El nuevo tónico contra el estrés de los jóvenes neoyorquinos

El nuevo tónico contra el estrés de los jóvenes neoyorquinos

Abren bares donde se sirven cocteles a base de una bebida relajante como alternativa al alcohol.

Coctel kava

El kava es una suerte de mitad té, mitad bebida relajante y estimulante. Se sirve en tazones.

Foto:

Don Emmert / AFP

11 de febrero 2018 , 12:40 a.m.

Surgió en el Pacífico Sur hace miles de años y hoy se ha instalado en una de las megalópolis más agitadas del mundo: Nueva York.

Jóvenes neoyorquinos estresados han empezado a poner de moda el kava, una bebida levemente narcótica, para soportar largas jornadas laborales, multitudes en el metro y a Donald Trump.

Proviene de una raíz que se muele hasta convertirla en polvo, se mezcla con agua y luego se cuela. El kava puede tener un sabor a agua con barro y provocar arcadas si no se mezcla con alguna fruta licuada, en lo que se conoce como un ‘kavatail’, pero sus adeptos aseguran que mejora el humor y alivia el estrés de la vida moderna.

La bebida, con propiedades sedativas, anestesia levemente la lengua y los labios, relaja y provoca algo de euforia, sentimientos raros en una congestionada Nueva York, una cacofonía de ruidos, gritos y personas mal dormidas.

“Si hay una ciudad que necesita relajarse un poquito y calmarse, es Nueva York”, dice Harding Stowe, el propietario de Brooklyn Kava en Bushwick, un barrio que tiene una creciente escena artística y está rápidamente aburguesándose.

“Creo realmente que esto prenderá de manera explosiva, y pienso que eso ya está comenzando”, dice el empresario de 31 años.

El kava tiene sus raíces en la tradición de islas del Pacífico como Fiyi, pero en Occidente es cada vez más considerado como una alternativa al alcohol por parte de jóvenes que quieren salir sin despertarse con resaca al día siguiente.

“Es muy relajante. No es como el alcohol o las drogas”, dice la artista de Brooklyn Sabrina Cheng, de 26 años. “Tengo una baja intolerancia al alcohol, pero con el kava puedes estar bien todo el día, leer tu libro, estar con tu computador, conversar…”.

Los sondeos muestran que los adolescentes y ‘millennials’ beben menos que sus padres, y muchos empresarios del kava piensan que un futuro menos embebido en alcohol está a la vuelta de la esquina. “Ir de bares cada noche ya no está de moda, la gente quiere algo nuevo y saludable”, asegura Stowe.

No es la primera vez que el kava –que se consume en todas las culturas de la Polinesia– desembarca en Occidente. En la década de los 90 hubo un ‘boom’ inicial, pero importaciones de baja calidad, combinado al escaso conocimiento de la planta, así como productos fabricados como medicinas y de dudosa calidad, generaron una publicidad negativa sobre eventuales problemas de salud por su consumo e, incluso, prohibiciones en varios países de Europa.

Pero aunque la agencia gubernamental de alimentación y medicamentos de Estados Unidos advirtió en 2002 de un potencial riesgo “raro” de lesión grave del hígado asociada a productos que contienen kava, la raíz atraviesa ahora un nuevo ‘boom’, y las exportaciones desde Fiyi se han más que duplicado entre 2012 y 2016.

“A diferencia de lo que pasaba en los años 90, el conocimiento académico de la planta es mucho mayor. Ha sido estudiada a fondo y es generalmente percibida como algo seguro y benéfico”, dice Zbigniew Dumienski, investigador del kava en la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda.

Aunque ya es bastante conocido en Florida, el kava se ha arraigado con bastante lentitud en la ciudad más poblada de Estados Unidos, donde hay solo tres establecimientos dedicados al kava de un total de 10.000 bares. Increíblemente, dos de ellos están muy próximos, a una distancia que puede recorrerse a pie en Bushwick. Este barrio es el ambiente perfecto para el surgimiento del cliente estadounidense de kava: jóvenes de poco más de 20 años, que están iniciando estresantes carreras, atravesando relaciones amorosas, batallando los crecientes problemas del metro neoyorquino, y en esta ciudad demócrata, tratando de lidiar con la depresión tras la elección de Trump.

“Tuve mucha ansiedad en mi empleo anterior, y esto definitivamente me ayudó mucho”, comenta Phil Mai, de 25 años, un analista financiero de una empresa de comunicación en Manhattan, sentado en la barra de House of Kava con su amiga Susie. Phil cuenta que antes solía tomar alcohol dos o tres veces por semana, pero desde que comenzó con el kava eso cambió.

El bar tiene varias noches temáticas para atraer clientes, como noches de micrófono abierto que convocan a raperos, poetas y comediantes. La mayoría de los clientes son veinteañeros, aunque recientemente algunos sesentones han comenzado a curiosear.

Con sus luces bajas, el bar es increíblemente acogedor. Susie dibuja. Otra mujer está hundida en su ordenador portátil. Otro cliente lee, y una pareja conversa suavemente. Nada que ver con el griterío habitual de los bares de Nueva York.

“Al revés de lo que sucede en un bar normal, nadie ha amenazado con quemar el bar o empezar una pelea”, bromea el gerente de House of Kava, Ryan Lloyd. Los negocios están mejorando, afirma, lo mismo que sucede en su competidor Brooklyn Kava. Pero cuando Stowe abrió este último local en febrero del 2016, inicialmente pensó que había cometido un error. “La gente no sabía lo que era el kava”, dijo Stowe, que calcula que el verdadero despegue comenzó hace unos seis meses.

¿Otra moda pasajera en busca del elixir de la felicidad? Amanecerá y veremos.

AFP
Nueva York

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.