Hombres no son mala versión de las mujeres

Hombres no son mala versión de las mujeres

Como mujeres estamos cometiendo un error garrafal que afecta nuestras relaciones con los hombres.

Foto:
18 de julio 2017 , 04:45 p.m.

Pienso que como mujeres estamos cometiendo un error garrafal que afecta nuestras relaciones con los hombres: pasamos la vida comparándolos y juzgándolos con ‘nuestras’ reglas de perfección. Aunque se caiga de su peso que somos diferentes y que lo lógico es que pensemos y actuemos distinto, vamos por el mundo viéndolos como ‘defectuosos’ por no ser iguales a nosotras.

“¿Por qué es taaaan lento? ¿Por qué tengo que recordarle todo? ¿Por qué es tan desordenado? ¿Por qué es tan despistado y nunca quiere pedir direcciones? ¿Por qué no me entiende cuando hablo, y cómo así que no sabe lo que quiero? ¿Si yo puedo mascar chicle, manejar y maquillarme al tiempo, por qué no puede hacer algo tan sencillo como hablar por teléfono y prestarme atención?”.

¡Y así nos la pasamos! Nos enfrascamos en las mismas batallas, pues no entendemos la razón por la cual ellos no actúan según nuestros estándares de perfección. Obviamente recibimos la validación de otras mujeres cuando comparamos notas. Nos quejamos de que no son capaces ni de traer la leche de soya, deslactosada y descremada que les hemos repetido un millón de veces que nos gusta. Dejan caer a los niños en el parque, no saben vestirse sin nuestra ayuda, no recuerdan las fechas importantes y, ante todo, no son tan detallistas como en las comedias románticas.
Permanentemente les decimos lo que hacen mal, lo que les falta, les sobra y lo que no son. Queremos que sean hombres masculinos, pero al tiempo nos enfurecemos porque lo que de verdad deseamos es que sean iguales a nosotras, que piensen y actúen como mujeres. Y como no lo son, nos sentimos con derecho a menospreciarlos e intimidarlos.

¿Qué pasaría si entendiéramos que ellos son diferentes a nosotras? Que sus despistes, silencios y comportamientos tienen una razón de ser. Y que no se han fijado como meta sacarnos de quicio. Ellos son, simplemente, hombres. Que no son mejores ni peores. Son diferentes.

En lo que sí considero que son iguales a nosotras es en que les gusta sentirse importantes, amados y validados. Así como a nosotras nos encanta saber que somos el centro del universo a ellos les es imprescindible saber que no son los últimos en nuestra lista, después de nuestras mamás, hijos y amigas.

Y así como les gritamos a los cuatro vientos que queremos a alguien que nos acepte y nos quiera como somos, para ellos es importante que los queramos incondicionalmente.

Las reto a que en lugar de resaltar a diario lo que hacen mal, los escuchemos, aceptemos y entendamos. ¡Tal vez así dejemos de ver tantos sapos y nos encontremos con un mundo lleno de príncipes!

ALEXANDRA PUMAREJO
@detuladoconalex

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA