El baterista Dave Weckl, en Bogotá / opinión

El baterista Dave Weckl, en Bogotá / opinión

Por Óscar Acevedo, músico y crítico musical.

Foto:
13 de abril 2018 , 07:22 p.m.

Alcanzar el virtuosismo es el gran anhelo de cualquier músico. De hecho, muchas carreras empiezan cuando un joven se emociona escuchando a un intérprete consagrado y toma la firme decisión de seguir su ejemplo.

El baterista Dave Weckl ha sido el detonante para que muchos percusionistas alrededor del mundo intenten alcanzar su alto nivel interpretativo.

Weckl va a estar en Bogotá ofreciendo talleres de batería en la Escuela Fernando Sor el 25 y 26 de este mes, y cerrará con un concierto el viernes 27 de abril a las 8 p. m. en esa institución.

Es una buena oportunidad para que los estudiantes colombianos de batería se sienten a apreciar el dominio que despliega este músico oriundo de Missouri, dominio conseguido con muchos años de práctica y sacrificio.

Weckl apareció en la escena mundial del jazz fusión como miembro de la Elektric Band de Chick Corea en los años 80 y se encuentra activo desde entonces.

Su puesto en el panorama musical lo consiguió llevando la ejecución del instrumento varios pasos más allá de lo que sus colegas lograban en ese entonces. La evolución de este instrumento se ha dado gracias a personajes como Max Roach en los años 50 y ha llegado aún más lejos con aportes recientes como los del baterista Antonio Sánchez.

Tocar al lado de Chick Corea y los demás virtuosos de la Elektric Band resultó ser una catapulta para Weckl, ya que hasta ese entonces no había surgido ninguna banda con un nivel de precisión tan avasallador.

Después de su paso por esa locomotora musical, Weckl ha grabado discos como solista y se ha dedicado a la enseñanza a través de videos que se pueden apreciar en su página web.

En sus discos más recientes se percibe la profunda influencia estilística de Corea, pianista que le dejó una marca imborrable a todos sus pupilos.

El kit de batería de Weckl puede llegar a tener hasta treinta timbres entre tambores de diferentes diámetros, platillos de toda clase y varios instrumentos de percusión menor.

Aparte del alto costo de una configuración como esta, hay que tener en cuenta el mantenimiento, el transporte y la compleja rutina de montaje y desmontaje que implica una batería así. Toca aprovechar su corto paso por nuestro país para contagiarse de ese amor por el instrumento.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.