'Credencial': una revista 'muy feliz' en sus 30 años

'Credencial': una revista 'muy feliz' en sus 30 años

La publicación lanza una edición conmemorativa y un libro que repasa la historia del arte nacional.

fg

Personalidades de la vida nacional e internacional han sido portada de la publicación.

Foto:

Archivo particular

09 de noviembre 2016 , 10:12 p.m.

Por las páginas de Revista Credencial han pasado, a lo largo de sus 30 años, políticos, científicos, hombres de empresa, intelectuales, escritores, músicos, actores, personalidades del país y del exterior en todas las disciplinas.

Este medio ha sido escenario de importantes debates periodísticos, liderados desde su creación por el director-fundador Roberto Posada García-Peña, el famoso D’Artagnan, columnista de este diario. Así lo recuerda su colega y amigo Daniel Samper Pizano en el fragmento adjunto, que escribió cuando Posada García-Peña falleció en febrero del 2009.

Ese olfato particular por la mirada novedosa de la noticia, para una revista de este estilo, lo continuó su actual directora María Isabel Rueda, quien ha sabido conectar la publicación con las nuevas realidades y audiencias, como esta generación de treintañeros que están liderando los cambios del país.

¿Cómo van a celebrar estos 30 años?

Los estamos celebrando con una edición especial, en la que compartimos con nuestros lectores la felicidad de tener 30 años. Para la portada se nos ocurrió entrevistar a dos personajes muy colombianos que están en la plenitud de sus 30, y aceptaron entusiasmados.

Uno es nuestro ídolo Falcao García, con una familia de dos hijas ya conformada y quien ha adquirido esa responsabilidad de anteponer su familia al fútbol y de pensar en un futuro después de su profesión, que normalmente sería mucho más corta de lo habitual para cualquier otro deportista de alto rendimiento.

Nuestra otra treintañera de carátula es Catalina García, la voz líder de la banda Monsieur Periné. Curiosamente, muy distante de la forma de vida de Falcao: ella apenas está iniciando su profesión. De hecho, muy joven arrancó cantando de manera empírica, y ahora, a los 30 años, admite que está empezando a educar la voz. Tiene toda la carrera por delante y vive en la libertad absoluta que le permite seguir soltera y no tener hijos.

Frente a estas dos visiones tan distintas de la vida, quisimos proponer un artículo en el que contamos qué hacían a los 30 años 30 personajes de la historia. Y resultó muy interesante, porque, por ejemplo, Mozart a los 30 ya había compuesto casi toda su obra, mientras un escritor como Julio Cortázar no había publicado su primer cuento.

Para completar: ¿cómo ha cambiado Colombia en los últimos 30 años? No ha sido poco, como lo explica el exministro y decano de Los Andes, Carlos Caballero Argáez.

No nos falta un artículo de moda para saber cómo vestirse a los 30. En fin, es una edición que todo el mundo disfrutará.

‘Credencial Historia’ se ha vuelto un referente para los lectores de la revista. ¿Qué destacaría de este proyecto?

Los 30 años de Revista Credencial coinciden con el lanzamiento del libro El arte en Colombia, el número 12 de la colección ‘Credencial Historia’, lo cual nos llena de orgullo.

Los fascículos de ‘Credencial Historia’ son una tradición en las bibliotecas familiares, pero también en las bibliotecas públicas y en las instituciones educativas. El proyecto nació en 1990 y lleva 26 años ininterrumpidos formando en los lectores un criterio propio sobre el devenir de Colombia. Nació de la mano de los historiadores Jorge Orlando Melo y Camilo Calderón. Para continuar en el proyecto nos hemos valido de la colaboración de los más destacados especialistas en cada tema y de las mejores ilustraciones. Nos lo han dicho más de una vez, y usted puede constatarlo con nuestros suscriptores: la mejor manera de acercarse a la historia colombiana es leer ‘Credencial Historia’.

¿Cómo definiría la personalidad de ‘Revista Credencial’?

Revista Credencial es, ante todo, una revista muy feliz. Y número tras número queremos transmitir esa felicidad a los lectores. Así se lo propuso su fundador, Roberto Posada García-Peña, de la mano de Ángela Ramírez Prado, una gerente para quien nada ha sido imposible en estos 30 años de vuelo. Queremos que, cuando tengan la revista en la mano, se sientan tan felices como nosotros cuando la hacemos. Si la gente se siente feliz cuando nos lee, hemos logrado nuestro propósito.

¿Qué portadas y contenidos recuerda especialmente de estos 30 años?

Todas nuestras carátulas han sido un esfuerzo profesional para resaltar a los héroes colombianos que hacen empresa, familia, país e historia. Escoger la más especial implica echar 30 años para atrás y muy probablemente cometer alguna injusticia. Mejor echemos para adelante a ver cuál será la mejor carátula en los próximos 30 años, porque tenemos muchos otros personajes necesitados de que Credencial cuente su historia.

‘Credencial Historia’: la hermana pila de la revista

Sin duda, ‘Credencial Historia’, hermana menor de la revista, se convirtió desde su creación en un referente de nuestra realidad, seguida y coleccionada por miles de lectores. Su fórmula de éxito radica en la mirada fresca de la historia, pero soportada sobre sólidos cimientos académicos, bajo la guía tutelar de los intelectuales Camilo Calderón, Juan Camilo Rodríguez y Marcos González. Durante su existencia, este proyecto ha analizado y contado los hechos más importantes del siglo pasado, datos curiosos de las ciudades del país, los orígenes de la industria, el Bicentenario de la Independencia, los 100 años de la Primera Guerra Mundial y la importancia del río Magdalena, entre otros. Para este aniversario llegan con el libro ‘El arte en Colombia’.

Samper Pizano recuerda al mosquetero D’Artagnan

“Intentaré recordar a Posada cuando llegaba a EL TIEMPO a entregar una columna de corte futbolero llamada ‘Desde la tribuna’ y firmada por Un Hincha Azul, vale decir, por un seguidor del club Millonarios. Era aún estudiante del Gimnasio Moderno y aparecía con facha medio jipi, pelo largo y flacura equivalente a una cuarta parte del Roberto cincuentón.

Así entró al periódico: disfrazado de comentarista deportivo. Como nunca más lo vi entusiasmarse por el balón y ni siquiera defendía a Millonarios de mis insultos más procaces, siempre sospeché que la efímera columna de balompié había sido el caballo de Troya de un comentarista político.

rtyhfgh

En su programa de televisión '¿Qué está cocinando D'Artagnan?', el periodista combinó dos pasiones: la política y la comida. Archivo / EL TIEMPO

Foto:

No me equivocaba. A Roberto le importaba poco el fútbol; su interés y su curiosidad eran la vida del Estado, los Gobiernos, los partidos, el Congreso, las grandes empresas… en suma, el poder.

En 1970, cuando tenía 16 años, ya empezaba a buscar traslado de las páginas de deportes a las de opinión. Puedo atestiguarlo porque fui cómplice, con su abuelo, de un robo de título ajeno. A la sazón, los directivos del periódico habían decidido que yo escribiera una columna diaria; pero fue tanto mi entusiasmo que, cuando llegué con la nota inaugural, pulida y repulida, me había olvidado de bautizar la sección con un nombre genérico.

–No te preocupes –me dijo Roberto García-Peña–. Aquí tengo una columna que me dejó mi nieto: vamos a robarle el nombre.

Ese nombre era ‘Reloj del tiempo’, que, años después, y tras una crítica de Klim por su evidente redundancia (“Es como decir zapato del pie”), se convirtió solo en ‘Reloj’. Mientras el director escribía con su caligrafía de largas colas el nombre de mi flamante columna, le pregunté qué iba a pasar con la de su nieto.

–Aún está muy joven para salir en las editoriales. Le falta cargar más ladrillo.

‘Reloj’ salió durante 16 años y fue frecuente vecina de ‘Torre de control’ (más tarde solo ‘Torre’), nombre que le puso Posada a su columna cuando el jefe del periódico consideró que ya había cargado suficiente ladrillo y podría pasar a las páginas editoriales. Cambió de piel: atrás quedaban para siempre el seudónimo de Un Hincha Azul y los asuntos del balón; en adelante firmaría como D’Artagnan, el cuarto de los tres mosqueteros de Alejandro Dumas, y su tema primordial iba a ser la política (...).

No hay duda de que D’Artagnan fue uno de los más influyentes comentaristas políticos que campearon en la prensa nacional (...).

No muchos tenían presente que, además de su columna, Roberto dirigía dos publicaciones de EL TIEMPO Casa Editorial: Lecturas Dominicales, aquel suplemento literario de fin de semana que hoy se publica como magazín mensual, y Revista Credencial, la que el lector tiene en sus manos, cuyo espíritu entretenido, variado y de alta calidad fue forja suya. Estuvo vinculado desde la primera edición: 268 números, más de 22 años, miles de horas dedicadas a imaginar, planear y ejecutar una publicación sui géneris.

A nadie se le oculta que la única pasión d’artagnanesca capaz de competir con la de la política fue la comida (...).

Su amor por la comida no se limitaba a la que sirven (cada vez más pequeña, más cara y más contaminada de ornatos) en los grandes restaurantes, sino a las legendarias morcillas de la Pecosa Teresa, la pata con alverjas de Elvira, las empanadas de Las Margaritas, la fritanga de Las Ojonas, la gallina amarilla en El Zoológico, los callos de Casa España… (...). Fueron muchos años de amigos y compañeros, de preocupaciones y de risas.

Fragmentos del artículo de Daniel Samper Pizano publicado en ‘Credencial’ en marzo del 2009, cuando murió Roberto Posada G.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA