‘La moda pasajera es un poco inmoral’: Ágatha Ruiz de la Prada

‘La moda pasajera es un poco inmoral’: Ágatha Ruiz de la Prada

La reciente ganadora del Premio Nacional de Diseño de Moda habla de su vida, sus logros y sus retos.

Ágatha Ruiz de la Prada, diseñadora

La diseñadora española Ágatha Ruiz de la Prada.

Foto:

EFE

29 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Cuando dice que vive como viste es literal. Para su sala nunca elegiría un sofá Chesterfield, pero sí uno con forma de flor rosada o de nube celeste. De esa fascinación por el color, Ágatha Ruiz de la Prada creó un emporio. Comenzó con la moda, siguió con las fragancias, la decoración, estampó con corazones uniformes médicos, cascos para ciclistas y velas de barco. El pasado 20 de octubre recibió en su país un galardón más: el Premio Nacional de Diseño de Moda 2017. Un premio que, en esta ocasión, ella tomó con emoción natural y como presagio de que los días tristes por su separación han quedado atrás.

¿Dónde nace su fascinación por el color?

Soy una persona que tiende hacia lo positivo, soy optimista. Y el color es eso. Hay gente que busca siempre la parte negativa y triste de la vida, hay pintores con obras siempre macabras, y yo detesto lo macabro. Intento que mi entorno sea lo más alegre posible.

¿Hay tristeza detrás de la búsqueda del color?


Hay una huida de la tristeza. He conocido un poco la depresión, por mi madre, y me he dicho: ‘Yo no quiero estar deprimida’. Aunque claro que puedes tener problemas, pero la manera de solventarlos es con el optimismo. Siempre hay un lado enormemente positivo en la vida, y se puede buscar eso o lo contrario.

Y la búsqueda de figuras, como corazones y flores, ¿se relaciona con el mismo mensaje?


Creo que sí. Cuando nací, en los años 60, fue la época más feliz de la humanidad. Empieza el movimiento ‘hippie’, los mensajes de amor, paz, de flores, corazones, donde se imaginaba un mundo sin guerras. Cuando eres pequeña, todo te influye una barbaridad.

Su segunda colección consistió en vestidos pintados. ¿Cuánto hay de arte en sus diseños?


Unía mis sueños de ser diseñadora y pintora. Una de mis primeras exposiciones fue con el pintor Enrique Vega, y trabajamos con el fotógrafo Javier Vallhonrat. Expusimos en la galería de arte Fernando Vijande, donde un mes después expuso Andy Warhol.

¿A qué artistas admira?


A Pablo Picasso, soy completamente picassiana. Los dos que más me han influido fueron Andy Warhol y Picasso. Warhol era mucho más intelectual, conceptual. Uno que se burla de todo, de la modernidad, con la foto, con la repetición. Y el otro es el gran artista que creaba todo el rato.

¿Conviven arte y moda?

Cuando comencé era algo muy alejado. Los modistos eran modistos y los pintores, pintores. En cambio, ahora, cada día es más importante la relación de estos dos mundos. En el Metropolitan de Nueva York se organizan exposiciones de moda que generalmente son las más visitadas. Y lo mismo pasa en las grandes marcas, como Prada y Louis Vuitton, que tienen fundaciones de arte.

¿Ecología y moda son compatibles?


Es un gran sueño. Estamos dando los primeros pasos y sería fabuloso que lo sean. De momento es poco compatible, pero ya se está instalando el tema, y hay muchas marcas a las que les interesa. El lujo verdadero es la ecología. Me encantaría que me nombraran ministra de Medio Ambiente; lo haría muy bien, porque creo muchísimo en eso, sé bastante. Durante muchos años fui militante del Partido de los Verdes.

¿De qué se hablaba en su familia?

Se hablaba mucho de la familia y también de un tema que me aburría: deportes.

¿Y con sus hijos?

Casi todos los días tengo invitados en mi casa, y ellos tienen bastante conversación. En mi familia se decía que la persona que tenía buena conversación era educada. Y mis hijos la tienen, y me felicitan por eso.

***

Sus dos hijos, Cósima, de 27 años, y Tristán, de 30, se incorporaron a la empresa de su madre; ella como jefa de relaciones internacionales y él, como director general. “Hay pocos diseñadores que puedan pasar a la siguiente generación, y eso también es un reto”, comenta la diseñadora.

Cuando eran niños, ¿cómo era para ellos tener una madre artista, diseñadora y noble?

Estudiaron muchos años fuera de España, en Inglaterra y en los Estados Unidos.

Con un estilo tan definido, ¿cómo hace para no repetirse?

Para eso es muy importante tener un equipo. Por eso decidí ser diseñadora y no pintora, porque el mundo de la pintura es muy íntimo. En cambio, en el mundo de la moda nunca estás sola, haces un desfile y hay 30 modelos, están los maquilladores, peluqueros, invitados. Es imposible estar sola, ni cuando vas al baño.

¿Por qué la necesidad de estar acompañada?

Porque eso te anima mucho. Quizás es una huida. Y el que está solo, como decimos en España, termina comiéndose el coco. Pero si estás con gente, estás siempre entretenido.

¿Se viste solo con sus diseños?

Solo con mis diseños. Normalmente llevo mis vestidos, mis zapatos, duermo en mis sábanas, uso mis toallas y hasta mis bragas son Ágatha Ruiz de la Prada.

¿La moda tiene que ser incómoda?

Ahora mismo hay una tendencia mundial, de la que estoy feliz, a la comodidad. Para que la gente sea más sana, ande más y cómoda. Puedes ir a una fiesta con una falda fantástica, y la llevas con una camiseta.

¿Y pasajera?

Yo espero que eso cambie, porque es un poco inmoral. Una camiseta tengo que usarla hasta que se rompa de tanto lavarla, entonces sería un éxito. Si en cambio tengo algo que no he usado más de una vez, ha sido un fracaso.

Moda, decoración, perfumes... ¿Qué le falta?


Tengo pendientes muchas cosas. Estoy en un momento de mi vida interesantísimo, de reinvención de todo.

Su vida transcurre entre viajes. ¿Cuál es su lugar en el mundo?

Es mi casa en Mallorca. Soy muy casera. Donde estoy feliz y cómoda es allí.

Premio de Diseño de Moda 2017

La diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada fue galardonada, el pasado 20 de octubre, con el Premio Nacional de Diseño de Moda 2017, que otorga el Ministerio de Educación, Cultura de España, dotado con 30.000 euros.

El jurado, informó Efe, premió por unanimidad a la diseñadora “en reconocimiento a sus más de treinta años de trayectoria, por su capacidad de vincular su trabajo en moda con otras manifestaciones de las artes, el diseño o la industria”.

Ágatha Ruiz de la Prada (Madrid, 1960), Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2009, estudió en la Escuela de Artes y Técnica de la Moda de Barcelona y con 20 años comenzó a trabajar en el estudio del modisto Pepe Rubio.

Presentó su primera colección en 1981, y cinco años después participó en su primer desfile de moda colectivo en París. Trabajadora incansable, viajera, llena de prendas multicolor los armarios.

MARIANGELES LÓPEZ SALON
LA NACIÓN (Argentina) - GDA@lanacion

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA