Un Chato renovado / El caldero

Un Chato renovado / El caldero

El restaurante en Chapinero Alto reúne tradición, buena cocina, creatividad y un servicio amable.

Foto:
08 de junio 2017 , 04:02 p.m.

Hace un par de años, la apertura de El Chato constituyó una de las buenas noticias de la gastronomía bogotana, lo cual no significa poco si se tiene en cuenta lo dinámico de este sector en la capital colombiana, la cantidad de nuevos restaurantes que se abren cada mes, la profesionalización de los cocineros y la llegada de conceptos que han demostrado sus bondades en otras latitudes.

Por eso, la buena noticia de la apertura de El Chato empezó a circular entre quienes andan pendientes de las nuevas propuestas culinarias, que encontraron allí una carta sencilla pero muy bien elaborada; unos cuantos platos preparados con paciencia, a fuego lento, con trucos de las abuelas, de esos que no aparecen en los libros de recetas.

Fue tal el éxito de El Chato, que hace unos meses debió cambiarse de su rincón en Quinta Camacho a una sede mucho más amplia: una esquina de Chapinero Alto que, además de exaltar la buena cocina, rinde culto a la buena arquitectura.

Se trata de un espacio moderno, con toques industriales, muy bien logrado: ameno, acogedor, inspirador.

Visité hace poco la nueva sede de El Chato y encontré algunos de los platos que le dieron fama –el codillo de cerdo, el arroz con pollo marinado y la canilla de cordero, entre otros– y unas cuantas sorpresas gratas en la carta.

Probé, por ejemplo, una sopa que no dudo que entrará muy pronto en la lista de platos célebres del repertorio culinario de Bogotá: se trata de una crema de chontaduro que lleva trozos de envuelto de maíz y cubos de queso costeño. ¡Maravillosa!

También disfruté mucho la ensalada de remolachas ahumadas, que llega a la mesa con quinua y queso de cabra. Como deben serlo las buenas ensaladas, tiene un justo equilibrio de sabores y de texturas. Los amantes de la remolacha, como yo, celebramos que esta venga en forma de delicados chips.

Todo apunta, en fin, a que si la primera época de El Chato fue tan llamativa y tan reveladora, esta nueva era será la de la consolidación. Hay allí buena cocina, una suma bien lograda de creatividad y tradición, un servicio amable y eficiente, y una puesta en escena llamativa.

El Chato. Calle 65 n.° 3B- 76, Bogotá. Teléfono: 743-9931.

SANCHO
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA