Ernesto 'El Che' Guevara, más allá del mito

Ernesto 'El Che' Guevara, más allá del mito

A 50 años de su muerte, Ernesto Guevara continúa como una de las figuras históricas más atrayentes.

Ernesto 'El Che' Guevara

Ernesto 'El Che' Guevara.

Foto:

Archivo histórico EL TIEMPO

09 de octubre 2017 , 10:40 a.m.

50 años tras su muerte, Ernesto Guevara continúa como una de las figuras más atrayentes de la historia. 

Su figura se ha convertido en algo emblemático para las posteriores generaciones de jóvenes en la lucha contra las injusticias sociales, en la política, en el fútbol, el cine, la literatura, las artes plásticas y en la música.

El compañero de Fidel y Raúl Castro, y de Camilo Cienfuegos, en la dirección de la lucha guerrillera en la Sierra Maestra que derribó la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista, había nacido en Rosario, Argentina, en 1928. Su padre, Ernesto Rafael Guevara Lynch, y su madre, Celia de la Serna, eran de clase alta empobrecida. El Che –como se conocería para siempre–, estudió medicina, leyó las obras fundamentales del marxismo en la universidad y se lanzó muy joven a recorrer el continente americano.

El Che en Colombia

Prestó servicios humanitarios en cada lugar donde hacía escala, especialmente en los Andes peruanos y en el Amazonas, junto con su compañero de viaje, Alberto Granado.

Estuvo en Colombia en 1952, bajo el gobierno de Laureano Gómez y Roberto Urdaneta Arbeláez. En carta dirigida a su mamá, su “querida vieja”, fechada el 6 de julio de ese año, expresa:

“El primer día en Bogotá fue regularcito; conseguimos la comida en la Ciudad Universitaria, pero no alojamiento, porque esto está lleno de estudiantes becados para seguir una serie de cursos que organiza la ONU…”. (Días después, el estudiante de Derecho Eduardo Santa, quien años más tarde se destacaría como historiador y novelista, les consiguió alojamiento en la Universidad Nacional)…

Y sigue la carta:

“Mañana veré a Millonarios y Real Madrid desde la más popular de las tribunas (…) Este país es el que tiene más suprimidas las garantías individuales de todos los que hemos recorrido, la policía patrulla las calles con fusil al hombro y exigen a cada rato el pasaporte, que no falta quien lo lea al revés, es un clima tenso que hace adivinar una revuelta dentro de poco tiempo. Los Llanos están en franca revuelta y el ejército es impotente para reprimirla, los conservadores pelean entre ellos, no se ponen de acuerdo y el recuerdo del 9 de abril de 1948 pesa como plomo en todos los ánimos; resumiendo: un clima asfixiante, si los colombianos quieren aguantarlo, allá ellos, nosotros nos rajamos cuanto antes”. (Tomado de mi libro Viajeros extranjeros por Colombia, Bogotá, Presidencia de la República, Biblioteca Familiar Colombiana, 1997).

Guerrillero y gobernante

El Che se radicó en Guatemala en 1954, cuando triunfó el presidente progresista Jacobo Arbenz, acusado de “comunista” por el gobierno de Eisenhower. Una operación militar organizada por la CIA lo derrocó a los pocos meses. Amenazado de muerte, Guevara se traslada a México, donde conoce a Fidel y a Raúl Castro, quienes planean, junto con otros cubanos exiliados, una insurrección contra la dictadura de Batista.

En una osada expedición desembarcan del yate Granma en el oriente de Cuba en diciembre de 1956. Conforman guerrillas, bajo el mando del joven abogado Fidel Castro, y luchan sin tregua desde la Sierra Maestra. El Che demuestra gran destreza estratégica: luego de comandar las tropas rebeldes en la batalla de Santa Clara, los guerrilleros liderados por Fidel triunfan el primero de enero de 1959.

El Che es designado por Fidel, entonces primer ministro de Cuba, para dirigir el Departamento de Industria del Instituto Nacional de la Reforma Agraria; luego es nombrado presidente del Banco Nacional (en broma, relataba que Fidel había preguntado a sus dirigentes: “¿Quién de ustedes es economista?” El Che levantó la mano y de inmediato recibió el nombramiento. Meses después le dijo a Fidel: “Yo entendí que habías preguntado: ¿Quién de ustedes es comunista?”). Finalmente fue ministro de Industrias.

El Che Guevara más allá del mito

En 1963 la revolución era joven. Con Fidel, salen del restaurante 1830.

Foto:

AFP / Centro de Estudios Che Guevara


Un hombre parco, austero, casi monacal. Detestaba las etiquetas y los protocolos. No aceptaba privilegios. Una vez rechazó una bicicleta que le habían obsequiado a uno de sus hijos. Estudiaba mucho: política, ciencias sociales, historia. Admiraba el genio militar de Mao Tse-tung en su Larga Marcha, que culminó con la derrota del sanguinario Chiang Kai-shek. Cuando el Che conoció a Mao sufrió un repentino ataque de asma.

No era hombre de gobierno ni de bufete. Decidió continuar la lucha “por la liberación de los pueblos” y así se lo hizo saber a su comandante en jefe, Fidel, quien aprobó la decisión de irse a combatir por la soberanía de otros países.

En 1965 “desapareció” de la escena. Hubo toda clase de suspicacias: que estaba distanciado de Fidel, que se había ido para el Congo, que había muerto, que estaba preparando una guerrilla en Colombia. Sobre esto se especuló a tal punto que, en Colombia, el general José Joaquín Matallana encaminó sus esfuerzos para dar con el paradero de Guevara. Hubo quienes dijeron haberlo visto por el Magdalena Medio.
La verdad se supo el 9 de octubre de 1967, cuando los medios de comunicación del mundo entero informaron de la captura en Bolivia, en la quebrada del Yuro, y de la muerte del legendario guerrillero, en La Higuera.

Captura y muerte

El Che fue capturado el 8 de octubre de 1967. De inmediato avisaron al general René Barrientos, entonces presidente de Bolivia, y después de reunirse con los agentes de la CIA y los altos mandos del ejército, se tomó la decisión de ejecutarlo. Nadie se atrevía a hacerlo. El capitán Gary Prado le ordenó al suboficial Mario Terán, de 25 años, que le diera muerte al guerrillero.

Terán, según relató años después, estuvo un rato frente al Che, quien con voz enérgica, le indicó:

Usted viene a matarme… Póngase sereno, porque usted va a matar a un hombre.

Terán recuerda que se sintió cohibido ante el Che Guevara. Sintió mareos y salió a buscar una botella de ron. La bebió en su totalidad y entonces se sintió con arrestos para disparar. Cumplida su terrible misión se fue a vivir a un pueblo perdido de los Andes. Su nombre y su figura quedaron envueltos en las tinieblas del olvido.

Cuatro décadas después, y con más de 70 años, Terán comenzó a perder la vista. El líder indígena Evo Morales, admirador y seguidor del Che, acababa de asumir el poder y de instituir el Estado Plurinacional de Bolivia. Misiones médicas cubanas no tardaron en llegar al país y comenzaron a sanar a millares de campesinos y gentes pobres, entre ellas el olvidado Mario Terán.

‘Milagros’ del Che

Como es bien sabido, el Che solía anotar en una libreta las experiencias cotidianas en la guerrilla. El cuaderno original fue hallado entre sus bolsos. No tardaron en iluminarse las mentes mercantilistas de algunos altos funcionarios, empresarios y periodistas, y después de leer (descifrar y traducir a otros idiomas) minuciosamente aquellos apuntes, las grandes editoriales de Estados Unidos, España y Europa planearon realizar el 2 de julio de 1968 un ruidoso lanzamiento del Diario del Che en Bolivia, con tan mala suerte que, un día antes, apareció la edición completa en Cuba y fue repartida gratuitamente en los cinco continentes. ¿La razón? Cuando le fue entregado el Diario al ministro de Gobierno, Antonio Arguedas, este le sacó copias y las envió a Fidel Castro.

Antiguos perseguidores del Che, asombrados de la forma “como idolatran a ese guerrillero”, curiosamente han terminado por admirarlo. En el sitio donde cayó se han levantado altares con retratos, flores, velas y recordatorios. Aseguran que todos los que libraron la lucha contrainsurgente que culminó con la ejecución del Che han muerto trágicamente (el dictador Barrientos murió electrocutado en un helicóptero) o padecen penosas enfermedades.

El día en que murió

Carlos Bastidas
Escritor


Cuando murió el Che yo estudiaba bachillerato en Túquerres, Nariño. Por esa época, los hombres ebrios desafiaban a la autoridad gritando por las calles: “¡Viva Cuba!” “¡Viva Castro!”. A mi papá recuerdo haber ido a sacarlo de un calabozo por eso. Ya en casa, de debajo de la camisa sacó unas hojas arrugadas de ‘Life’ en español, en las que se veía al Che sobre un estrado de piedra y rodeado de los militares bolivianos que lo habían ejecutado. Así lo conocí. Sentí tristeza por los campesinos que, habiendo ido el Che a luchar por ellos, lo delataron; desprecio por los militares que reían ante su cadáver. Compuse un poema que titulé “El Cristo de La Higuera”, y después dejó de interesarme la figura del guerrillero argentino.

‘Mi generación fue guevarista’

Memorias del escritor umberto valverde

Mi generación fue guevarista. Mi padre, Octavio, fue fundador del Partido Comunista, líder de Fedetav, una sindical del Valle. Para mí el Che es una figura mítica, tan intacta como cuando yo era muchacho. Sus textos eran obligados. Varias veces he visto la película y me gusta: es un romántico soñador. Claro, era una locura ir a Bolivia. Solo a él se le ocurre. También lo de África, pero ellos creían en una revolución mundial. En adelante fue el símbolo de la protesta. Éramos una generación de protesta. Casi todo el continente creía en la revolución cubana, y el Che fue su ícono. Cuando estuve en La Habana por primera vez y llegué a la plaza de Revolución, con esa efigie de él, sin ser yo militante, solo un hombre radical, me arrodillé.

El guerrillero que buscó la revolución mundial

14 de junio de 1928: Nace Ernesto Guevara de la Serna en Rosario (Argentina), en el matrimonio de Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna.

Octubre de 1950: Sale en su primer viaje por América Latina. Al año siguiente, parte en moto con Alberto Granado. Visita Colombia.

Agosto de 1952: Luego de retornar a su país, recibe el grado de médico. Decidió estudiar medicina tras la muerte de su abuela paterna.

7 de julio de 1953: Viaje por América del Sur y Central. En Guatemala hace amistad con cubanos, uno de ellos Ñico López, lo apoda Che.

Julio de 1955: Le presentan a Fidel Castro y se compromete con la lucha por conseguir el derrocamiento de Fulgencio Batista.

JOSÉ LUIS DÍAZ- GRANADOS
Especial para EL TIEMPO
* Poeta, novelista y periodista cultural

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA