Cuando el verdadero oro es la arracacha

Cuando el verdadero oro es la arracacha

Una muestra en el MamBo y un platillo de Crepes & Wafles resaltan el tesoro de Cajamarca.

Cuando el verdadero oro es la arracacha

La obra del pintor Pedro Ruiz inspirada en Cajamarca y ‘Saqqara’, que significa ‘el que abre el camino’; una receta de Crepes & Wafles que incluye arracacha.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO - Crepes & Wafles

16 de enero 2018 , 06:48 p.m.

Un niño sobre una barca que carga una raíz de arracacha gigante es la imagen que la cadena de restaurantes Crepes & Wafles puso sobre sus mesas en meses recientes. El modelo fue Harrison, el hijito de 9 años de un cultivador de arracacha de Cajamarca, el municipio tolimense que por consulta popular, el 26 de marzo de 2017 decidió sacar la minería de su territorio.

La imagen corresponde a un óleo sobre lienzo del pintor Pedro Ruiz y es parte de la muestra ‘Oro vital. Cajamarca’, que ocupa dos salas del Museo de Arte Moderno de Bogotá (MamBo).

La primera sala da un contexto sobre la temática de la exhibición. Figuran una mata de arracacha que llegó a la muestra siendo casi un brote, un fotomontaje en la pared que combina lo que es el paisaje de Cajamarca y lo que sería si se continuara con la explotacón minera y el mapa minero del país, que en alarmante tono rojo ilustra la proliferación de esta actividad en los últimos años.

La siguiente sala presenta las obras que Pedro Ruiz elaboró cuando se unió al proyecto, entre estas el óleo original, bautizado Arracacha de Cajamarca, además de pinturas hechas por los niños de esa región en talleres dirigidos por él.

Dice Felipe Macía, director de sustentabilidad de Crepes & Wafles, que la firma empezó a relacionarse con Cajamarca a partir del ‘no’ a la minería. “Nos impactó esa madurez democrática –afirma–. Así que fuimos con la intención de construir con ellos estructuras económicas que promovieran un desarrollo alineado con la naturaleza”.

Encontraron una cultura campesina muy arraigada. “Son campesinos que viven de la arracacha y otros productos, que, incluso, exportan; son exitosos, y con ellos empezamos a ver qué oportunidades había de integrar sus productos a Crepes & Wafles”, añade.

Macía y su equipo descubrieron algo que los lugareños ya tenían claro: que su oro era la arracacha. “Es gente orgullosa de su producto; sus abuelos la producían, sus hijos quieren producirla”.

Entonces vincularon al pintor Pedro Ruiz, que ya venía trabajando en una serie sobre las verdaderas riquezas de Colombia. “El arte tiene el don de mostrar el valor de lo cotidiano, así que decidimos montar al exhibición para invitar a la gente de Bogotá a mirar con otros ojos”, dice Macía.

La muestra cerrará este 21 de enero. Tuvo como punto de partida la apertura de una sede de la cadena en el museo, en octubre pasado, y con el estreno del crepe saqqara, que lleva puré de arracacha aunque sus sabores recuerden las influencias orientales. Este crepe y la llegada de la arracacha a la barra de ensaladas buscan recordarle al público lo delicioso que es este alimento.

Si bien Crepes & Wafles tiene como base de su carta una elaboración foránea –el crepe– y sus sabores han sido como un mosaico del mundo, no es gratuito que muchos de sus nuevos platos tengan más guiños hacia lo local.

“Crepes & Wafles siempre tendrá sabor internacional –explica Macía–, pero el camino que se nos abre es resignificar lo nuestro en preparaciones que pueden ser internacionales, a medida que nos conectamos más con la cocina colombiana”.

LILIANA MARTÍNEZ POLO 
EL TIEMPO
@Lilangmartin

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.