Discos colombianos que pusieron el ritmo en el 2017

Discos colombianos que pusieron el ritmo en el 2017

Esta es una selección hecha por los periodistas de Cultura de EL TIEMPO.

Discos colombianos que pusieron el ritmo en el 2017

La foto y crédito de Margín Díaz salieron por primera vez en la carátula de un disco con el trabajo El Orisha de la Rosa.

Foto:

Cortesía

29 de diciembre 2017 , 07:13 p.m.

Toda selección está marcada, por definición, por la omisión: escoger una lista de álbumes del año es dejar por fuera una amplia producción de muchos artistas que, juntos, representan ‘el sonido del 2017’. Por eso, más que ‘los mejores álbumes del año’, esta lista plantea recomendaciones hechas por los periodistas del equipo de Cultura de EL TIEMPO, basados no solo en su gran calidad, sino en su impacto. Los periodistas que participaron en esta selección son Liliana Martínez Polo, Sofía Gómez, Santiago Cembrano y Carlos Solano.

En opinión de este equipo, el disco El Orisha de la Rosa, que recoge la obra del compositor Magín Díaz (fallecido este año), es un momento importante de la música colombiana: hizo justicia al autor, de 94 años (su foto y crédito salían por primera vez en la carátula de un disco), pero además ganó Grammy latino a mejor diseño empaque y va en la misma categoría a los Grammy anglo.

Hito en la música clásica

Lo que logró el Dúo Villa-Lobos es histórico: el primer disco colombiano en el prestigioso sello Naxos, Music for Cello and Guitar, no puede pasar desapercibido. Edwin Guevara y Cecilia Palma (ella, venezolana) lo grabaron en la sala de conciertos de la Luis Ángel Arango, con ingenieros colombianos, y superó los exigentes estándares alemanes.

Nueva músicas colombianas

Este año ratificó la tendencia de artistas que, en la búsqueda de su propio sonido, expanden el panorama desde lo tropical hasta lo andino.

Baile bucanero, segunda entrega del colectivo Ondatrópica (liderado por Mario Galeano y Quantic) se produjo con ayuda de crowdfunding y conectó a Bogotá con Providencia, un diálogo entre África, calypso, gaita, dancehall y reggae.

De la misma ‘familia’, un disco más ecléctico: Curao, de Quantic y la cantante Nidia Góngora (también de Ondatrópica). Ella tuvo un año muy especial, con reseñas en medios como The Guardian por su gira por Europa. Mención importante también la de Son Palenque con Kutu Prieta pa Saranguia.

En contraste, una mezcla muy explícita pero que funcionó fue la de los Rolling Ruanas, que presentaron el muy esperado La balada del carranguero. Era el camino que debía recorrer un grupo que hizo fama haciendo versiones del rock en carranga: ahora tiene sus propias letras, junto a un gran sentido del humor.

Las Añez también dieron un disco de gran belleza y factura: Al aire. Y María Mulata, con Idas y vueltas, y Victoria Sur, con Hasta el nuevo sol, ampliaron sus propuestas personales e íntimas.

Bomba Estéreo, con Ayo, ratificó ser el fenómeno internacional. El mercado global, marcado por lo urbano –en gran parte colombiano, con J Balvin, Maluma y Sebastián Yatra– también dio espacio a la electrónica con sonido colombiano.

Los experimentales

¿Dónde estás María?, de Meridian Brothers, es más que un disco, la cereza en el pastel de una movida de vanguardia que nunca sonará en la radio comercial pero despierta una amplia atención internacional. También merece mención el álbum Resiliente, del ensamble Mula.

Sonidos vallenatos

En este género, el más notorio fue, probablemente, Sin límites, el álbum que el cantante Martín Elías tenía listo para lanzar cuando, de forma inesperada, falleció en un accidente de tránsito. Su casa discográfica sacó adelante el proyecto y el resultado es un trabajo que muestra la evolución del sonido que deja el amargo sabor de un artista que pudo brillar mucho más.

Otro álbum esperado –al que de antemano se sabía que le lloverían críticas– fue Gente valiente, de Silvestre Dangond. El cantante urumitero venía dando pasos hacia la internacionalización en sus producciones anteriores (algún sonido que recordaba a Marc Anthony o alguna colaboración con artistas urbanos), pero esta vez se lanzó hacia lo más contemporáneo. Fue nominado al Grammy anglo.

Rock, ‘hip hop’, electrónica

En la selección están: Servicios AmbulatorioZ, de la agrupación paisa Alcolirykoz, que cumple una deuda con el hip hop agradeciendo a la historia de sus precursores, y Bardo, de la banda de rock Odio a Botero, que significó su regreso después de años de retiro.

Los infaltables

Carlos Vives, con Vives, y Juanes, con Mis planes son amarte, fueron apuestas acertadas de estos artistas que permanecen en la cima. Shakira, por su parte, presentó El Dorado, aunque no recibió las mejores críticas, como ha sido lo usual para una cantante acostumbrada a sembrar tendencias. Su 2017 fue muy difícil, pero a mediados de 2018 su gira promete despegar nuevamente.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
EL TIEMPO
@CulturaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.