Esto dijo el padre de Piero al oír por primera vez 'Mi viejo'

Esto dijo el padre de Piero al oír por primera vez 'Mi viejo'

Con un concierto en el teatro de Colsubsidio, de Bogotá, el cantautor festeja 50 años del tema.

Piero de Benedictis

Piero de Benedictis, cantautor nacionalizado en Colombia, se presenta en concierto este 23 de junio, en Bogotá.

Foto:

Cortesía: Sony Music

22 de junio 2018 , 07:05 p.m.

Piero celebra este sábado, en el teatro Roberto Arias Pérez, de Colsubsidio, las bodas de oro de una las piezas más emblemáticas de la música en español: Mi Viejo. Nacido en Italia en 1945, criado en Argentina y nacionalizado en Colombia, el cantautor exhibe su emoción en esta entrevista al repasar el significado y vigencia de una pieza convertida ya en un clásico.

“Nos dimos cuenta, de golpe, de que 'Mi viejo' cumple 50 años, medio siglo –le explica a EL TIEMPO –. Yo había empezado a hacer, entre comillas, una vida artística antes. Pero esos números redondos se usan como buenas excusas para hacer celebraciones y conciertos”.

¿Cómo llegó la inspiración de ‘Mi viejo’?

Cuando arrancó 'Mi viejo', las canciones se firmaban como Piero/José. Las hacíamos juntos con José Tcherkaski. Pero la gente creía que era una sola persona y al verme, me decía: “¿Cómo le va, amigo José?”. Pero en realidad nos juntábamos con él todos los días; la mujer de él, que era periodista, se iba a trabajar cada día, de 12 a 8, y nos dejaba en el hall, en un ambiente totalmente para nosotros, donde empezamos a componer.

Así hicieron muchas canciones juntos...

Nacieron canciones como Juan Boliche, Llegando llegaste, Tengo la piel cansada de la tarde, Si vos te vas, todas esas primeras horneadas de canciones. Y un día que era como rutina, en el que decíamos: “Podemos hacer un tema sobre esto o lo otro”, le dije que debíamos hacerle una canción al viejo, pero que no dijera: “Papito lindo, te quiero mucho”, sino una letra potente, importante, un agradecimiento especial. Así estuvimos como diez días, escribiendo y pensando en el rol del padre, del viejo y la importancia que tiene para un chico el proyectarse con el padre.

¿Cuándo salió por fin?

Un día nos sentamos, tomamos mate, ¿qué sé yo?, y salió la canción en cinco minutos. La verdad, nos sorprendió. El padre de José había muerto y el mío era joven, tenía 48. Entonces, esto aparece adentro mío, porque no era mi padre y aunque el mío era joven, tenía unas ganas de cantársela igual, de mostrarle algo que hice. Así, voy volando a casa. Estaba solo. Cierro con llave, descuelgo su teléfono, me lo llevo al living, le digo: “Escuchá este temita nuevo, ¿qué te parece?”.

Prefiero hacer canciones de propuesta que de protesta, porque hoy ya protestamos todos, entonces es más difícil proponer y hacer que denostar y decir que esto no camina

¿Y la reacción?

Sin anestesia, le empiezo a cantar: “Ahora ya camina lerdo...”; cuando iba en “con tranvía y vino tinto” levanto la mirada, y estaba llorando, pero mal. Me agarró un nudo que no podía seguir mirándolo, porque aún me faltaban el estribillo y las otras dos estrofas. Era un parto. Termina la canción y digo: “Ahora que me haga la devolución, que me diga lo que quiera, yo ya me saqué esto de adentro”. Entonces, él empieza a caminar por el 'living', limpiándose los anteojos, y pasó dos o tres minutos en silencio, hasta que se sienta, me mira y dice:

“Ma, ¿quién camina lerdo? ¡la puta que te parió!”.

Ahí arrancaron las anécdotas de Mi viejo, porque desde entonces no paró más.

Es una canción que no puede dejar de cantar...

No deja de sorprenderme. Todo el tiempo pasan cosas con esta canción. Tiene el poder de enfrentarnos con el padre. Lo tengamos o no, estemos bien o no, te lo trae ahí y te lo pone delante. La vas a ver ahí, grabada en salsa, en reggae, en cualquier ritmo. Y chicos jóvenes, camadas nuevas, la remozan. La verdad es un placer. El otro día, en Ciudad de México, oí a los organilleros tocando la melodía. Es conmovedor oírla.

Usted se identificó con la música protesta. ¿Cómo ve la protesta en la música ahora? ¿Qué ha cambiado en el panorama?

La protesta evoluciona de muchas maneras. Hay muchas músicas, muchos ritmos que se entrelazan y se hacen fusiones. Cuando protestábamos nosotros, no protestaba nadie ni un periodista. Lo que decía el presidente era medio sagrado y no había quejas. Ahora hay muchas protestas, huelgas. Y prefiero hacer canciones de propuesta que de protesta, porque hoy ya protestamos todos, entonces es más difícil proponer y hacer que denostar y decir que esto no camina. Ya eso lo cumplimos antes.

Usted predica con el ejemplo: pasó de cantar a abrir granjas sostenibles, a trabajar con niños, a apoyar causas sociales...

Van apareciendo cosas que se van dando. Me compré una chagra de once hectáreas y me sobraban diez. Había un galpón y dije: Acá podemos traer chicos ‘nini’, los que ni trabajan ni estudian, y enseñarles a hacer agricultura orgánica.

La verdad es como dices, pasar de hablarlo a tener la persistencia de intentarlo. En varios países hay proyectos similares, la idea es trabajar en cadena.

Poco a poco la gente va despertando, entendiendo y haciendo cosas. La idea con estos chicos era que se hicieran independientes, que formaran cooperativas con sus familias, porque en la medida que pudieran ser independientes tendrían un país que también lo fuera.

¿Sigue haciendo proyectos en ese sentido?

Siguen varios proyectos que trato de apadrinar y acompañar. Es un placer ver cuando se abrochan estas cosas. Ahora tenemos el proyecto América Viva, donde la solidaridad es la estrella.

Cada día se tira a la basura mucha solidaridad, y acá la idea es rescatar esa solidaridad ociosa y hacer cosas por la gente y con la gente. Entonces, esto puede ser Colombia Viva, Medellín Viva, Costa Rica, Argentina, cualquiera.

Volviendo a la música, ¿qué se verá este sábado en su concierto?

Habrá varios temas de 'América', el disco nuevo. Después, la gente está votando por las canciones que les gustaría que cante. Pero, aun así, uno se baja del escenario y te dicen: No cantaste esta ni aquella ni la otra. “Pero son 300 canciones, flaco, no se puede”. Entonces, ahora ellos votan y se va armando una selección con las más votadas. El concierto tiene una especie de democracia.

¿Qué representó para usted el álbum ‘América’?

Me gusta mucho. Tiene canciones muy redondas. Había dejado de cantar un tiempo, y eso permite ir juntando cosas más redondas y contundentes. Andamos mucho por Latinoamérica, así que el álbum tiene que ver con lo que nos gustaría y con lo que es. Entonces parte de tener muchas miradas de lo que pasa.

De ese disco hay una canción que me gusta mucho, que cuando la canto, la gente se suma enseguida, se llama 'Avisos clasificados'. Habla de la responsabilidad que tenemos en lo que nos pasa.

Una cosa más, esa faceta suya, la de la música infantil. ¿Cómo un cantautor de protesta graba un clásico como ‘Sinfonía inconclusa en la mar’?

Lo hice porque me prohibían las canciones que grababa. Entonces dije: ‘Cantemos esta de un sacerdote’, el padre Alejandro Mayol, que era compañero mío, que se ponía a cantarlas cuando estaba ante un grupo de chicos y los cautivaba, los tenía en la palma de la mano.

Y pensé: ‘Esas canciones son tan buenas que no las van a poder prohibir’, porque me venían prohibiendo todo. Y se grabó con tal suerte que es mi disco más vendido y lo han oído muchas generaciones. Son de esas pocas cosas que, con todo, hay que agradecerles a los militares.

¿Qué ha sido lo mejor de estos más de 50 años de carrera?

La gente. Me siento de la familia. Estoy lleno de tíos, sobrinos, abuelos y nietos. Esa familiaridad no tiene precio.

América, álbum con muchos invitados

Pasaron 15 años antes de que Piero de Benedictis volviera a los estudios a grabar un álbum completo. El resultado fue 'América', en el que tuvo varios artistas invitados a participar, entre estos Aterciopelados (en la canción 'Qué generosa sos', mi tierra), León Gieco (en 'Paradiso americano') y Víctor Heredia (El jardín de los sueños).

El álbum, del 2017, tuvo como primer sencillo el tema 'América libre'. Entre los nuevos títulos se destacan 'Guayasamín' se llama, 'Solo un gorrión' o 'El despertar de la historia'. El trabajo incluyó como adicionales o 'bonus track' clásicos como 'Mi viejo' o 'De vez en cuando viene bien dormir'.

El concierto será en el teatro Roberto Arias Pérez, a las 7:30 p. m. Boletas en www.primerafila.com.co.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
EL TIEMPO@Lilangmartin

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.