El poder de la naturaleza

El poder de la naturaleza

Fotógrafo Sergio Tapiro fue reconocido con el primer premio del Travel Photography of the Year 2017.

Sergio Tapiro

El volcán de Fuego ha estado activo durante los últimos 500 años. El Observatorio Vulcanológico de la Universidad de Colima es el encargado de monitorear su actividad.

Foto:

Sergio Tapiro

02 de enero 2018 , 06:17 p.m.

La escena pudo ser así.

Son las 10 de una noche fría y estrellada, sin luz de luna.

Un hombre mira: su cámara apunta al Colima, conocido también como volcán de Fuego, en México. Hay cenizas suspendidas en el aire. La actividad del volcán, que potencialmente causaría un daño importante en caso de erupción, se ha intensificado durante la última semana, y el hombre –cazador de formaciones geológicas, mexicano– ha permanecido en su posición, expectante, desde hace dos semanas. Ha pasado las noches en su bolsa de dormir o en su camioneta. Se ha movido poco. Ha convivido con el silencio. Hasta que pasa: un estruendo y un estallido de luz atraviesan el volcán. El fotógrafo dispara una, ocho mil fotos. Alcanza el rayo e inmortaliza una instantánea.

El hombre es Sergio Tapiro Velasco, fotógrafo experto en volcanes que, durante los últimos 15 años, se ha dedicado a viajar y documentar la actividad de estas formaciones en su natal México, pero también en Suramérica. Y su foto –el Colima en erupción atravesado por un rayo– resultó ganadora del premio Travel Photography of the Year, de National Geographic, superando a 15.000 participantes.

“No sabía que había tomado esta imagen –dice–. Ahí es donde la suerte juega un papel; tú no sabes si va a emerger un rayo, no sabes qué amplitud tendrá ni si va a iluminar”.

Para Molly Roberts, miembro del jurado que escogió su imagen como la ganadora, esta foto representa “un momento poderoso, capturado de una forma hermosa”.

Su foto ha dado la vuelta al mundo. El pasado mes de noviembre recibió en Washington D. C. el reconocimiento Nature’s Best Windland Smith Rice, en la categoría de paisaje. Por esto estará expuesta durante un año en el Smithsonian Museum, en esa ciudad. También le dieron el premio The Great Outdoors, de la revista especializada PDN, por el que recibió 1.500 dólares.

No es para menos: el rayo que atraviesa el volcán, ubicado a 3.870 metros de altura sobre el nivel del mar, mide 600 metros. Con contundencia, evidencia el poder de la naturaleza, y por esta razón Tapiro la tituló así. “Es probablemente la mejor foto que he tomado en toda mi vida”, dice.

El artista habló con EL TIEMPO sobre el oficio de la fotografía y el proceso de creación.

Sergio Tapiro

El fotógrafo se ha dedicado a retratar volcanes durante 15 años.

Foto:

Sergio Tapiro

Suele creerse que la suerte es determinante a la hora de tomar buenas fotografías. ¿Qué se necesita para lograr buenas imágenes?

La suerte es un factor importante, pero no determinante. Lo más importante es estudiar bien tu sujeto: saber qué estás fotografiando para conseguir el mejor resultado. Esto es en todos los tipos de fotografía, pero sobre todo en la de naturaleza. Cuando fotografías una especie animal necesitas saber cuál es su comportamiento, cuál es su reacción frente a un ser humano.

Cuando fotografías volcanes necesitas saber qué hacen, qué tanto puedes aproximarte y qué tanto puedes arriesgar. Lo primero que consideras son los factores técnicos, necesitas analizar la situación. Segundo, necesitas conocer el tema y, tercero, estar en el momento, en el sitio preciso para finalmente esperar –esta es otra cosa muy importante– que las cosas ocurran. Yo esperé 15 años para lograr esta fotografía, que ya conocen.

¿Cómo fue el momento en que tomó la imagen que resultó ganadora?

Mi trabajo consistió en estar durante dos semanas esperando el momento en que hubiera una actividad. Yo no sabía que había tomado esta imagen, ahí es donde la suerte juega un papel. Este rayo mide 600 metros de longitud. La imagen ‘nos brinca’, es extraño. Pero todo es un proceso que tiene que ver con 15 años de experiencia, tratando de conectar el volcán de Colima. Mide 3.870 metros de altura sobre el nivel del mar. Cuando ocurre este fenómeno, lo que percibí a simple vista fue que había una gran posibilidad de que la foto se hubiera echado a perder porque vi demasiada luz.

Tomar estas fotos tan largas es algo muy arriesgado, porque el rayo puede caer justo en la mitad, pero tuve la fortuna de que este fue captado por la cámara

Pero no fue así...

Es una foto con 8 segundos de obturación, ISO 3.200. En ese momento empecé a observar que había algo de incandescencia. Ahí fue cuando me decidí a disparar. Tomar estas fotos tan largas es algo muy arriesgado, porque el rayo puede caer justo en la mitad, pero tuve la fortuna de que este fue captado por la cámara.

¿Por qué es importante retratar volcanes?

Gran parte de la población mundial vive cerca de los volcanes. Normalmente son tierras benignas para el cultivo y las actividades humanas. Tenemos el caso de México, donde casi el 75 por ciento de la población vive cerca de un volcán. Los volcanes forman parte de nuestra vida y nuestro entorno, tienen connotaciones humanas, y no nos damos cuenta.

Dentro de mi trabajo, de mi proyecto de vida, que son las fotos de volcanes, considero que la información de los riesgos y peligros volcánicos debe estar abierta a la humanidad. Cuanto más conocemos estos fenómenos, sus peligros y amenazas, somos menos vulnerables como seres humanos. La fotografía puede ayudar divulgando la ciencia.

¿Cuál es el mayor sacrificio que debe hacer un fotógrafo para lograr fotos como esta?

Muchas veces no puedes regresar a casa. Estás en el campo, en lugares en donde no hay población. Sacrificas tiempo y muchos momentos... Necesitas ser persistente, saber socializar porque estás en lugares en donde hay poca gente, y lo mejor es trabajar. Es el más grande sacrificio de mi vida porque siento que es una evocación. Pero, por esto mismo, no lo asumo como un sacrificio. Lo importante es que estás desarrollando tu actividad con mucho gusto.

En un mundo en el que hay tantas imágenes, ¿qué diferencia una buena foto de una mala?

Vivimos en esta época moderna, en que todo el mundo tiene un dispositivo. Cualquier persona, en cualquier país. La diferencia entre una fotografía común y corriente y otra bien pensada está en el ojo fotográfico: tiene que ver con los fotógrafos, su cerebro trabaja de manera rápida y hay una preocupación por qué mensaje van a emitir, porque esto provoque una reacción.

Lo que sucede es que estamos tan atiborrados de imágenes, son tantas las fotos que vemos en internet, que es difícil distinguir algo bonito entre la basura. Ese es el riesgo que tenemos en las redes: hay mucho material y cosas muy malas. Es una bendición que existan algunas redes sociales que se encargan de difundir la buena fotografía, como Instagram.

Sobre el fotógrafo

Sergio Tapiro nació en Colima, en el estado mexicano de Jalisco. Su proyecto de retratar volcanes empezó en 2002 como una afición. Luego fue de tiempo completo. Su trabajo ha sido publicado en medios como CNN, National Geographic, Efe, AP y RT. La imagen El poder de la naturaleza fue tomada el 26 de enero de 2017.

NATALIA NOGUERA ÁLVAREZ
EL TIEMPO
En Twitter: @marttina_a

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.