Gastronomía del guayabo / El condimentario

Gastronomía del guayabo / El condimentario

Definitivamente la gastronomía de los excesos de alcohol es muy particular y sabrosa.

Margarita Bernal

Margarita Bernal.

Foto:

Tomada de elcondimentariodemargarita.com

25 de junio 2017 , 12:17 a.m.

Al despertar creemos que llegamos a la consumación de nuestros días y por supuesto arrepentidos, nos prometemos que jamás lo volveremos a hacer, si es que salimos vivos de esta, porque siendo sinceros fallecemos en cada guayabo. Es una muerte chiquita y tortuosa donde el desasosiego perturba durante todo el día. Pero hay que ser optimistas y sacarle provecho a lo malo y en este caso lo mejor que tiene una pasadita de tragos, es que da un hambre voraz de platillos muy apetitosos y tentadores.

Como sentimos que es nuestro final, casi como si estuviéramos en el tenebroso pabellón de los condenados a muerte, nos permitimos sin ningún remordimiento nuestra última cena, donde poco importan las calorías, los carbohidratos, los excesos y las contraindicaciones. Buscamos alimentos que nos recuerden un poco al calor de hogar pero que también sean contundentes y generosos. Jamás en la historia de un guayabo dan ganas de tomarse un jugo verde multivitamínico con toda clase de nutrientes, de esos que están de moda, porque en ese momento de debilidad ¿quién carajo piensa en la espirulina, la chía, la maca, los germinados o el gluten? En términos de antojos nos inclinamos más hacia la comida grasosa, picante, hipercalórica y que esté bien calientita como si fuera un abrazo.

Hice una encuesta informal en las redes sociales preguntando a mis amigos qué es lo que les gusta comer en esta situación y sin importar el país o la región de origen las respuestas eran similares. Un italiano se inclinó por los ‘tortellini in brodo’, un tipo de pasta rellena, servida y cocinada en un sustancioso caldito. Me hablaron también del tan colombiano caldo de costilla con papa y cilantro, un peruano se decidió por el de gallina y otros mencionaron el ramen que es una preparación japonesa, a la final todos estos antojos no son lo mismo pero casi, ya que son sopas consentidoras con sabor casero y que ayudan a hidratar. Otra de las grandes triunfadoras fue la hamburguesa con queso, seguida de la carne a las brasas, el pollo asado, el chorizo grasoso con arepa y la empanada. Hubo mucho énfasis en el ají o pique, parece ser que el cuerpo reclama una alta dosis de adrenalina. Postres poco, aunque no faltó el que come ‘brownies’, yo creo que ese es por otro tipo de resaca.

Definitivamente la gastronomía de los excesos de alcohol es muy particular y sabrosa, benditos sean los domicilios, las mamás, esposas y abuelas que nos resucitan en cada salida de farra. ¿Y a usted de qué le dan ganas?

MARGARITA BERNAL
Especial para EL TIEMPO
www.elcondimentariodemargarita.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA