Una mirada novedosa a un viejo horror / Navegantes del cable

Una mirada novedosa a un viejo horror / Navegantes del cable

‘Mindhunter’, la nueva apuesta de David Fincher, ya se perfila como una de las series del año.

Mindhunter, serie de Netflix

Jonathan Groff (derecha) interpreta al agente Holden Ford.

Foto:

Patrick Harbron / Netflix

22 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

‘Mindhunter’ ya se perfila como una de las series del año. La nueva apuesta del realizador David Fincher consiguió no solo llamar la atención de la crítica, sino que es posible que traiga un nuevo aire al género policíaco en televisión, intoxicado de lugares comunes por culpa de los excesos forenses.

La nueva producción, disponible en Netflix, es oscura, densa desde el punto de vista dramático y muy cerebral a la hora de retratar un tema más que explorado: los asesinos en serie.

Pero Fincher no cae en la trampa de repetir la fórmula de, a partir de un crimen, construir una investigación y un conflicto entre agentes y antagonista. Con ‘Mindhunter’ teje de manera detallada la psicología de un tipo de criminal, pero desde la óptica de un agente que trata de entender la naturaleza de la maldad y su evolución en un ámbito policíaco que parecía haberse estancado en una serie de modelos y juicios.

Ambientada en la década del 70, cuando los asesinos en serie se convirtieron en un tema de charla y de preocupación para la sociedad estadounidense por culpa de criminales como Charles Manson y David Berkowitz, conocido como el asesino de la calibre 44, la serie adquiere un magnetismo especial al querer meterse donde nadie había querido entrar hasta ese momento: la humanidad de esas personas que de repente se convirtieron en monstruos.

Por eso, hay que armarse de paciencia y, sobre todo, de mucha atención para asumir el incómodo pero fantástico viaje narrativo que propone esta serie, cuyos protagonistas, Holden Ford (Jonathan Groff) y Bill Tench (Holt McCallany), van descubriendo esos rasguños de la condición humana que explotan en crueles asesinatos.

A los que han seguido la carrera de David Fincher les resultarán familiares el ritmo, la estética y el interés por la psicología criminal. Es más, identificarán elementos vistos en películas como ‘Seven’ y ‘Zodiac’. Pero la serie no se queda en la referencia o el tributo, sino que asume el riesgo de ser novedosa en un paquete ‘vintage’ y relevante en momentos como este, cuando se discuten el poder de las armas y los enfermizos alcances de aniquilación que sigue mostrando la humanidad.

ANDRÉS HOYOS
Redactor de EL TIEMPO@AndresHoy1

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA