‘Yo quiero’ / Opinión

‘Yo quiero’ / Opinión

Todos queremos un país sin corruptos, pero somos pocos los que salimos a votar.

Foto:
13 de junio 2017 , 04:53 p.m.

Yo quiero una Colombia en paz. Yo quiero un trabajo en el que me valoren y tomen en cuenta mis ideas. Yo quiero tener una relación de pareja amorosa, divertida y sana. Yo quiero que mis hijos sean respetuosos y buenos seres humanos. Yo quiero tener salud… ¡y ojalá con el cuerpo de Gisele Bündchen! Yo quiero ser feliz.

Esta lista de ‘yo quiero’ puede ser mía o de cualquiera que esté leyendo esta columna. Vivimos en la era del ‘yo quiero’. Pareciera que los niños, desde muy pequeños, nacieran con una cartelera donde se lee ‘yo quiero’ y lo que sigue no es ni leche ni amor o cuidados. Por lo general es ‘yo quiero… el ultimo iPad o los tenis que tienen mis amigos’.

Cuando estamos en el colegio, lo primero que nos preguntan es ‘¿qué quieres ser cuando seas adulto?’ Y en la universidad no se cansan de interrogarnos: ‘¿dónde quieres trabajar, qué quieres hacer con tu vida?’

A los solteros los cuestionamos: ‘¿qué quieres de una futura pareja, qué buscas en una relación?’ Si ya la tenemos, la pregunta de moda es ‘¿qué necesitas que tu pareja haga por ti?’ En casi todas las esferas y etapas de la vida estamos regidos por la brújula del ‘yo quiero’.

¿En algún momento nos detenemos a pensar no en lo que yo quiero sino en lo que estoy dispuesto a dar, a hacer, a cambiar? El ‘yo quiero’ debe venir atado a una acción consecuente; de lo contrario, es contraproducente.

Todos queremos un cuerpo envidiable, pero la mayoría no estamos dispuestos a levantarnos a las cinco de la mañana para hacer ejercicio. Todos queremos una pareja feliz, pero pocos estamos dispuestos a ceder en las relaciones.

Todos queremos hijos centrados y juiciosos, pero nos cuesta trabajo entablar con ellos conversaciones de fondo y poner límites. Todos queremos el trabajo de nuestros sueños, pero nos amedrentamos si este nos exige demasiados sacrificios. Todos queremos un país sin corruptos, pero la evidencia salta a la vista… porque somos pocos los que salimos a votar.

Creo que decir ‘yo quiero’ sin ningún acto subsecuente es una excusa barata para seguir viviendo una vida mediocre, llena de rabia y rencores. Yo quiero un país civilizado, pero como no lo tengo, me atribuyo el derecho a ser agresivo con quien se me cruce en la calle. Yo quiero una relación fantástica, pero como no la tengo, me muero de envidia ante mis amigas que sí la tienen. Yo quiero tener un cuerpo escultural, pero como no lo tengo, prefiero rendirme ante la comida. Yo quiero ser exitosa laboralmente, pero como no lo soy, culpo a mi jefe y a mis compañeros de trabajo. Yo quiero ser feliz, pero como no lo soy, culpo a mi mamá, a mi papá, a mis hijos y a la vida que me tocó.

Hoy les digo que querer sin actuar es como hablar sin pensar. Se puede… pero es poco efectivo.

ALEXANDRA PUMAREJO@detuladoconalex

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA