Y el ombligo de Venus se hizo plato... / Columna gastronómica

Y el ombligo de Venus se hizo plato... / Columna gastronómica

El nacimiento de los tortellini, un alimento que pertenece a la categoría de pasta rellena.

Foto:
22 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Desde que, de pequeño, supe de ellos, siempre me han parecido los dioses más humanos que los hombres inventaron. Me refiero a los dioses olímpicos.

A esos dioses les gustaba mucho zascandilear entre los mortales, llegando con mucha frecuencia a la más absoluta intimidad; también eran aficionados a intervenir en las guerras, en las que el Olimpo se acababa dividiendo en dos bandos, como en la de Troya.

La que hoy nos ocupa es una guerra menor, una guerra del siglo XIV entre Bolonia y Módena por un quítame allá esas pajas o, más bien, por la posesión de un viejo cubo de madera que ambas partes exhibían como trofeo. El incidente se conoce como ‘La secchia rapita’ (el cubo secuestrado), e inspiró una poesía de Alessandro Tassoni.

El poeta, y el imaginario popular, contó a Baco, Marte y Venus entre los favorecedores de los modeneses. Y según Robert Graves, ésta habría sido la última vez que los olímpicos fueron vistos en la tierra. El caso es que cenaron y pernoctaron en una posada llamada ‘Corona’, en Castilfranco, en la frontera entre ambos contendientes. Marte y Baco madrugaron y dejaron sola a la diosa de la belleza. El hostelero, al ir a despertarla, tuvo acceso visual a varios segmentos del cuerpo de Venus, quedando especialmente cautivado por su ombligo.

Lo cuenta Giuseppe Ceri en un himno titulado, precisamente, ‘L'ombelico di Venere’ (el ombligo de Venus): el hostelero, tras la visión de la diosa, salió disparado a la cocina, donde se puso a trabajar con la masa... “e imitando de Venus el ombligo, aprendió el arte de hacer el tortellino”. Tortellini es, claro, el plural de tortellino.

El salto a la fama

Su puesta de largo se produce al ser incluido por Bartolomeo Scappi, cocinero del papa Pío V, en su gran obra culinaria.

Su origen lo reclaman ambas ciudades contendientes, Módena y Bolonia, pues Castilfranco entre ambas.

Los tortellini pertenecen a la categoría de pasta rellena, pero de pequeño tamaño. Su confección requiere mucha práctica, precisamente por esa pequeñez.

El relleno, normalmente de magro de cerdo, ternera y parmesano, ha de dividirse en porciones no mayores que media avellana. Luego hay que darles la forma (de ombligo, naturalmente) y cerrarlos. Su tamaño es mínimo, lo que hace que su elaboración no sea sencilla para principiantes.

Se me ocurren pocas cosas tan reconfortantes como un sustancioso caldo de capón amenizado con estas maravillosas piececitas de pasta. Y si, encima, pienso que ante mí tengo al ombligo de Venus... para qué les voy a contar.

CAIUS APICIUS
Periodista gastronómico de EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA