'La belleza del jazz está en que te retes a ti mismo'

'La belleza del jazz está en que te retes a ti mismo'

La cantante Esperanza Spalding llega al Teatro Mayor de Bogotá con su gira 'Emily's D + Evolution'.

fg

Para Esperanza Spalding, 'E+D' es experimentar, probar, tener el valor de explorar y preguntarnos por qué.

Foto:

Archivo particular

18 de septiembre 2016 , 03:56 p.m.

Tiene 31 años y ya cuenta con un palmarés impresionante: cinco álbumes de estudio, cuatro premios Grammy y el honor de haber sido invitada a cantar en dos galas memorables: la ceremonia de entrega de los premios Nobel, en el 2009, y la celebración del Día Internacional del Jazz en la Casa Blanca, en abril.

Allí, compartió escenario con leyendas como Herbie Hancock, Aretha Franklin, Christian McBride y Chick Corea.

Se llama Esperanza Spalding y además de cantante, bajista y compositora, es la figura femenina más descollante del jazz actual.

La artista regresa a Bogotá después de presentarse el año pasado en Jazz al Parque. Lo hace en el marco de su gira mundial Emily’s D+Evolution (E+D), título de su más reciente álbum.

Nacida en Portland el 18 de octubre de 1984, se inició de niña en el violín, el piano y el chelo, pero a los 15 años, después de una pasantía musical en el Northwest Academy, se enamoró del bajo.

Becada, estudió en Portland State University y en Berklee College of Music, en Boston, donde se convirtió en profesora con tan solo 20 años de edad.

Mientras afianzaba la conexión con su instrumento y realizaba sus primeras giras junto a Joe Lovano y Patti Austin, comenzó a explorar en serio sus posibilidades vocales.

El canto era mucho más que un pasatiempo para quien estuvo a punto de abandonar la música por la Ciencia Política: Spalding, que nunca ha sido indiferente a las tribulaciones del individuo y las sociedades de nuestro tiempo, tenía mucho por decir.

Por eso, lo que se verá este lunes en el Teatro Mayor es más que un concierto, un espectáculo; más que un recital, un performance. En él se entrelazan música, parlamentos, poesía y movimiento. Rompe el lenguaje monotemático de la banda que saluda, toca y se va. En E+D hay algo más poderoso y desafiante: la visión y el liderazgo de una mujer que va trazando rumbos a la música del siglo XXI. La artista conversó con EL TIEMPO.

¿Por qué el lenguaje corporal tiene un rol protagónico en su gira ‘E+D’?

Cuando me sentí inspirada por primera vez para darle vida a Emily, sabía que el movimiento era parte de ella porque implica actuar para ti mismo las cosas en la forma en que deseas vivirlas. Es un concepto muy importante para lograr interacciones y encontrar formas de vida. E+D es experimentar, probar, tener el valor de explorar y preguntarnos por qué.

¿Cuál era su objetivo con este nuevo trabajo?

El primer objetivo de cualquier proyecto creativo es lograr terminarlo, llegar a la línea de meta. Pero, de repente, la meta se convierte nuevamente en una línea de partida. Lo que quiero decir con esto es que al comienzo no sabía muy bien por qué grabé el álbum, quién era Emily ni por qué estaba allí. Solo sabía que tenía que escribir las canciones y poner a rodar la música; a partir de ahí, empecé a explorar la historia oculta en el álbum, que ha ido cambiando mes a mes a lo largo de esta gira. La propuesta artística que verás en este show es totalmente diferente a lo que hicimos la última vez.

¿Cómo está su relación con la palabra jazz? ¿Cómo se siente tocando en escenarios ajenos al género?

Para mí, lo más importante es tocar la música en la que creo. Si me llaman para que toque en un contexto de jazz, está bien; y si me llaman otras personas para que no toque en un contexto de jazz, también está bien. Ni siquiera estoy preocupada por esa palabra porque no tiene tanto peso ni tanta importancia en mi vida.

Mi definición favorita de lo que simboliza la palabra jazz proviene de Wayne Shorter, quien dice que su significado real es “te reto”. Esa es la definición que mejor funciona para mí y siento que la belleza del jazz es como la de la filantropía, que quiere que te atrevas, que te retes a ti mismo (...).

Y como música, el jazz agita tu espíritu, mueve aquello que te bloquea, te impulsa hacia una revolución, te ofrece una filosofía, te propone un reto en el sentido de improvisar soluciones a través del arte.

¿Cuándo y dónde?

Lunes a las 8 p. m., en el Teatro Mayor de Bogotá, calle 170 n.° 67-51. Boletas: entre 50.000 y 250.000 pesos, en www.primerafila.com.co

JUAN MARTÍN FIERRO
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA