Guns N' Roses mantiene viva su leyenda

Guns N' Roses mantiene viva su leyenda

La célebre banda de 'hard rock' se presenta este miércoles en el Atanasio Girardot, en Medellín.

fg

Axl Rose, vocalista de la banda.

Foto:

Ethan Miller / AFP

20 de noviembre 2016 , 02:44 a.m.

Ya han pasado 23 años desde aquella noche en la que Buenos Aires se consagró como un templo del rock, cuando el 17 de julio de 1993, en el estadio Monumental de River, cerca de 70.000 personas fueron testigos de un momento histórico para la música: el último concierto de Guns N’ Roses con su formación original.

La banda estadounidense, que a pesar de las polémicas y los excesos llegó a ser en su momento la más importante de todo el planeta, se despidió del público argentino lanzando rosas y cerrando su recital con el tema ‘Paradise City’.

Slash tomó el micrófono, dijo un par de “insultos cariñosos” y se dio media vuelta. Entonces, Axl Rose caminó hacia él y le dio un abrazo que estuvo cargado de nostalgia por tantos años de vivencias, recuerdos y sentimientos encontrados.

El emotivo suceso, que duró menos de seis segundos, marcó un punto de quiebre en la historia de la agrupación, pues fue la última vez que Slash y el bajista Duff McKagan se presentaron en vivo junto con Axl Rose, y también significó el comienzo de una nueva etapa para la banda, ahora liderada en absoluto por Rose.

Desde entonces, las peleas entre el vocalista y el guitarrista inundaron los medios de comunicación. Las discusiones en torno a asuntos legales, económicos y personales se fueron agudizando, a tal punto que en el 2012, cuando los ‘Guns’ fueron invitados a reunirse para celebrar su inclusión en el Salón de la Fama del Rock, Rose envió una carta en la que rechazaba la propuesta y se negaba rotundamente a asistir a la ceremonia conmemorativa.

Al final, el vocalista cumplió su promesa, así que Slash, Duff McKagan y Steven Adler, junto con Matt Sorum, Gilby Clarke y el cantante Miles Kennedy (de la banda solista de Slash), volvieron a verse las caras después de mucho tiempo e interpretaron algunos de los temas clásicos que pusieron a Guns N’ Roses en la cima de la industria musical a comienzos de los 90.

Aunque se trató de un regreso a medias, pues tampoco estuvo el tecladista Dizzy Reed ni el guitarrista Izzy Stradlin, fue un encuentro muy simbólico en el que se escucharon canciones emblemáticas como ‘Sweet Child O’ Mine’, que forma parte del álbum debut más vendido en la historia del rock. Con él, la banda dio su gran salto a la fama: ‘Appetite for Destruction’ (1987).

Ese mismo año (2012), a la salida de un lujoso hotel en Hollywood, Rose fue abordado por un grupo de periodistas, quienes le preguntaron si existía alguna posibilidad de que se volviera a reunir con sus antiguos compañeros para un concierto, a lo que el músico respondió: “¡Not in this lifetime!” (No en esta vida).

Sin embargo, una serie de circunstancias empezaron a darse y el rumor de un posible reencuentro fue tomando cada vez más fuerza. Aunque el vocalista seguía mostrándose reacio a la idea, las especulaciones al respecto comenzaron tras conocerse la noticia de que Duff McKagan acompañaría a la banda durante su gira por Latinoamérica. A ello se sumó la inesperada salida de Ron ‘Bumblefoot’ Thal, en diciembre del 2014, y meses después la de DJ Ashba.

El que faltaba por confirmar era Slash, quien por esos días sorprendió a sus seguidores al afirmar, en una entrevista con el medio sueco ‘Aftonbladet’, que tras 20 años de distanciamiento él y Rose por fin habían vuelto a dirigirse la palabra.

El sueño de millones de personas en todo el mundo se hizo realidad en abril del 2016, cuando Guns N’ Roses firmó su regreso en la tarima del Festival Coachella, en California, provocando la euforia de sus fanáticos y demostrando por qué sigue siendo ‘la banda más peligrosa del mundo’.

Con una gira que inmortalizó la frase “Not in this lifetime”, los ‘Guns’ volverán a Colombia y darán un concierto que muchos ven como una revancha, pues cuando el grupo visitó Bogotá en 1992, los problemas logísticos y las inclemencias del clima empañaron el espectáculo.

Ahora, en esta segunda oportunidad, Axl Rose, Slash, Richard Fortus, Dizzy Reed, Frank Ferrer, Duff McKagan y la recién incorporada Melissa Reese llegarán a Medellín el próximo 23 de noviembre para ratificar el buen momento que atraviesa la agrupación, cuya leyenda se mantiene vigente en todo el mundo.

El álbum debut más vendido en la historia del rock

En 1987, Guns N’ Roses dio el primer gran paso de su carrera con el lanzamiento de ‘Appetite for Destruction’, un disco que en pocas semanas conquistó el mercado y se convirtió en el álbum debut más vendido en la historia del rock, con 32 millones de copias despachadas alrededor del mundo.

Este trabajo discográfico, considerado por muchos críticos y fanáticos una ‘obra maestra’ de la música, incluye las canciones más representativas de la banda, escritas en su mayoría por Axl Rose. Una curiosidad del álbum es que varias canciones, entre ellas ‘My Michelle’, ‘You’re Crazy’ y ‘Rocket Queen’, se inspiraron en las relaciones amorosas y sexuales que tuvieron los músicos con algunas mujeres.

¿Qué canciones podrían sonar?

En su paso por Argentina y Brasil, Guns N’ Roses abrió la mayoría de sus conciertos con la canción ‘It’s so Easy’, seguida por ‘Mr. Brownstone’ y luego por ‘Chinese Democracy’.

También interpretaron ‘Better’, ‘Rocket Queen’, ‘Welcome to the Jungle’ y, por supuesto, eternos clásicos como ‘November Rain’, ‘Sweet Child O' Mine’ y ‘Paradise City’, y versiones de David Bowie, The Who y Misfits.

Marky Ramone abrirá el concierto de los ‘Guns’

A finales de los años 70, Marky Ramone se convirtió en el nuevo baterista de Ramones, una de las bandas más representativas de la escena ‘punk rock’ estadounidense.

El veterano músico de 64 años llegó en reemplazo de Tommy Ramone, y su primera participación con el grupo fue para el disco Road to Ruin, en el que está incluida la famosa canción ‘I Wanna Be Sedated’.

Ramone, cuyo nombre verdadero es Marc Steven Bell, comenzó su carrera artística en el grupo neoyorquino de ‘punk’ Richard Hell & The Voidoids, con el que grabó algunos discos. No obstante, por sus recurrentes problemas con el alcohol, el baterista abandonó este proyecto y en 1982 también se fue de Ramones por el mismo motivo, pero cinco años después regresó y se quedó con la banda hasta su disolución, en 1996.

Más tarde, en el 2008, Ramone decidió crear su propio proyecto musical, al que llamó Ramone’s Blitzkrieg, en homenaje a la canción ‘Blitzkrieg Bop’.

Con esta banda, el baterista ha hecho diferentes giras por el mundo y ya visitó Colombia en dos ocasiones: la primera en el 2011, cuando se presentó en el Teatro Las Vegas Nevada, y la segunda en el 2014, en el mismo lugar.

La presencia de Ramone le da un valor agregado al histórico concierto de Guns N’ Roses en Medellín. Ahora son dos leyendas vivientes las que se reunirán en el Atanasio.

¿Dónde y cuándo?

Miércoles 23 de noviembre, desde las 7 p. m. Estadio Atanasio Girardot (entre las carreras 70 y 74 y las calles 48 y 50, Medellín). Precio: desde $ 175.000 hasta $ 825.000. Boletas en Tuboleta.com.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA