El potente regreso de los Black Eyed Peas al ‘hip hop’

El potente regreso de los Black Eyed Peas al ‘hip hop’

La agrupación regresó al género en el que nació con su más reciente sencillo ‘Street Livin’.

Integrantes de Black Eyed Peas

Los miembros del grupo: Apl.de.ap, Will.i.am y Taboo han sido criticados por sus transiciones musicales.

Foto:

Interscope Records

21 de enero 2018 , 12:20 a.m.

La historia de Black Eyed Peas es una de grandes contrastes. De rimas brillantes que los dieron a conocer en los círculos del ‘hip hop’ a mediados de los 90 a ritmos pegajosos que definieron el pop de la primera década del siglo XXI con canciones como ‘Let’s Get It Started’, ‘My Humps’ y ‘I Got A Feeling’ (todos sencillos exitosos lanzados en diferentes etapas de su carrera).

La agrupación, conformada por Will.i.am, Taboo y Apl.de.ap, este año sin Fergie, ha sido alabada pero también crucificada por las transiciones musicales que ha adoptado. En el año 2003, cuando Stacy ‘Fergie’ Ferguson entró a la alineación de la banda, hubo un primer cambio definitivo en su rumbo musical. El eje del 'hip hop' del que estaban impregnados ‘Behind the Front’ (1998) y ‘Bridging the Gap’ (2000), sus primeros álbumes, se fue difuminando para darle preponderancia al pop en un giro que implicó una propulsión inmediata de la agrupación al estrellato con el álbum ‘Elephunk’ (2003).

En los últimos años, las críticas hacia el grupo se cimentaban en el coqueteo de la agrupación con el EDM (música electrónica bailable) en gran parte de las canciones que conformaban su álbum ‘The Beginning’ (2010). Muchos seguidores de la vieja guardia se quejaban por la distorsión de las voces y por relegar el rap que por mucho tiempo hizo de su música una propuesta única en el mundo de la música.

Y como un acto de redención llegó ‘Street Livin’, el más reciente sencillo de la banda que desde el 2011 no lanzaba nuevo material. “La vida en las calles, atrapada en una trampa. Armas o libros, vender crack o rap. Convertirse en reyes o en peones”, dice la primera estrofa de la canción, que critica fuertemente las condiciones de vida de ciertos sectores de la población afrodescendiente en Estados Unidos.

“¿Qué debe escoger un negro? Entre ser el asesino o ser el muerto en las noticias. Lo entiendo, ¿qué debe hacer un negro? Sin educación en su barrio, él se confunde”, cuestiona otro de los versos, poniendo sobre la mesa temas como el abuso del poder por parte de las autoridades y la baja calidad escolar que lleva a que muchos jóvenes tomen caminos que conducen a la delincuencia.

Es una temática que los ha marcado desde un comienzo. Uno de los primeros sencillos que pusieron a la banda en el foco de atención en el año 2003 fue ‘Where is the Love?’, que contó con la colaboración de un artista que había acabado de dejar una de las ‘boy bands’ más reconocidas de los 90: Justin Timberlake, de NSYNC.

Ese sencillo, quizá con un poco más de delicadeza, reflexionaba sobre los problemas de la sociedad norteamericana y la ausencia latente del amor, por no decir que de todos los valores éticos en Estados Unidos, que para ese año todavía intentaba superar su dolor por el 11 de septiembre.

Ahora, para esta nueva etapa, Black Eyed Peas pretende, con un lenguaje mucho más directo y contundente, generar un movimiento para que sus seguidores ‘despierten’ y que todos aquellos que se sientan identificados con el mensaje de ‘Street Livin’ puedan firmar una petición a través de su página web para contribuir con diferentes causas.

En ese espacio, en una especie de manifiesto, la banda afirma que más de 100.000 personas mueren al año en Estados Unidos debido a la violencia con armas de fuego y que allí también, en el 2017, 1.110 personas murieron a manos de policías.

Al ingresar los datos personales en esa página, los seguidores podrán recibir noticias a su correo electrónico acerca de nuevas iniciativas para mejorar las condiciones de las cárceles estadounidenses, por ejemplo, o enterarse de iniciativas por el respeto por los derechos de las personas afrodescendientes y de proyectos para respaldar a los ‘dreamers’, como se les conoce a los jóvenes indocumentados que viven actualmente en ese país.

Para cumplir esa misión, la banda hizo una alianza con varias fundaciones y grupos que trabajan en torno a estas situaciones, entre ellos Black Alliance for Just Immigration, Community Justice Reform Coalition, #SchoolsNotPrisons, The Gathering for Justice y United We Dream.

Pero además de poner en contacto a los ciudadanos con las diferentes causas a través de su música, Black Eyed Peas quiso aproximarse a los problemas a través de otro lenguaje: el cómic y la realidad aumentada. Will.i.am y su grupo viene trabajando desde hace varios años en una historia que transcurre en un futuro remoto en el que la ciudad de Los Ángeles está bajo una invasión alienígena y, además, está sitiada por una vieja orden egipcia de fantasmas que transforman a las personas en zombis.

En la historia, un grupo de amantes del ‘hip hop’ encuentra la manera de detener la invasión por medio de rimas inteligentes y viejas costumbres de la calle a cargo de un hombre llamado Zulu-X. Y aunque la historia se ubica en un plano ficticio que en apariencia dista bastante de la realidad, la clave de esta historia son las alegorías a los problemas sociales que día a día enfrentan las comunidades afrodescendientes en ese país.

La novela gráfica ‘Masters of the sun, the zombie chronicles’ (‘Maestros del sol, crónicas zombis’) fue publicada por Marvel el año pasado, está a la venta en Amazon y cuenta también con su propia aplicación digital. Los usuarios que la descarguen descubrirán que a través de ella algunas de las ilustraciones y personajes cobran vida en las pantallas de sus dispositivos móviles.

Pero más allá de la novedad de estos contenidos, Black Eyed Peas toma una posición clara frente a la vulneración a los derechos humanos y se une a artistas como Prophets of Rage, 21 Savage, Gorillaz, Father John Misty, Beyoncé, Eminem y JAY-Z que en los últimos años han lanzado dardos hacia el Gobierno y a la sociedad estadounidense para generar nuevas y necesarias conversaciones políticas que se transformen en actos sociales concretos.

Aún no hay una fecha confirmada para un nuevo álbum de la agrupación, pero sus seguidores, entusiasmados con esta primera prueba del nuevo rumbo que tomará la banda, ya reciben con agrado el rol que Black Eyed Peas está retomando con autoridad en el 2018.

VALERIA MURCIA VALDÉS
Escuela de Periodismo EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.