El triunfo de los ‘sacos feos’ en Navidad

El triunfo de los ‘sacos feos’ en Navidad

Estas prendas son tan importantes en Estados Unidos como la natilla y los buñuelos para nosotros.

sacos feos de Navidad

Los sacos feos de Navidad pueden tener desde luces hasta guirnaldas.

Foto:

nationaluglychristmassweaterday.org

20 de diciembre 2017 , 10:09 p.m.

Como si fuera una venganza contra los juguetes de moda, la ropa de marca y las cosas lindas que adornan la Navidad, los sacos grandes y pesados con estampados navideños horrorosos, colores llamativos y estilos anticuados también reclaman su espacio y forman parte del espíritu que se respira por la cercanía de la época.

Se los conoce en inglés como Ugly Christmas Sweaters (sacos navideños feos), y aunque su nombre es contundente, no alcanza a englobar todo lo que estas prendas realmente son y representan.

Se trata de sacos tradicionales de cuello redondo y manga larga que usualmente están elaborados con lana gruesa y se identifican por tener en la parte delantera, tejido o estampado, una persona, figura, objeto o mensaje representativo de la época navideña (renos, Papá Noel, hombre de nieve, árbol, etc.) en colores como verde, rojo, plateado, dorado, azul y también blanco.

Los sacos pueden tener luces (sí, luces), guirnaldas, bolitas decorativas, moños, cintas y lazos navideños incorporados como parte de su decorado. Los hay de todo tipo, estilo y diseños, pero todos se identifican por una característica en común: son feos, realmente feos.

En países como Estados Unidos son parte de las tradiciones más importantes de la época navideña, y se ven en todas las celebraciones relacionadas con la temporada. Son tan importantes como la natilla y el buñuelo para nosotros, y aunque no se comen, sin un par de personas que los lleven puestos no hay fiesta o evento navideño que se respete.

Tienen un precio promedio de entre 35 y 50 dólares y representan una industria que vende millones de dólares en Estados Unidos e Inglaterra, principalmente.

Han cobrado tal importancia que incluso desde 2011 se estableció el tercer viernes de diciembre como el Día nacional del suéter navideño feo, y hasta se creó una organización que trabaja para defender los derechos de quienes los usan.

Sacos feos

Los suéteres feos de Navidad tiene su día nacional en EE. UU., que es cada tercer viernes de diciembre.

Foto:

nationaluglychristmassweaterday.org

Por una buena causa

En el 2014, dicha organización hizo una alianza con Save the Children y participó en una exitosa campaña que entregó dinero a los niños más necesitados del mundo por cuenta de cada persona que se ponía uno de estos sacos.

La mayoría de quienes los lucen lo hacen a manera de broma y por seguir una tradición, aunque también hay quienes los tienen como prendas top en su ropero.

Este año, la fecha cumbre para ellos fue el pasado 15 de diciembre, día en el que miles de estadounidenses lucieron uno de estos sacos navideños feos en sus oficinas, colegios, universidades y calles de las más importantes ciudades de ese país.

Según el libro Ugly Christmas Sweater Party Book: The Definitive Guide to Getting Your Ugly On, algo así como una guía para lucir su saco feo con estilo, esta tendencia nació hacia los años ochenta y tuvo en algunas estrellas de la televisión de la época a sus principales referentes.

Se menciona principalmente al cuestionado actor Bill Cosby, quien se vestía con este tipo de prendas en los capítulos navideños de su recordado show, que fue muy famoso hace unas décadas.

La cantante norteamericana Miley Cyrus también es fanática de ellos y se ha dejado ver luciendo algunos curiosos modelos en su cuenta de Instagram. Así mismo, los han lucido en público, entre otros, el exfutbolista David Beckham, el famoso Ozzy Osbourne, la bella Mila Kunis y la modelo Camila Alves.

También son recordados los actores Renée Zellweger y Colin Firth, protagonistas de la película El diario de Bridget Jones, quienes tienen un mítico encuentro luciendo cada uno su versión de estos feos sacos navideños.

Moda de hípsteres y ‘millennials’

Del clóset de la tía más anticuada de la familia, que efectivamente lucía un modelo de saco nuevo cada Navidad, estas prendas pasaron a ser parte del imaginario navideño de las nuevas generaciones.

Así, hoy en día se celebran fiestas temáticas en las cuales el reto es llevar el saco más feo, y también hay concursos de empresas y restaurantes que premian los modelos más osados.

También se han creado sitios en internet especializados en venderlos y en los que se pueden conseguir muchos modelos. Se destacan, por ejemplo, www.theuglysweater.com y www.tipsyelves.com, en donde las personas interesadas pueden revisar y adquirir novedosos modelos.

En Colombia estos sacos no tienen la misma fuerza ni representan una tendencia tan significativa como la descrita, pero –al igual que las brujas–, que los hay, los hay, y quien no los haya visto que tire la primera piedra.

TATIANA MUNÉVAR B.  
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA