Tejer a dos manos y con puntada gruesa

Tejer a dos manos y con puntada gruesa

Recientemente se desarrolló un material en algodón y microfibras que se puede lavar y es flexible.

fg

Las madejas de algodón mezclado con fibras de poliamida y elastano, rellena de microfibras.

Foto:

EFE

06 de enero 2017 , 06:09 p.m.

Los amantes de las artesanías hechas a mano para el hogar disponen ahora de un material innovador, versátil y manejable, que convierte la confección de mantas y tejidos en un juego, así como de una nueva técnica de tejido manual que no necesita agujas, muy sencilla de aprender y divertida de aplicar.

El nuevo material es una gruesa manga tejida sin costuras de algodón mezclado con fibras de poliamida y elastano (para mantener su forma sin perder flexibilidad), rellena de microfibras huecas siliconizadas (el material del que están hechas muchas almohadas) que se comporta muy bien bajo diferentes tensiones, como las lavadoras y secadoras, según sus creadores.

Las creaciones tejidas con este material mediante las manos y los brazos, e inscritas en la tendencia del tejido de punto gigante, son un exponente de belleza sin adornos que da ganas de tocar y abrazar y con las que es un placer cubrirse o envolverse.

Los diseñadores y fabricantes del denominado Ohhio braid (trenza Ohhio) localizados en Kiev (Ucrania) comercializan grandes madejas de este nuevo material textil, así como productos artesanales recién confeccionados y kits del tipo ‘hágalo usted mismo’ complementados con videoinstrucciones y tutoriales en línea que indican cómo realizarlos.

Con las madejas de 20, 40 u 80 metros de trenza se pueden tejer –solo con las manos y los brazos– desde mantas, capuchas, gorras y bufandas, hasta pelotas antiestrés, cestas, alfombrillas, cojines, camas para gatos, esteras y prendas de punto, así como decoración del hogar, todas muy robustas, cálidas y confortables, siguiendo el denominado estilo Ohhio.

Una casualidad

Tejer con las manos y brazos no es nuevo, muchos lo han hecho con lana, especialmente la merino. La novedad en este caso es haber desarrollado una versión sintética del hilado natural más fácil de manejar. De hecho, la firma Ohhio comenzó –y aún comercializa– fibras de lana de ovejas de la raza merino entrelazadas y sin recubrir.

Tanto aquel material como la forma de tejerlo surgieron en 2015 de forma casual cuando la diseñadora Anna Marinenko observó una gran madeja de lana merino y comenzó a realizar con estas hebras, y “solo para probar” un tejido de punto grueso, usando sus brazos en vez de las agujas de punto de madera o metal.

Anna, fundadora y líder creativa de la compañía ucraniana, compartió en línea a través de internet una foto del resultado de su experimento y las alentadoras respuestas que recibió la convencieron de que el estilo de trenzado grueso estaba destinado a crecer.

El resultado de aquel experimento de Anna es una serie de patrones de diseño de punto grueso, que comercializa su firma junto con la lana para trenzarlos, además de otorgar el máximo protagonismo a la lana y su belleza natural e intrínseca, sin adornos ni nudos innecesarios.

La materia prima de estas creaciones de gran sencillez estética, y cuya visión produce un efecto relajante que invita a disfrutar de su contacto mullido y cálido, se llama Ohhio Merino y es la lana de ovejas merino de Australia, conocida por sus cualidades hipoalergénicas, su calidez y suavidad, y formada por fibras extrafinas de unos 7 centímetros de largo unidas entre sí.

Los fabricantes recuerdan los numerosos mensajes de usuarios que adoran esta lana y su estilo, por lo que deseaban tejer sus mantas con este hilado natural, pero habían desistido de usarlo por tener alguna alergia, o porque les resultaba dificultoso trabajarla al ser veganos, o lamentaban que no se pudiera lavar a máquina.

“Por eso decidimos mejorar aquel producto inicial, para evitar esas limitaciones y además brindar a más personas la oportunidad de confeccionar artesanías con su estilo fornido o iniciarse en el tejido artesanal”, dijeron a Efe.

Probaron distintas combinaciones de linos, algodones y fibras sintéticas, acrílicas o de polímeros, para la cubierta y su relleno, hasta encontrar las mezclas ideales, que fueran duraderas, lavables, flexibles, elásticas, ligeras, suaves y robustas.

También ensayaron distintos grosores de trenza hasta establecer el diámetro ideal para el tejido de punto con brazos y manos.

En 2016, tras más un año de investigaciones y ensayos, los integrantes de este estudio de diseño han desarrollado un nuevo material tan ligero y suave como la lana merino, pero más fácil de manejar y que permite incluso a un novato tejer las mismas creaciones de punto gordo que con la lana, aseguran.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA