Estudiar: el arma que empuñan para forjar un futuro diferente

Estudiar: el arma que empuñan para forjar un futuro diferente

Una alianza entre el BBVA y Manos Visibles generó un proyecto de acceso a la educación para jóvenes.

fg

En Quibdó, Buenaventura y Tumaco, se adelanta el programa EducaPazcífico que desarrolla competencias académicas en los estudiantes.

Foto:

Rubén Escobar

28 de agosto 2016 , 03:27 a.m.

Saúl Franco ha demostrado que, para derrotar los estigmas y señalamientos que por años han afectado su barrio, los libros son un arma poderosa.

Nacido y criado en La Sierra, un sector deprimido de la comuna 8 de Medellín, hace unos años este joven se propuso mejorar las dinámicas sociales de la zona, y fundó en el 2005 la biblioteca parroquial Nadino.

(Además: Bibliotecas que van más allá de prestar libros)

Por medio de ella y el compromiso de otros jóvenes voluntarios, Saúl ha logrado crear un espacio en el que grandes y chicos cultivan el hábito de la lectura y sueñan con escenarios diferentes al que les ofrece su realidad habitual. Por eso, han surgido programas como ‘Biblioteca al aula’, ‘La hora del cuento’, ‘Libros de película’, ‘Cine foro’ y ‘Tertulias literarias’, entre otros.

El programa de la biblioteca fue reconocido por el Instituto Tecnológico Metropolitano en el 2009, dado su trabajo en pro del desarme y la convivencia pacífica. En el 2010, la Alcaldía de Medellín le otorgó el primer puesto en la categoría liderazgo y trabajo comunitario, en el concurso ‘Se buscan jóvenes destacados’, y en el 2012, la Corporación Manos Visibles y el BBVA le concedieron a Saúl una beca completa por su labor social.

Gracias a esto, hoy el joven está cerca de graduarse como comunicador social en la Universidad Eafit, mientras consolida ‘Luna Roja’, un nuevo proyecto en el que está trabajando y con el cual busca combinar espacios físicos y virtuales para que su comunidad y la de barrios vecinos como Villa Turbay, Villa Lilian y Santa Lucía accedan a la lectura de una forma diferente a la académica.

Saúl es uno de los beneficiarios del Fondo Juventud y Paz, una alianza en la que participan desde hace cuatro años la Corporación Manos Visibles, la universidad Icesi de Cali, y la Eafit de Medellín y el BBVA, cuya unión de voluntades le permite a esta entidad bancaria financiar un paquete de becas dirigidas a líderes sociales de sectores vulnerables de esas ciudades, a fin de brindarles la posibilidad de tener educación superior.

(También: Millennials que dejan huella)

“Esto fue amor a primera vista. Nosotros le planteamos el proyecto al BBVA, y ellos inmediatamente mostraron interés en apoyarnos. Fue así como empezamos a trabajar en estos programas que ya comienzan a mostrar los frutos”, recuerda Paula Marcela Moreno, ex ministra de Cultura y presidenta de la Corporación Manos Visibles.

De la primera convocatoria se seleccionó un grupo de 10 jóvenes líderes, cinco de Cali y cinco de Medellín, que hoy están cursando entre octavo y noveno semestre, y a punto de titularse en programas como administración de empresas, comunicación social, derecho, psicología y diseño gráfico, entre otros.

Por eso, la historia de Saúl no es la única.

En Cali, en el distrito de Aguablanca, Carlos Jair Guazá ha sido desde muy joven un importante gestor cultural, con la Fundación Titanio, mediante la cual apoya expresiones artísticas de géneros urbanos como hip-hop, dance y el grafiti.

Hace tres años este joven, estudiante en aquel entonces de segundo semestre de administración de empresas en la Icesi, definía así su futuro: “Dentro de los próximos años seré un coaching para las industrias culturales y tendré posicionada mi empresa junto con mis socios. Estaré formando a mis hijos junto a mi esposa, y tendré a mi madre conociendo varios países que desea visitar”.

Hoy, Jair ya ha dado los primeros pasos en pos de ese sueño. Con una hija de 6 meses y a punto de terminar su carrera, fue nombrado recientemente por la Alcaldía de Cali administrador del Teatro Unión, situado en el barrio que lleva el mismo nombre y desde donde se articulan todas las actividades culturales de esta zona de la ciudad.

(Vea: Una generación de alta rotación)

Unidos por el Pacífico

Pero estos no son los únicos frutos que ha dado la alianza. A mediados del 2015, Manos Visibles presentó el programa EducaPazcífico, un proyecto que por medio del fortalecimiento de las competencias académicas busca que los estudiantes del Pacífico (Quibdó, Buenaventura y Tumaco) puedan aprovechar programas como ‘Ser pilo paga’ u otros de diferentes universidades para apoyar la educación de poblaciones de escasos recursos.

Para el secretario de Educación de Quibdó, Harold Ramírez, “esta iniciativa ha permitido, además de fortalecer aspectos básicos de la formación de los estudiantes de grado 11, capacitar a los docentes de matemáticas y lenguaje de cinco instituciones educativas”.

Capacitaciones que en sus primeros cinco meses de implementación ya muestran resultados, al alcanzar una cobertura de 840 estudiantes, 140 docentes de 14 instituciones educativas de Quibdó, Tumaco y Buenaventura, que están mejorando sus competencias en las áreas de matemáticas y lenguaje, bajo el enfoque de aprendizaje activo, y más de 300 estudiantes de grado 11 que han trabajado en la construcción de su proyecto de vida, apostando a una reinvención de su actual manera de vivir, para hacerlo desde una vida con propósito y significado.

De otro lado, a la primera Feria Universitaria del Pacífico, celebrada en estas tres ciudades y que contó con la participación de los 15 mejores centros académicos del país, como los Andes, Javeriana, Rosario, Eafit, El Bosque e Icesi, entre otros, llegaron más de 3.600 estudiantes de grados once y décimo con el fin de conocer de primera mano programas de becas, de financiación y demás aspectos que les faciliten a las comunidades de escasos ingresos acceder a ellas.

Para Gina Linares, directora de admisiones de la Universidad de los Andes y quien se hizo presente en dichas ferias, “esta ha sido una experiencia maravillosa. Miles de jóvenes estuvieron preguntando por la Universidad de los Andes y todos se llevaron la información de lo que ofrecemos y de lo que podemos hacer por los estudiantes de esta región”, dijo Linares.

La idea es que el programa beneficie a más jóvenes.

RUBÉN DARÍO ESCOBAR
Especial para Huella Social

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA