La historia de un monstruo real suelto en Hollywood

La historia de un monstruo real suelto en Hollywood

Harvey Weinstein, el productor más exitoso del cine, ahora es acusado de ser un depredador sexual.  

Harvey Weinstein, productor de Hollywood

Algunas de las actrices que han señalado al productor Harvey Weinstein de haber sido manoseadas, de intentos y hasta abusos sexuales en distintos grados.

Foto:

AFP

15 de octubre 2017 , 05:35 a.m.

Hasta hace un par de días, el nombre de Harvey Weinstein (Nueva York, 1952) era completamente desconocido para los ciudadanos de a pie. En cambio, para el glamuroso mundo de las estrellas de cine era el más importante de sus vidas. Todos, en público, querían entrar a su círculo de confianza, aunque también todas le temían porque sabían que podrían ser sus víctimas de turno.

¿Cuántas fueron acosadas por él? ¿A cuáles manoseó sin pudor? ¿Quiénes se sintieron violadas? Aún no hay cerrada ninguna lista. Por el contrario, cada mañana sorprende una nueva revelación, como si se tratara de un guion con que se busca causar hastío a los perplejos espectadores.

Lo grave, hasta ahora, es que no hay elementos de ficción sino de una dura realidad en la que el protagonista es una de las personas más influyentes de la industria cinematográfica de las últimas décadas.

Basta imaginar que él ha dado el visto definitivo a los siguientes títulos: ‘Pulp Fiction’, ‘The Libertine’, ‘El sueño de Cassandra’, ‘Rambo’, ‘Vicky Cristina Barcelona’, ‘Malditos bastardos’, ‘El discurso del rey’, ‘The Artist’, ‘Django desencadenado’, ‘Sexo, mentiras y video’, entre un centenar. Su capacidad para triunfar en tan competido mercado y su vida íntima tan escabrosa son de tal magnitud que en Los Ángeles, varios medios citan esta conclusión: “Son pocos los actores que no han trabajado con Harvey Weinstein; son pocas las actrices que no han sido acosadas por Harvey Weinstein”.

Pero ¿cómo escaló tanto? Su punto de partida se remonta a 1979, cuando, junto con su hermano Bob, fundó Miramax Films, una empresa dedicada a la producción y distribución de películas que dedicó sus primeros años al cine independiente. Una década después comenzaron a producir películas, y en los años noventa Miramax fue adquirida por Walt Disney.

Desde entonces empezó a trabar una amistad con algunos de los más talentosos directores, en especial Quentin Tarantino. Su buen ojo para fijarse en quién tenía talento y su disposición para presionar a la Academia en busca del reconocimiento lo convirtieron en una figura excepcional.

Las cosas iban a las mil maravillas. Así, en 2005 fundó, también junto con Bob, The Weinstein Company, en la cual trabajó hasta que su propio hermano lo echó. Hoy está en Europa, donde reconoció que se somete a un tratamiento de adicción al sexo.

Un rey derrocado

Está solo, repudiado. “El rey derrocado”, dice la prensa del espectáculo. Georgina Chapman, quien se casó con él en 2007, dijo que el “mal comportamiento” de su marido “es imperdonable”. Por eso, ella tomó distancia. “Mi prioridad” es cuidar a sus hijos, India (7 años) y Dashiell (4 años). Él, en un intento de apaciguar la situación, argumentó: “Apoyo su decisión, yo estoy en terapia y a lo mejor, cuando esté mejor, podremos empezar a reconstruir lo nuestro”. Escribió, asimismo: “La comprendo; la quiero a ella y a nuestros hijos, y con suerte, cuando mejore, entraré de nuevo en sus vidas”. Weinstein también es padre de Ruth, de 14 años; Emma, de 19, y Lily, de 22, fruto de su anterior matrimonio con Eve Chilton.

Georgina Chapman, por ahora, se ha mostrado inflexible: “Mi corazón se rompe por todas las mujeres que han sufrido un tremendo dolor a causa de estas acciones imperdonables”. Y no se trata de mujeres anónimas, sino de algunas de las estrellas más rutilantes de la pantalla grande.

Angelina Jolie, por ejemplo, aseguró que el productor tuvo con ella el mismo comportamiento descrito por varias de sus compañeras de profesión. ¿A qué se refiere la protagonista de ‘Maléfica’ y de ‘Sr. y sra. Smith’? Insinuaciones sexuales en una reunión de trabajo en una habitación de hotel cuando la actriz tenía apenas 21 años y se encontraba negociando su participación en Jugando con el corazón. Por su parte, Gwyneth Paltrow también narró un testimonio muy parecido cuando ella tenía 22 años y Harvey la acababa de contratar para ‘Emma’. “Tenía 22 años y estaba petrificada” Ambas actrices aseguran que jamás lo hicieron público por las amenazas del productor de acabar con sus carreras y por el poder que ejercía en la industria.

Protestas contra Harvey Weinstein

Varias mujeres han hecho manifestaciones en contra de Harvey Weinstein, aunque algunas han ido más allá al exigir “un juicio por sus crímenes”.

Foto:

Brendan McDermid / Reuters

Pero los testimonios de ambas son, sin duda, los dos más suaves. Lucia Evans afirma cómo una asistenta de Weinstein la engañó para llevarla a una reunión con Harvey y luego este la obligó a practicarle sexo oral. Un estremecedor testimonio que ha escandalizado a Estados Unidos.

Pero la pregunta que gravita en el ambiente es si semejante comportamiento era desconocido por la industria. ¿Es un patrón extendido en la meca del cine o un caso aislado? Lo cierto es que ya son numerosas mujeres las que han dado un paso al frente para revelar comportamientos machistas de todo tipo que ponen en entredicho la supuesta imagen progresista de Hollywood.

En este sentido, la actriz Emma Thompson dijo en una entrevista con la BBC haber visto en Hollywood a “muchos” que se comportaban como Weinstein. “Quizás no hasta ese extremo. Pero ¿tienen que ser tan malos como él para que se cuente? ¿Solo cuenta si realmente se lo han hecho a montones y montones de mujeres? ¿O cuenta si se lo hace a una sola mujer una sola vez?”, argumentó.

Por su parte, la intérprete Tippi Hedren, quien aseguró en el pasado haber sufrido abusos por parte del realizador Alfred Hitchcock, afirmó que el escándalo de Weinstein “no es nada nuevo ni se limita a la industria del entretenimiento”.

“Lidié con el acoso sexual todo el tiempo durante mi carrera como modelo y en el cine. Hitchcock no fue el primero (...). Dijo que arruinaría mi carrera, y le respondí que hiciera lo que tuviera que hacer”.

En un sentido similar se expresó el cineasta Judd Apatow en un artículo de Los Ángeles Times: “Hay mucho abuso en esta ciudad”. “Las jóvenes actrices son maltratadas de todas las formas posibles por hombres poderosos que pueden tentarlas con trabajos o acceso a partes emocionantes del ‘show business’ ”, indicó.

Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Mira Sorvino, Cara Delevingne, Ashley Judd, Léa Seydoux y Asia Argento son solo una pequeña muestra de las mujeres que han denunciado diferentes episodios que van desde presuntos comportamientos sexuales abusivos hasta supuestas violaciones, en los que Weinstein figura como acusado.

La hora de las valientes

Pero la valentía de estas estrellas también ha inspirado a otras actrices, quizá más desprotegidas al no contar con la red de seguridad ni el respeto de la fama, a compartir sus traumáticas experiencias.

Así, Lili Reinhart, de la serie ‘Riverdale’, reveló una experiencia de abuso de un compañero de trabajo, mientras que Pauley Perrette, de la serie NCIS, relató que fue violada cuando tenía 15 años.

Además, y en un movimiento que no parece ajeno al torbellino del caso Weinstein, Amazon suspendió el jueves al director de Amazon Studios, Roy Price, tras las revelaciones de acoso sexual en su contra formuladas por la productora Isa Dick Hackett (‘The Man in the High Castle’).

La lista de figuras que han condenado sin tapujos los abusos de Weinstein es amplia e incluye a Meryl Streep, Kate Winslet, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Emma Watson, Cate Blanchett, Colin Firth, Mark Ruffalo, George Clooney, Christian Slater, Penélope Cruz y Jane Fonda, entre muchas otras.

¿Y Quentin Tarantino? Dijo estar “estupefacto” y “con el corazón roto” luego de conocer las acciones del que era su amigo desde hacía 25 años. Y anunció que prefiere esperar un veredicto final de la justicia.

El caso ha golpeado también al estamento político, en particular a las grandes figuras del Partido Demócrata, que tenían en el productor a su mejor aliado en las campañas electorales. Por eso, la reacción fue severa: “Estoy impactada y paralizada por las revelaciones de Harvey Weinstein. El comportamiento descrito por las mujeres que lo han denunciado no puede ser tolerado. Su coraje y el apoyo de otros son esenciales para ayudar a frenar este tipo de actitudes”, afirmó Hillary Clinton.

Durante la campaña electoral, Weinstein facilitó a Clinton contactos con las grandes figuras de Hollywood, que en su gran mayoría apoyaron la candidatura de la exsecretaria de Estado. Por si fuera poco, en 2015, la familia Clinton y Weinstein fueron vecinos en su zona residencial de verano, a las afueras de Nueva York.

La Academia de Hollywood, por su parte, calificó la conducta del productor de “repugnante, abominable y antiética”. Además de la condena social al que parecía un intocable de la industria del cine, se unen ahora las consecuencias económicas que podrían hundir a The Weinstein Company, la empresa que fundó junto con su hermano Bob Weinstein.

Un final inesperado para una figura admirada, temida y hoy repudiada.

REDACCIÓN DOMINGO*
* Con información de Efe y Europa Press

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA