Drexler, el cancionista uruguayo que conquistó una vez más a Bogotá

Drexler, el cancionista uruguayo que conquistó una vez más a Bogotá 

El artista se presentó en la capital con anécdotas e historias que recorrieron su discografía.

Drexler

Jorge Drexler presentó gran parte de su más reciente álbum y sedujo al público con sus guitarras.

Foto:

Cortesía Warner Music

06 de abril 2018 , 12:48 a.m.

Ante un público fiel y cuidado con los años, Jorge Drexler regresó a la capital y entregó un recital lleno de intimidad, historias y ovaciones en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. El uruguayo volvió a Colombia a presentar por primera vez las canciones del álbum 'Salvavidas de Hielo' (2017) y con ellas recuerdos y homenajes a sus héroes personales. 

Delante de un teatro absolutamente lleno, un único haz de luz se enfocó en el percusionista Borja Barrueta para dar inicio al concierto. Después de una breve introducción de la canción 'Doña Soledad' (1978) del cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa, el músico español empezó a crear sonidos al golpear con agilidad las cuerdas de una guitarra acostada boca arriba.

El público, conocedor asiduo del antiguo y nuevo repertorio del uruguayo, identificó el ritmo de 'Movimiento' una de las nuevas canciones del cantautor, compuesta únicamente usando guitarras.  Cuando la pieza tomó forma, Jorge Drexler finalmente apareció en escena y fue recibido por una ovación de pie de cientos de sus fanáticos mucho antes de que entonara la primera nota de la noche. 

Como si se tratara de la continuación de una cita pendiente desde su último concierto en Bogotá, en enero de 2017, el público lo aclamó y Drexler se arrodilló dando las gracias, un presagio de cómo sería la relación entre el cantante y su ávida audiencia con cada canción. 

"¡Hola Bogotá, qué alegría verlos rolos y rolas queridos!", fue el saludo del artista que posteriormente le advirtió a su audiencia que las canciones en ese concierto no tendrían una secuencia anímica estable, sino que serían "igual que la vida misma, que va alternando momentos de celebración y epifanía con otros de incertidumbre y desasosiego".

El concierto continuó con 'Río Abajo' y 'Abracadabras', "una canción que habla sobre el acto de escribir canciones", contó el artista mientras el bajista Martín Leiton hacía retumbar los primeros acordes de la canción con una 'leona', instrumento tradicional utilizado en el son de jarocho de Veracruz en México.

Le siguieron 'Transoceánica', 'Estalactitas', 'Universos Paralelos' y '12 Segundos de Oscuridad', una canción que se basa en los momentos de sombras que cobran vida entre cada recorrido de luz que hace un faro encendido. 

La única ayuda visual del espectáculo fue un elaborado juego de luces y la proyección en el fondo del escenario de un enorme círculo dividido por seis líneas de diferentes grosores, una alegoría a la boca de una guitarra. El cantautor le pidió a los asistentes que se imaginaran que estaban dentro de aquel instrumento, como si el teatro fuese una inmensa caja sonora de madera como la que le dio alas a la totalidad de su proyecto 'Salvavidas de Hielo'. 

Uno de los momentos más íntimos del concierto fue cuando Drexler interpretó 'Despedir a los Glaciares', dedicada al fallecido Leonard Cohen y a Venezuela. Después llegaron 'Asilo' e incluso una versión acústica de la canción 'High & Dry' de Radiohead.

El uruguayo sólo necesitaba su voz y su guitarra para que la audiencia escuchara con total atención cada historia detrás de sus canciones. El ambiente se sentía tan cercano entre los seguidores y el artista, que daba la sensación de estar viéndolo interpretar su música alrededor de una pequeña fogata. Aprovechó para rendirle un homenaje a su amigo y mentor Joaquín Sabina, quien inspiró la composición de la 'Milonga del Moro Judío' y a quien Drexler le dedicó 'Pongamos que hablo de Martínez', en su más reciente trabajo discográfico. 

Los reconocimientos a ídolos musicales del uruguayo incluyeron al también fallecido Tom Petty en 'Antes', con la interpretación de un segmento de la canción 'Free Fallin', compuesta por Petty. 

El concierto llegaba a su final con 'La Trama y el Desenlace' y 'Silencio', pero Drexler y su grupo de músicos regresaron para interpretar 'Telefonía', 'Bailar en la Cueva', 'Quimera' y 'Luna de Rasquí', en la que Drexler se bajó del escenario y empezó a bailar entre la gente antes de despedirse. 

Una vez más, el cancionista, como él mismo se denomina, demostró ser un artista impecable en su interpretación en vivo y se lució ante un público que vive inmensamente enamorado de cada una de sus piezas.

Drexler, quien se presentará también el 6 de abril en Medellín, reclamó su lugar como un eterno favorito y como un juglar latinoamericano contemporáneo que se toma el tiempo de contar historias y hacer reír a su público antes de estremecerlo con potencia en cada una de sus piezas.

Seguramente en su próxima visita, la ovación inicial a Drexler no sólo será de pie, sino en medio de baile... para continuar una cita que parece permanecer en una eterna trama, más nunca en un desenlace. 

VALERIA MURCIA VALDÉS
En Twitter: @ValMurcia

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.