Seis de cada diez jóvenes en protección del ICBFson mayores de edad

Seis de cada diez jóvenes en protección del ICBFson mayores de edad

A pesar del esfuerzo, hay falencias en el sistema para que ellos puedan armar su proyecto de vida.

Niños del ICBF

Cada día que pasa en Colombia hay 11.624 niños y jóvenes invisibles para la sociedad, que esperan una familia, de los cuales el 63 por ciento, es decir 7.279, son mayores de 18 años.

Foto:

EL TIEMPO

17 de agosto 2017 , 09:01 a.m.

“No saber quién es uno”: Alejandro resume en cinco palabras lo más difícil que le ha tocado vivir en su vida, la cual, en dos décadas, ha tenido que construir prácticamente a retazos, de la nada, viendo pasar las horas con desconocidos que después se volvieron en hermanos de situación. Una vida rara que empezó a los 3 años cuando su mamá lo abandonó en un hogar del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF), en el occidente del país, para después crecer con dos grandes miedos: a madurar sin una familia adoptiva, tal como realmente le sucedió, y a hacerse adulto, cumplir los 18 años y tener que salir a la calle a enfrentar el mundo, tal como aún no le ha sucedido plenamente.

Alejandro vive aún bajo la protección del Bienestar Familiar. Tiene 21 años y ya es papá. Padre de su hermano, quien su madre dejó recién nacido en el mismo hogar unos años después de haber entrado él, porque, según ella, no tenía cómo darle lo mínimo de comida. “Mi hermano me ha enseñado a ser papá”, dice.

A los 8 años, Alejandro cuenta que fue consciente por primera vez de que, en medio de la nada y de desconocidos, fue y ha sido el padre de su hermano. Fue una conversación entre los dos en la habitación del hogar, quizás la más sincera que pueden tener un par de hermanos cuando no han cumplido los 10 años de edad.

─¿Qué quieres ser cuando seas grande? ─le preguntó Alejandro.
─Quiero tener barba ─le contestó su hermano.
─Yo quiero manejar carro ─se respondió Alejandro.

Y vino la pregunta que le sorprendió.

─¿Nosotros nos vamos a quedar acá para siempre? ─le preguntó.
─A la que le decimos mamá, no lo es, es una trabajadora; y al que le decimos papá, no lo es, es un trabajador de acá.

Los dos se pusieron a llorar.

Estos hermanos siguen hoy bajo la protección del Bienestar Familiar, donde han crecido y han llegado a ser adultos. Allí Alejandro le enseñó a caminar a su hermano y más de una vez, cuando era de noche, el más pequeño se pasaba a su cama cuando tenía miedo. “Mi historia es como si todo tuviera que empezar de cero. Sin árbol genealógico”, se explica.

Niños invisibles

Cada día que pasa en Colombia hay 11.624 niños y jóvenes invisibles para la sociedad, que esperan una familia, de los cuales el 63 por ciento, es decir 7.279, son mayores de 18 años. Muchos de ellos han vivido toda su vida en un hogar del Bienestar Familiar y no tuvieron la suerte de encontrar a alguien que quisiera y cumpliera los requisitos para acogerlos.

A pesar de que Colombia tiene una Ley de Infancia que regula la adopción y de que el Bienestar Familiar intenta trabajar para atender a estos jóvenes, es claro que hay falencias para atender psicológicamente a estos niños, quienes han sufrido abandono o han sido víctimas de algún tipo de violencia. Solo por registrar un dato: se calcula que cada día, 48 menores de edad son víctimas de violación en el país, según el mismo ICBF. Estos son los mismos niños que llegan al Bienestar Familiar.

Si bien Alejandro asegura que en el Bienestar Familiar le dieron comida, techo y hoy le están ayudando con una carrera profesional, hay falencias en la atención psicológica: “Obviamente al principio es complicado porque separarse del vínculo familiar y compartir con gente que no conoces es muy difícil. No saber quién es uno. Todo es una carga que con el tiempo se va volviendo un vacío en la parte del afecto. En cuestión de la comunicación, tenemos dificultades para generar redes sociales cuando ya nos hacemos adultos”, dice Alejandro.

Precisamente, psicólogos consultados por EL TIEMPO aseguran que son niños que necesitan mucha atención. Uno de ellos, quien trabaja con estos menores, asegura que a estos jóvenes “les cuesta mucho tomar decisiones, no generan contacto visual y les tienen miedo al vínculo por temor a un abandono”.

¿Qué dicen los jóvenes?

La situación es más compleja cuando son niños que han sido víctimas de algún tipo de violencia, casos en los cuales se necesitan psicólogos especializados en el tratamiento de estas situaciones, algo que no siempre sucede, tal como lo manifiestan los mismos jóvenes.

Tanto él como otros jóvenes mayores de 18 años que crecieron en el Bienestar Familiar y que fueron consultados por EL TIEMPO señalan que, si bien hay una atención idónea, hay dificultades en lo que tiene que ver con el seguimiento de atención psicológica. “Que sea un seguimiento más concienzudo. Son pocos los psicólogos que hacen su trabajo con sinceridad. Muchos llenan papeles y papeles. Que no sea tan general”, dice Alejandro.

Otros que crecieron en estos hogares y que ya salieron del sistema fueron consultados al respecto: “Tuve la suerte de vivir en un hogar sustituto donde tenía una mamá, pero siento que los que están en instituciones están más desprotegidos”, dijo Daniela Osorio, quien ya salió del programa.

En la misma situación está Jonathan Rodríguez, quien asegura que en el “internado solo conoció a 150 personas, por eso al salir a conocer el mundo y tener que enfrentarse a todo es complejo”.

Problemas estructurales

Expertos consultados aseguran que hace falta que el Estado trabaje más en la atención y seguimiento de estos jóvenes, mientras crecen en las instituciones del Bienestar Familiar. “Ese apoyo y respaldo y seguimiento a los jóvenes es muy reducido por parte del ICBF. Creo que hay fallas estructurales, el instituto no puede dar respuesta a este tipo de desafíos”, advierte

Gonzalo Gutiérrez, director ejecutivo del Centro de Atención para el Reintegro y Atención de Niño (CRAN), que atiende a esta población.

Gutiérrez asegura que se debe revisar cómo funcionan los defensores de familia, quienes terminan siendo los tutores de estos niños: “Se necesita que esos defensores y sus equipos sean realmente los mejores. Tienen un exceso de cargos y funciones, o por competencias técnicas. Preparación, que sean idóneos para tomar esas decisiones de vida”, señaló Gutiérrez.

Los defensores de familia en el país, que ascienden a 1.500, no dan abasto con el número de casos. Cada uno de estos funcionarios puede tener hasta 200 niños a su cargo, por lo cual han solicitado más recursos para hacerles un verdadero seguimiento a estos casos.

Se mueven normas en el Congreso

Sobre estas falencias, el Bienestar Familiar ha asegurado que hay un protocolo definido para la atención psicoafectiva de los menores que están en el sistema de protección. De igual manera, que hay dos normas que se están promoviendo en el Congreso, las cuales van dirigidas a resolver, en parte, estos asuntos.

Congreso

Egresados asisten a debate de ley que acorta el tiempo de definición de situación de jóvenes en vulnerabilidad.

Foto:

Diego Caucayo

El senador Germán Varón impulsa una ley para ponerle límite al tiempo que un defensor de familia debe emplear para definir la situación jurídica de los niños, con el fin de que se reduzcan los lapsos de adopción. Dicha propuesta ya pasó el segundo debate. De igual manera, está en trámite otro que pretende mejorar las condiciones económicas de los defensores de familia. El Bienestar Familiar, también, ha emprendido un proyecto que está tomando fuerza con egresados del Instituto. Ellos se comprometen a ser tutores de jóvenes que están aún en protección para guiarlos en desarrollar un proyecto de vida para cuando lleguen a la adultez. De igual manera, la entidad ha conseguido alianzas para apoyar a los estudiantes que quieren hacer una carrera universitaria.

ANDRÉS GARIBELLO
Redacción de EL TIEMPO
NATHALY Y LALY MALAGÓN
Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO
Con apoyo de: Rosalynn Carter Fellowship for Mental Health Journalism - Universidad de la Sabana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA