La dura experiencia de camboyanas vendidas como esposas en China

La dura experiencia de camboyanas vendidas como esposas en China

La carencia de mujeres en China y el alto coste de las dotes alimenta la trata de personas.

fg

Aunque no existen cifras oficiales, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Chum Sounry, indicó que 857 de estas mujeres fueron repatriadas de China en 2015.

Foto:

AFP

11 de diciembre 2016 , 02:10 a.m.

La carencia de mujeres en China y el alto coste de las dotes alimenta la trata de personas en países menos desarrollados como Camboya, donde jóvenes de familias pobres son vendidas como esposas a pretendientes chinos.

Este fue el caso de Chrek Thavy, nombre ficticio para proteger su identidad, que en 2013 se encontró con un grave problema: sus padres enfermaron y la familia de doce hermanos no podía pagar el tratamiento. Una vecina le propuso entonces ir a trabajar a China, le ofreció pagarle los gastos de viaje y los documentos, y Thavy acabó aceptando la oferta sin saber que sería obligada a casarse con un hombre para darle descendencia.

"No estaba segura y no tenía confianza, pensé mucho la situación, mis padres se estaban poniendo peor y necesitaba el dinero", dice Thavy a Efe en su casa modesta casa en Prey Veng, al este de Phnom Penh.

Como Thavy muchas mujeres camboyanas son engañadas para contraer matrimonio con nacionales chinos, y en muchos casos sufren abusos sexuales y físicos, según denuncia un estudio de Naciones Unidas de 2016. Aunque no existen cifras oficiales, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Chum Sounry, indicó que 857 de estas mujeres fueron repatriadas de China en 2015.

Por su parte, el Gobierno chino reconoce 7.000 matrimonios entre chinos y camboyanas, aunque el subsecretario del comité camboyano de Lucha contra la Trata, Chou Bun Eng, aseguró en agosto al Cambodia Daily que solo 100 parejas se registraron antes de abandonar el país.

Sara Piazzano, directora del programa contra la trata de la organización Winrock, asegura que las cosas están mejorando ahora que China y Camboya están elaborando un memorando de entendimiento. "Es muy importante porque (China) tiene que reconocer que este problema existe y que lo tienes que llamar trata de personas.

Antes siempre lo negaban, decían que era solo violencia doméstica ", dijo Piazzano. En el caso de Thavy, al menos otras dos personas pudieron mediar en su traslado a China, una mujer que la acompaño al llegar a Phnom Penh, y un hombre que indicó a la Policía de inmigración del aeropuerto que Thavy "era su cliente" para que la dejasen pasar. En el aeropuerto de Guangzhou, en el sureste de China, fue recibida por la hija de la vecina con la que emprendió un largo viaje en tren.

Fue tras llegar a la casa de esta mujer que Thavy supo que debía casarse con un hombre cuatro años más joven que ella. Al principio la familia política la trató bien pero su marido no la dejaba salir de casa para ir a trabajar como ella quería y cuando se quejó éste le aclaró sus intenciones. "Me dijo que me había comprado y traído de mi país y que quería que tuviese un hijo con él, que no quería que saliese a trabajar", asegura Thavy. "Sentí frustración y, sin esperanza de convencer a mi marido para volver a casa, me queda embarazada", añade.

A partir de ese momento, la camboyana explica que fue "una sirvienta más que un miembro de la familia", y que cuando dio a luz, la familia no se alegró ya que era una niña, y por lo tanto no podría mantener a la familia en el futuro.

Thavy vivió tres años sin poder salir de aquella casa y sin atreverse a contárselo a su familia, como ocurre con muchas de las víctimas a causa de la culpa y el miedo al estigma al regresar. "(Mi suegra) me dijo que pagó por mi 100.000 yuan (unos 13.500 euros) y que si le pagaba esa dinero de vuelta podría volver a Camboya", aseguró la mujer.

Tras sufrir un aborto de un segundo embarazo, Thavy se decidió a contar su situación a uno de sus hermanos, que amenazó con denunciar a la Policía camboyana a la vecina que había traficado a su hermana.

En junio la familia china permitió a la camboyana volver a visitar a su familia a condición de que fuese solo durante dos semanas. Thavy nunca regresó y la vecina que le recomendó viajar a China se enfrenta un proceso judicial, pero su hija no pudo viajar con ella. "Echo de menos a mi hija, una madre siempre echa de menos a su hija, pero decidí no volver", dice la camboyana.

EFE 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA