Las pujas intensas entre partitura e interpretación

Las pujas intensas entre partitura e interpretación

Una mirada al proceso de creación a partir de la apropiación musical de las obras clásicas.

Orquesta de Cámara de Múnich

Clemens Schuldt dirige la Orquesta de Cámara de Múnich, residente de esta edición del Festival de Música de Cartagena.

Foto:

Wilfredo Amaya / Cortesía Fundación Salvi

07 de enero 2018 , 10:00 p.m.

Dar un concierto implica interpretar partituras, darles vida a los instrumentos, recrear música. Pero es más que eso: como sugiere Clemens Schuldt, director de la orquesta residente del festival, la Orquesta de Cámara de Múnich, ofrecer un recital también es concertar caminos comunes en el escenario, discutir y disputar los rumbos que puede tomar la interpretación.

El director alemán comentó esto horas antes de su presentación en el concierto inaugural del XII Festival Internacional de Música de Cartagena, en el que la Orquesta de Cámara de Múnich interpretó la ‘Sinfonía concertante en Si bemol mayor, Hob. I:105’ de Haydn, la ‘Sinfonía n.° 40 en sol menor, K. 550’ de Mozart y el ‘Concierto n.° 3 para piano y orquesta en Do menor, op. 37’ de Beethoven.

Esta última fue interpretada en conjunto con el pianista Rudolf Buchbinder, con quien –como anticipó Schuldt – crearon, concertaron y disputaron nuevos rumbos a medida que avanzaba su presentación. Esta recordó a los tres grandes compositores del periodo clásico, estilo que es el protagonista de esta edición del festival.

Ante la pregunta de cómo conectarse con la intención del compositor o si en la partitura está todo dicho, Schuldt calificó esta disyuntiva como filosófica. “Unos dicen que la verdad es la partitura y otros que lo importante es el proceso de creación de la música. Sin duda importa la intención del director: somos humanos y hay que procurar que la música que hacemos e interpretamos sea humana”, expresó.

Buchbinder, por su parte, planteó que “aunque todo ya está dicho en la partitura, no hay interpretación auténtica de la música, por eso está viva para siempre”. También advirtió que, en el caso de su presentación, “lo más importante no era interpretar lo que pensó Beethoven, sino dejar que su música fluyera”.

Aunque todo ya está dicho en la partitura, no hay interpretación auténtica de la música, por eso está viva para siempre

Los dos músicos también discutieron las claves para dirigir con éxito una orquesta. Schuldt resaltó el poder de la comunicación y de considerar a todos los músicos como pares, aun si él como director debía liderar la marcha de la interpretación.

Buchbinder también resaltó la necesidad del contacto y la interacción constantes entre el director y los músicos, y enfatizó la importancia que pueden tener gestos como una sonrisa o una mirada alentadora para evidenciar que el rumbo de los intérpretes es el correcto.

Sobre las obras que tocaron, Buchbinder resaltó a Beethoven como un gran maestro en su carrera, pero también en su aspecto humano. Schuldt compartió que “tras haber practicado varios días estas obras, recordó su poder sanador, además de su calidad musical obvia”.

Schuldt también admitió que, aunque en su formación musical le habían enseñado a mantenerse estoico y moverse lo menos posible, el poder de la música de compositores como Haydn y Mozart lo hacía moverse. “Y eso está bien. Yo debo inspirar a los músicos, ser un personaje, evocar colores. Por eso a veces hasta bailo”, dijo.

Tras la noche inaugural, el festival continuó con la exploración de las obras pioneras de los compositores fundamentales del periodo clásico. En la noche del sábado, la Orquesta de Cámara de Múnich interpretó la Obertura ‘Las criaturas de Prometeo’, de Beethoven, y la ‘Sinfonía n.° 43 en Mi bemol mayor, Hob. I:43, ‘Mercurio’, de Haydn; junto con el pianista Aaron Pilsan, presentaron el ‘Concierto n.° 9 en Mi bemol mayor para piano y orquesta, K. 271’, de Mozart.

Luego, el domingo la noche fue para Beethoven, y sus sinfonías y conciertos. La Orquesta de Cámara de Múnich interpretó la ‘Sinfonía n.° 8 en Fa mayor, op. 93’ y el ‘Concierto n.° 5 en Mi bemol mayor, op. 73’, ‘Emperador’, con el pianista Nelson Freire.

Este lunes a las 7:00 p. m., en el Teatro Adolfo Mejía, la Orquesta de Cámara de Múnich presentará la ‘Sinfonía n.° 36 en Do mayor, K. 425’ y el ‘Concierto para piano y orquesta n.° 20 en Re menor, K. 466’, ambos de Mozart, y el segundo interpretado en compañía del pianista Martin Stadtfeld.

Este martes, el Festival se dedicará a Haydn y además propondrá una mirada hispanoamericana más reciente al periodo clásico. El pianista Nelson Freire interpretará piezas del clasicismo europeo y español, de compositores como Alexandre Levy, Isaac Albéniz, Daniel Saboya y Adolfo Mejía.

SANTIAGO CEMBRANO
EL TIEMPO
En Twitter: @scembrano

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA