¿El 'bullying' contra Gina Parody es fruto de la homofobia colombiana?

¿El 'bullying' contra Gina Parody es fruto de la homofobia colombiana?

Entrevista de María Isabel Rueda a la exdirectora de la Dian, Fanny Kertzman.

fg

Fanny Kertzman dirigió la Dian entre 1998 y el 2000. Actualmente reside en Portland (EE. UU.).

Foto:

Archivo particular

08 de agosto 2016 , 10:01 a.m.

¿Que la llevó de ser la célebre directora de impuestos en Colombia de los perros dálmatas a exilarse en Portland, Oregón, donde ahora reside? Eso es la cola del mundo….

Me sacó de Colombia la inseguridad ciudadana, la guerrilla, las ‘bacrim’.

Pero también hay un ingrediente en su vida que es muy importante: uno de sus hijos encontró que su género no era masculino sino femenino y resolvió hacerse un cambio de sexo, y para él, o ella, Colombia habría sido invivible…

Pedro, hoy Camille, desde muy pequeño se sentía diferente. A los 7 años se dio cuenta de que se identificaba más como mujer que como hombre. Y lo curioso es que a pesar de que se siente mujer y se viste de mujer, a ella le gustan las mujeres. Ha tenido novias y no novios. En este país no hay problema con eso.

¿Mucho más fácil que lleve una vida normal en EE. UU. que en Colombia, que sigue siendo una sociedad totalmente intolerante?

Absolutamente. Es increíble ver los comentarios de la gente tan negativos contra los LGBTI en Colombia. Es imposible para un transgénero vivir en Colombia. La única persona que lo ha hecho y a quien admiro es Brigitte Baptiste.

A la ministra de Educación le están haciendo un ‘bullying’ durísimo porque la Corte Constitucional, a raíz del suicidio de Sergio Urrego, ordenó una revisión intensiva e integral de los manuales de convivencia en los colegios para que sean respetadas la orientación sexual y la identidad de género. Pues a la ministra Gina le han tergiversado todo, hasta el punto de llegar a decir que ella está promoviendo la homosexualidad entre los niños en los colegios…

Tiene que ver con que ella es LGBTI, y eso lo consideran muchos despreciable. No la ven como una persona normal. También es su actitud, que es un poco prepotente, lo cual no critico porque yo también lo soy. Si mi hija viviera en Colombia, ella se mantendría dentro de la casa. ¿Qué trabajo podría hacer? Los trans solo pueden ser o peluqueros o prostitutos. Vivo en Oregón, uno de los estados más liberales de los EE. UU., el primero que tuvo baños mixtos, que legalizó la marihuana… Es una ciudad muy adelantada en ese sentido. Nadie se atreve a lanzarle una piedra, a insultar o a discriminar a un trans. Todo lo contrario. El discriminador puede ser acusado penalmente.

(Además: 'A Colombia aún le falta mucha tolerancia con la comunidad gay')

He leído unas columnas muy valientes y, sobre todo, muy amorosas suyas hablando de su hijo Pedro, hoy Camille. Hasta orgullo le noto ahí. Él mismo reconoce que sintió que no pertenecía al sexo masculino a los 7 años. ¿Qué habría pasado si, a esa edad, Pedro llega del colegio y le dice que él no es hombre sino mujer?

Hubiera tenido la misma actitud que tuvo cuando me contó años después. Pedro dejó de salir de la casa a los 14 años. Se mantenía jugando computador y leyendo. No sabíamos por qué. Era porque él no se sentía él mismo. Nunca nos lo dijo. Mi marido, que en paz descanse, sí me decía que Pedro era homosexual. Yo respondía: ¡qué va! ¡Si no ha hecho sino tener novias! Solo cuando se murió su papá, Pedro salió del clóset. Me contó que era homosexual y luego me dijo que era trans. Yo no entendía qué era eso. Él fue muy discriminado en el colegio.

Me interesa mucho ese punto porque, precisamente, lo que está pidiendo la Ministra, de acuerdo con la orden de la Corte, es que no haya discriminación en los colegios. ¿Cómo fue ese sufrimiento de Pedro?

Eso fue terrible. Pedro, además de ser muy inteligente, era muy necio y muy perezoso para estudiar. En kínder nos pidieron que lo sacáramos del colegio porque lo consideraron retrasado mental. Fue en el colegio Colombo Hebreo, el más elitista del país, el peor colegio donde pudo haber estudiado. La primera discriminación que hace ese colegio es por la plata, entre clases, aunque los más ricos se van al Nueva Granada. La discriminación en el colegio Hebreo era terrible en ese sentido. El judaísmo ortodoxo no acepta el homosexualismo. Los dos últimos años fue al colegio Campoalegre, y nunca nadie lo discriminó ni lo jodió, y hoy está entre los mejores colegios de Bogotá.

(También: El trino que indignó y puso a pensar al país qué tan tolerantes somos)

¿Cómo es su relación con Camille?

No es normal. Es más que normal. Ella me dice: te adoro mamá. Nadie nunca me había dicho eso.

Cuando un hijo dice eso, uno se derrite. Pero volviendo al tema del ‘bullying’ a la Ministra por las redes sociales, el Ministerio contrató a Unicef, al Pnud y al Fondo de Poblaciones de la ONU para que la asesoren, mediante unos talleres en los colegios, para que verificaran que se están cumpliendo las instrucciones de la Corte. Las más polémicas han sido dos preguntas. La primera: si los colegios son igualmente exigentes con las manifestaciones de afecto entre parejas de distinto sexo que con las parejas del mismo sexo…

Cuando yo estaba en el colegio nunca vi un caso de esos. Lo de Gina es muy bien intencionado y va en la dirección correcta. Lo que veo, se lo repito, es que si la Ministra fuera hombre, y heterosexual, no habría este ‘bullying’. Gina es mujer y gay, juntas las dos “desgracias”. Y por esas dos condiciones para la mentalidad colombiana, ella es inferior en esta sociedad. Yo separo completamente la vida personal de Gina, a la que admiro, de su vida política. Las mujeres fuertes provocan además mucho rechazo.

La otra pregunta que ha ofendido tanto es si los colegios permiten que sus estudiantes lleven el uniforme de manera que los haga sentirse cómodos con su identidad de género. ¿Qué habría pasado si a los siete años Pedro le hubiera dicho que quería ir al colegio vestido de mujer?

Me habría dado un ataque. No porque fuera vestido de mujer sino por el ‘bullying’ que le habrían hecho al ir al colegio de 7 años vestido de mujer. Y por el ‘bullying’ que le hicieron a los 14 años cuando salió del clóset. Cuando Camille salió del clóset estando en Estados Unidos, perdió a todos sus amigos en Colombia.

(Lea también: Estudiante transgénero del Sena podrá usar uniforme masculino)

Hábleles a los padres y las madres que están aterrados con la mentira de que desde el Ministerio de Educación van a obligar a sus hijos de colegio a que se vuelvan homosexuales desde kínder…

Uno no se hace homosexual. Nace homosexual. Tuve una anécdota con Camille. Cuando quedé embarazada de Pedro, eran mellizos. Eventualmente, uno de los dos se murió. Si era femenino, pudieron caerle a Pedro hormonas femeninas que lo llevaron a asumir esa identidad y hacer esa decisión de vida. Obviamente no todos los casos son esos. Lo que les digo a los padres es: si un niño o niña tiene esa tendencia, no se la van a contagiar a los demás. Es una falacia. Y de ahí viene el gran prejuicio de los colombianos: van a pasar muchos años antes de que Gina logre que se pueda implantar en los colegios esta normativa de la Corte, porque los colegios no lo van a permitir. Es un país demasiado cerrado en ese sentido, se quedó en el siglo pasado.

Los colombianos son una casta elitista y homofóbica en muchos aspectos por lo que los colegios católicos enseñaron en aquellas épocas.

En Colombia es aún muy difícil ser gay e imposible ser transexual. En este momento me parece muy difícil enseñarles a las madres y padres colombianos que todos somos iguales.

La homofobia está tan arraigada entre los colombianos, de todas las clases sociales, que veo muy difícil que en esta generación de padres haya un cambio frente a esta percepción. Puede ser, ojalá, que los más jóvenes crezcan con una opinión diferente porque han sido criados en colegios laicos.

Increíble que para salvar su vida Pedro se hubiera tenido que ir del país…

Reeducar a los padres colombianos tomará una generación, o más.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA