Metallica cautivó a Bogotá con lo mejor de su repertorio

Metallica cautivó a Bogotá con lo mejor de su repertorio

La banda tocó temas emblemáticos y algunas canciones de su próximo disco.

fg

La banda visitó Colombia por cuarta vez, luego de sus presentaciones en 1999, 2010 y 2014.

Foto:

Juan Manuel Vargas

02 de noviembre 2016 , 09:50 a.m.

Tras la presentación de la banda local Victimized —que fue escogida para hacer la apertura del espectáculo, mediante una votación virtual—, a las 8:20 de la noche Metallica hizo su aparición en el Hipódromo de los Andes, en medio de la lluvia y de cientos de celulares que registraban el momento.

Como es costumbre desde 1983, la agrupación estadounidense conformada por James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo, interpretó ‘The Ecstasy of Gold’ a manera de introducción y luego procedió a descargar todo su poder sonoro.

A diferencia de sus últimas presentaciones—en Ecuador y Puerto Rico, donde ‘Creeping Death’ fue la primera canción—, Metallica inició su concierto en Bogotá con el tema ‘Hit The Lights’, que hace parte del trabajo discográfico ‘No Life 'Til Leather’, grabado en 1982. 

El público aún seguía gritando, extasiado por lo que acababa de escuchar, cuando comenzó a sonar ‘For Whom The Bell Tolls’, seguido inmediatamente por ‘King of Nothing’. El ritmo que Ulrich iba marcando con su batería era acompañado por los aplausos coordinados de miles y miles de fanáticos.

“Bogotá, ¿están vivos?”, preguntó en inglés el vocalista James Hetfield, y luego dijo: “¿Han visto a Metallica antes? ¿Es su primera vez? Bueno, es hermoso, bienvenidos a la familia. Ustedes vinieron aquí para escuchar algo ‘heavy’, ¿no es así? Hubo una ovación general y entonces Hetfield continuó: “¿quieren algo ‘heavy’? Metallica les da algo ‘heavy’”, dijo, y así dio paso a ‘Sad But True’.

Con las uñas pintadas de negro y luciendo un anillo dorado en cada mano, Kirk Hammett hizo un solo impresionante que se prolongó por más de un minuto, hasta convertirse en el inicio de ‘Wherever I May Roam’.

Al término de esta canción, Hetfield dijo: “¿Están listos para ‘Hardwired to self-destruct’?”, y prosiguió: “Durante 8 años ustedes han estado esperando y esperando, y finalmente aquí está, vamos a tocar una nueva canción por primera vez para la familia de Bogotá, Colombia”, y así llegó ‘Atlas, Rise!’, el tercer adelanto de su nuevo disco, que saldrá al mercado el próximo 18 de noviembre.

Después se escuchó ‘The Memory Remains’ y luego otro tema del nuevo álbum: ‘Moth Into Flame’. Siempre bromista, Hetfield comenzó a pronunciar palabras como “Uooooh, Waaaah, Uuu Yeaaaah”, y daba un momento para que el público las repitiera. Cuando dijo “Stop”, y todos lo imitaron, añadió con tono serio: “no, en serio, stop”, y ahí hubo carcajadas.

Con otro solo memorable, esta vez a cargo del bajista Robert Trujillo, llegó ‘Harvester of Sorrow’. El músico de ascendencia mexicana dejó a todos perplejos con su interpretación, ya que mientras tocaba iba desafinando lentamente la primera cuerda de su bajo para producir un singular efecto de sonido.

Una ráfaga de destellos rojos y amarillos que se proyectaban como láseres intermitentes acompañaron la poderosa seguidilla de éxitos emblemáticos que sonaron a continuación: ‘One’, ‘Master of Puppets’ y ‘Battery’. La energía con la que Metallica tocó estos tres ‘himnos’, sumada a la fuerza con la que el público cantaba los coros, hicieron que este fuera el momento más frenético de la noche.

Fue entonces cuando Hammett sacó una especie de ‘varita mágica’ y la deslizó por los trastes de su guitarra—que estaba decorada como una tabla ouija—generando una distorsión sonora que se transformo en ‘Fade To Black’.

De nuevo con su buen sentido del humor, Hetfield lanzó el ‘pic’ con el que estaba tocando y preguntó: “¿quieren otro pic?”. Sus fanáticos respondieron al unísono: “Sí”, y él les respondió: “pero lo necesito”. Nuevamente hubo risas entre los asistentes.

Luego de llevar las emociones al límite con ‘Seek and Destroy’, la banda se despidió e hizo una breve pausa, pero tras el cántico “Oé Oé Oé, Meta-Llica”, que el público repetía una y otra vez, el cuarteto volvió al escenario para deleitar a todos con otra novedad: ‘Hardwired… To Self-Destruct’.

“¿Todavía están ahí? Háganos sentir que todavía están ahí”, dijo Hetfield, y todos elevaron sus manos para dar paso a ‘Whiskey in the Jar’.

Para el cierre, la banda reservó dos canciones que hacen parte de su ‘álbum negro’: ‘Nothing Else Matters’ y ‘Enter Sandman’. En la última, la cámara enfocó en primer plano la mano derecha de Hetfield, en la que se podía apreciar un tatuaje desgastado por lo años, con el logo de la banda y el año de su creación.

Entre fuegos pirotécnicos y un par de fotos que ya están en sus redes sociales, Metallica se despidió de Colombia por cuarta vez, dejando la grata sensación de que ninguno de sus conciertos es igual al anterior. 

DANIEL TORRES

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA