De cómo David Hume se aferró a la experiencia

De cómo David Hume se aferró a la experiencia

Hume terminó su obra fundamental, ‘Un tratado de la naturaleza humana’, a la edad de 26 años.

Hume

No tuvo ningún puesto en universidades, pero su gran pasión desde joven fue la fama literaria.

Foto:

EL TIEMPO

31 de enero 2018 , 10:40 p.m.

David Hume nació en Edimburgo y vivió entre 1711 y 1776.
Un tratado de la naturaleza humana es un libro que –en tres partes: ‘Del entendimiento’, ‘De las pasiones’ y ‘De la moral’– intenta corregir los problemas de las filosofías anteriores, cuyas hipótesis dependían “más de invenciones que de la experiencia”.

Este escocés no fue un filósofo profesional propiamente, como se entiende hoy, pues, además, fue hombre de negocios, hombre de la sociedad de su tiempo, y llegó a ser historiador y a escribir sobre moral, política y economía.

No tuvo ningún puesto en universidades, pero su gran pasión desde joven fue la fama literaria.

El solo Tratado lo convirtió en una de las personalidades claves de la filosofía de Occidente.

Especial importancia le dio, de manera central, a investigar el origen de las ideas, que Hume concebía como unas copias o imágenes de las que rotuló impresiones (sensaciones, pasiones, emociones). Para Hume, el razonamiento consiste precisamente en descubrir vínculos de unas ideas con otras.

Hay dos clases de ideas: las que existen entre hechos (objeto del razonamiento probable, que se basa en la experiencia) y las relaciones de unas ideas con otras (objeto del razonamiento demostrativo, principio de no contradicción).

Su pensamiento

“Los hombres más arrogantes son los que generalmente están equivocados, otorgan toda la pasión a sus puntos de vista sin una apropiada reflexión”.

“Nada resulta más sorprendente para el que examina los asuntos humanos con mirada filosófica que la facilidad con que la mayoría es gobernada por la minoría”.

“Toda cualidad del espíritu que es útil o agradable a la propia persona o a otras proporciona un placer al espectador, suscita su estimación y es admitida bajo la honrosa denominación de virtud o mérito”.

“La razón es y debe ser solamente la esclava de las pasiones”.

“La belleza de las cosas existe en el espíritu del que las contempla”. “¿Una esposa? No es este ninguno de los requisitos indispensables de la vida”.“La avaricia, o el deseo de lucro, es tan universal como la pasión, que actúa en todos los lugares y sobre todas las personas”.

Toda la colección

Con solo $ 22.900, más el cupón que aparece en EL TIEMPO, adquiera todos los jueves un ejemplar de la serie. Los socios de la tarjeta Vivamos EL TIEMPO tendrán un beneficio exclusivo. Asegure su colección completa en el teléfono 4266000, opción 3 o en www.descubrirlafilosofia.co.
Espere: J.-P. Sartre: 8 de febrero.

FRANCISCO CELIS ALBÁN  
EDITOR EL TIEMPO

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.