Sonreír, recordar, proponer / El caldero

Sonreír, recordar, proponer / El caldero 

Lista detallada de las cualidades de las que debe gozar un buen mesero.

06 de julio 2017 , 05:23 p.m.

Mi columna pasada, en la que hablaba de un restaurante en el que fui muy bien atendido, sirvió de punto de partida para una conversación informal con un grupo de gente cercana al mundo de la gastronomía, en la cual tratamos de establecer las cualidades de las que debe gozar un buen mesero.

Las reproduzco a continuación (incluidas algunas que son incluso irreverentes), y acepto de los lectores todas las sugerencias con las que quieran completar la lista:

*Que conozca muy bien la carta del restaurante: tanto así que pueda describir con precisión los platos y mencionar los ingredientes de una receta.
*Que evite recomendar exclusivamente los platos más caros que aparecen en la carta.
*Que evite los superlativos para calificar la comida que ofrece, y jamás describa un plato como “muy delicioso”.
*Que trate a los comensales con amabilidad pero sin excesos de confianza.
*Que advierta cuando las porciones son generosas y se prestan para ser compartidas.
*Que no camine con la cabeza agachada: que la levante y la mueva en todas las direcciones, de manera que pueda detectar las mesas en las que algo necesitan y acuda al llamado de los clientes, aunque no se trate de una de las mesas que le han sido asignadas.
*Que se preocupe por su presentación personal.
*Que conozca las virtudes del desodorante y del enjuague bucal.
*Que use el cortaúñas al menos una vez por semana.
*Que se quede en su casa incapacitado cuando tenga gripa.
*Que trate de interceder ante el chef cuando uno de los clientes pretenda alguna modificación que no se salga de toda lógica.
*Que ejercite la memoria, y, en todo caso, que preferiblemente utilice papel y lápiz para anotar los pedidos.
*Que pueda ofrecer primeros auxilios psicológicos: al fin y al cabo, ¡hay tantos comensales que les cuentan sus penas a los meseros!
*Que sepa que un buen mesero puede lograr que uno perdone fácilmente las fallas de la cocina, pero que sepa también que un mesero desatento o incompetente puede echar a perder la excelencia culinaria.
*Que sea cómplice de buenas causas de los clientes y apoye, entre otras, reconciliaciones y pedidas de mano.
*Que tenga nociones básicas de contorsionismo para que pueda moverse con agilidad entre las mesas, esquivando comensales y cargando con las manos en alto varios platos a la vez.
*Que sepa que su oficio puede ayudar a hacer feliz a la gente.

Sancho
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA