para que un festival naciente, el Evafe (Encuentro de Vallenato Femenino), aceptara el reto de darles visibilidad y micrófono a centenares de mujeres (y niñas) que creen en el vallenato como su vocación. Y Rita Fernández recibió el primero de los homenajes de este encuentro durante su noche inaugural. La historia de Fernández fue contada a varias voces por diferentes personalidades vallenatas, que fueron colgándole al cuello significativas medallas. La juglaresa fue subiendo a la tarima, cada vez más aplaudida, pero la alegría se desbordó cuando llamaron a escena a sus antiguas compañeras de grupo, Las Universitarias, ya mayores y llenas de anécdotas. Estaban allí para recordar lo difícil que fue abrirse camino 50 años atrás, en medio de un festival que todavía la ve difícil para convencer del espectáculo y diferente sensibilidad para vivir esta música propuesta por las mujeres.

Esta diferencia no es cosa de poesía. El Evafe se tomó en serio el tema de la feminidad. En todas sus competencias, el jurado recibió la instrucción de incluir la feminidad como criterio de evaluación (sumada a la armonía, destreza en el acordeón o en el canto y puesta en escena). Querían, explicaba Hernando Riaño Baute, su principal gestor, que las mujeres dejaran de tomar ademanes de los hombres que suelen ganar las competencias de acordeón en festivales, algo que han adoptado como recurso en sus intentos de vencer a los varones.

Y hubo sorpresas: el nivel de las acordeoneras menores de 14 años, por ejemplo. Las niñas desbordaban energía y gracia; tanto, que cuando se dieron a conocer las tres finalistas, quedó en el aire el deseo de que hubieran pasado cinco. La ganadora en este campo fue Zaide Gutiérrez.

El festival también premió a cantantes, canción inédita, acordeonera profesional (mayor de 14 años) y mejor agrupación. Salvo la última competencia, los parámetros fueron tradicionales, ya que el compromiso es salvaguardar el folclor.

Pero la mejor agrupación permitía participar a conjuntos femeninos de tinte más comercial o contemporáneo, con la condición de que al menos una de las tres canciones por interpretar fuera clásica. Esta fue la competencia de cierre, a la que llegaron ocho agrupaciones. Con el aliciente adicional de que el Festival Francisco el Hombre, que se celebra en marzo en Riohacha, había decidido apoyar al Evafe, otorgándole al conjunto ganador uno de los cupos (el que suelen reservar para un grupo femenino).

Al final, el conjunto ganador fue el de Evelyn Gómez, que tuvo una de las puestas en escena más sólidas. Era una agrupación a la que se le notaba el trabajo de preparación como equipo (hubo otras que tuvieron que llamar a alguna integrante más a última hora) y también el equilibrio entre espectáculo y armonía musical.

El Evafe fue un encuentro pequeño (solo dos días), con una modesta asistencia de público pero con una participación de concursantes que superó expectativas y compensó con emoción y calidad de espectáculo los estragos hechos por la lluvia a la hora de congregar espectadores. “Eso es un éxito –resaltó Riaño Baute–. Cuando tienes gente hasta las 2 de la mañana bajo un goteo constante, es un éxito”.

De paso, Riaño resaltó que el festival no buscó patrocinios de marcas de licor o de tipo muy comercial (tuvo el apoyo de entidades como la Alcaldía, marcas de venta de instrumentos y del mismo Festival de la Leyenda Vallenata), porque la intención es “mantenerlo como un evento cultural que está hecho para resaltar el folclor, no para sentarse a tomar trago”.

Las galardonadas

Reina de acordeón: Leidy Carolina Salgado

Reina infantil: Zaide Gutiérrez

Mejor cantante: Jadith Muegues

Mejor agrupación: Evelyn Gómez

Canción inédita: ‘Viejo amor del Valle’ (Diana González).

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y Entretenimiento
Valledupar

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA