Respuestas a los detractores de la visita del Papa / Opinión
ANÁLISIS UNISABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Respuestas a los detractores de la visita del Papa / Opinión

El viaje lo costeará la Conferencia Episcopal, diócesis anfitrionas y patrocinadores.

Papa Francisco

El papa Francisco llegaría al país el próximo 6 de septiembre.

Foto:

Alessandro Di Meo / EFE

24 de agosto 2017 , 04:01 a.m.

Los detractores de la visita del Papa, comienzan a cuestionar recibir al líder moral más importante del planeta, quien viene a ver a sus fieles, pues ésta es una visita pastoral; sin embargo, cuando mi mamá va a mi casa, yo trato de tener mi casa lo mejor presentada posible.

Medellín, Cartagena, Villavicencio y Bogotá, si gastaran e invirtieran bien sus recursos y mantuvieran las vías y el ornato con la destinación específica que fijan los impuestos distritales y municipales, no requerirían gastar en acondicionamiento de vías y reparcheo, escenarios masivos de recreación (para las misas y encuentros con Francisco), seguridad (la capital tiene un policía por cada diez mil habitantes), etc.

El alojamiento será en la Nunciatura Apostólica, que toma por esos días el estatus de Residencia Pontificia, por lo cual, únicamente podrá ser habitada la legación diplomática por el Papa y su séquito más íntimo, representado en el Secretario de Estado del Vaticano, el Jefe de los viajes papales, el sacerdote colombiano Mauricio Rueda Beltz; el jefe de la gendarmería pontificia; el médico papal; un cocinero y el Nuncio como anfitrión de la casa, que es servida por unas religiosas de semi clausura que habitan un monasterio en la parte occidental del complejo diplomático del barrio La Magdalena.

Debe aclararse, como lo han difundido erróneamente algunos detractores, que Colombia no es un Estado laico sino aconfesional, por cuanto reconoce la libertad religiosa en la Constitución; por tanto, pensar que el viaje de un líder religioso debe ser asumido por el Estado, nos lleva a recordar que en el año 2000, vigente la actual Carta, el segundo líder religioso más importante del mundo, el Dalai Lama, jefe del pueblo tibetano en el exilio y reencarnación de Buda, uno de los tres más grandes iluminados de la historia junto con Jesucristo y Mahoma, en ese momento, las ganancias de la boletería que se registran durante las visitas del Dalái a los países, siempre se dividen en tres partes: una para una fundación que busque mejorar la situación de iniquidad; otra parte a ayudar a la Causa Tíbet en el mundo; y la tercera partida minoritaria para el centro anfitrión, que es el que sufraga los gastos del viaje.

Los críticos hablan de un “viaje propagandístico” y que no debe transmitirse por el Canal institucional sino por medios de comunicación reconocidamente católicos como Cristovisión, EWTN o Radio María, pero en el momento pleno de la implementación del acuerdo parcial de paz, los discursos que pueda pronunciar Francisco estarán dirigidos al posconflicto, la corrupción y la familia y, esos temas, precisamente son sobre los que no quieren reflexionar ni el Gobierno ni la oposición, ni las minorías sexuales, ni las personas que crean tener la verdad ante la crisis más profunda de nuestra institucionalidad.

Cuando el Beato Pablo VI llegó a la capital colombiana, dijo que se debían escuchar “las voces de los que piden pan, interés, justicia y participación más alta en la dirección de la sociedad”; la situación en nada ha cambiado medio siglo después, como para estar preocupados por quién le pone la gasolina al Papamóvil o si la caravana pagará los costosos peajes de la ruta Bogotá-Villavicencio, o si en las murallas de Cartagena debe ofrecerse un cóctel con la señorita Colombia al Papa, mientras detrás de La popa nadie tiene qué comer, o montarlo en el Metro Cable para que aprecie el Parque El Arví y no vea la miseria de las comunas de Medellín.

El viaje de Francisco a Colombia es organizado por la Conferencia Episcopal y las diferentes diócesis anfitrionas (conocidas como Iglesias particulares por el derecho Canónico) buscan patrocinios locales a través de aportes de particulares, rifas, bazares y hasta de las típicas empanadas de parroquia. El Estado únicamente debe proteger a los que asistan en su vida, honra, bienes y creencias, como lo señala la Constitución Política.

Bogotá nombrará un gerente para la visita, pero lo que requiere es un verdadero administrador de los recursos que le representará a la ciudad una movilización de más de tres millones de personas a las distintas ceremonias programadas, en las cuales, los voluntarios serán un factor importante para el apoyo logístico, como ocurre, por ejemplo, en la Jornada Mundial de la Juventud.

Es bien sabido que, en las cuatro ciudades, el turismo sería el más beneficiado con el viaje del Papa y que para lugares como Bogotá, tal y como ocurrió en 1968, siempre se dirá que el mejor Alcalde que tuvo la ciudad fue Pablo VI, ahora, esperemos, lo sea Francisco.

Hernán Alejandro Olano García
Director del Programa de Historia y estudios Socio Culturales
Universidad de La Sabana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA