El país real y el país de las ficciones de Borges

El país real y el país de las ficciones de Borges

El número 13 recuerda al poeta enamorado de una mitología.

El país real y el país de las ficciones de Borges

En esta ocasión, el fascículo viene acompañado de las monedas de 10, 25 y 50 ‘aurar’, de Islandia.

Foto:

EL TIEMPO

07 de mayo 2018 , 11:16 p.m.

No es inexplicable ni tan exótica, aunque lo parece, la afición de Jorge Luis Borges por Islandia, ese país que de tanto mencionarlo en sus textos llega a volverse como uno de los frecuentes juegos de su enjundioso ficcionar.

Es verosímil pensar que un hombre cuya vida lo ha llevado a perder la vista, un hombre sedentario, cuya existencia poco a poco fue concentrándose en el poder de sus lecturas y su imaginación, limitado a los movimientos que le permitían sus lazarillos, se enamorara de dioses y héroes (Thor y Odín) vikingos de las sagas nórdicas, en un mundo que venía de fascinarse con solo las mitologías de Grecia y las de Roma. Lo germánico, en Borges, es la clave de una universalidad que le hacía falta a Occidente, la misteriosa conexión con lo oriental a través de la herencia lingüística indoeuropea. Borges consideraba el germánico como el latín nórdico.

El idioma islandés —que gracias a su escasa evolución como lengua mantiene las estructuras y matices del germánico que sedujeron a Borges (del germánico derivaron el alemán, el inglés, el holandés, el noruego, el danés, del cual nace el islandés)— es hablado hoy por apenas 320.000 personas.

Es en este poema en el cual explicita sus motivaciones: “Qué dicha para todos los hombres, / Islandia de los mares, que existas. / Islandia de la nieve silenciosa y del agua ferviente. / Islandia de la noche que se aboveda / sobre la vigilia y el sueño. / Islandia del día blanco que regresa, / joven y mortal como Baldr. Fría rosa, isla secreta / que fuiste la memoria de Germania / y salvaste para nosotros / su apagada, enterrada mitología...”.

¿Es fortuito que Borges también le haya escrito un poema A una moneda? ¿De qué manera aparece tal coincidencia en esta nota que debería tratar de los ‘aurar’, como se llaman las monedas y los billetes de Islandia?

Curioso: para Borges, una moneda (“aquel disco de metal”) es la imagen concreta del destino. Encarna la apuesta a lo desconocido, un compromiso con lo ignoto: “...tiré desde la cubierta más alta / una moneda que brilló y se anegó en las aguas barrosas, / una cosa de luz que arrebataron el tiempo y la tiniebla. / Tuve la sensación de haber cometido un acto irrevocable...”.

Cómo tener la colección completa

Adquiera la serie completa de 30 fascículos + 15 billetes + 46 monedas + 9 folios clasificadores + 30 fichas de países + 1 archivador.

Para los socios del Club Vivamos EL TIEMPO hay un beneficio especial: obtenga toda la serie colección por solo $ 454.000. Precio al público:  $ 544.900. Llame al 426-6000, opción 3, en Bogotá, o por la línea gratuita nacional 01 8000-110990 o en www.eltiempo.com/monedasybilletes. Espere la próxima entrega: 5 de mayo: Perú.

FRANCISCO CELIS ALBÁN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.