La carta de amor al cine del director Todd Haynes

La carta de amor al cine del director Todd Haynes

El artífice del filme 'Carol' habló con EL TIEMPO sobre 'Un viaje maravilloso', su nueva película.

Película Un viaje maravilloso

En la cinta ‘Un viaje maravilloso’, dos historias se conectan de forma misteriosa. La actriz Julianne Moore encabeza el reparto.

Foto:

Cineplex

12 de marzo 2018 , 09:00 p.m.

“Continuamente me atraen historias que dan una mirada al pasado. Me gusta que el espectador tenga una lectura especial de algo que ya sucedió, que pueda mirar de una manera especial”, dice el realizador estadounidense Todd Haynes, en entrevista con EL TIEMPO.

Sus palabras describen de forma clara el reciente trabajo del director estadounidense, de 57 años, recordado por el drama Carol (2015), I’m not There (2007), Velvet Goldmine (2002) o Lejos del cielo (1998), que también están conectadas con momentos específicos de la historia.

Por eso, no es extraño verlo embarcarse en una nueva aventura de época con su más reciente producción, Un viaje maravilloso: una fábula con toques de cine de fantasía acerca de dos niños de diferentes épocas que deciden emprender una travesía para cambiar el rumbo de sus vidas.

Ben es un pequeño que quiere saber qué pasó con su padre y decide escapar de su casa al descubrir una pista que puede resolver el misterio, en tanto que Rose vive obsesionada con el trabajo de una actriz mientras sueña con romper las ataduras que siente en su hogar. Hay elementos que los unen, pero lo interesante es que viven en décadas diferentes.

El niño vive en los años 70, mientras que ella está en la década de los 20, lo que implica un reto adicional para el realizador, quien va conectando las historias gracias a una edición muy precisa en la que se salta en muchos momentos de un periodo a otro sin perder el ritmo. Además, los une otro detalle: ambos son sordos.

“Esta es una película que no está enraizada en el diálogo, lo que lleva a tener que separar (como espectadores) lo que se escucha y lo que se está viendo”, explica el director, dando una clave de cómo asumir la experiencia de un filme en el que la música tiene también un protagonismo especial.

En el viaje de Ben suena el rock de David Bowie, hay fragmentos de soul y funk, mientras en la aventura de Rose, la música clásica se encarga de resaltar los momentos de su aventura, que es contada como si fuera una película muda.

“Claro, la música y el cine tienen una larga y bella historia juntos, y eso lo he conectado siempre en mi trabajo. Recuerdo que cuando estaba en la universidad, hacía mis selecciones de música, y siempre las imaginaba como pequeñas narrativas paralelas. En un casete de 60 o 90 minutos querías tener un arco de emociones en la manera como organizabas cada tema musical, ya fuera con música de Roxy Music o de David Bowie; un esquema que funciona muy bien dentro de lo que quise contar en esta película”.

Esta es una película que no está enraizada en el diálogo, lo que lleva a tener que separar (como espectadores) lo que se escucha y lo que se está viendo

El gran silencio

“¿Sabes? Otro reto que tuve fue tener una buena parte de la película sin diálogos”, recalca.

“Lo divertido es que si te metes de lleno en ella, no te afecta ese detalle, y cuando vuelves a escuchar conversaciones te das cuenta de que les diste un momento especial a otros elementos muy valiosos en la experiencia de ver un filme (…). Es cierto, esto también es un tributo al cine mudo”, insiste Todd Haynes, quien se interesó por un guion del escritor Brian Selznick (también autor de La invención de Hugo Cabret, que fue llevada al cine por Martin Scorsese).

“Fue como una hormiguita cinemática que me mordió y me hizo buscar la manera correcta de contar las vivencias de esos dos niños”, reconoció el director, que, sin perder el detalle visual y buscar una profundidad temática, consiguió quizás su película más tierna y familiar.

“Es sin duda el trabajo de un artesano cuya atención al detalle es equiparable a la de los conservadores de museos, que también son homenajeados en la historia”
, opinó Owen Gleiberman, de la revista Variety.

Mientras que David Ehrlich, de Indiewire, la consideró “una aventura de inocencia elaborada con cariño que quiere juntar piezas para lograr un rompecabezas de grandeza, al cual se le ven los puntos de unión”.

Sin embargo, no se puede negar que Un viaje maravilloso es un delicioso ejercicio de sensaciones que se amplifican gracias a la mirada de un Haynes muy nostálgico y que siempre está comprometido con encontrar una mirada hermosa de una realidad que no siempre lo es.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
EL TIEMPO
En Twitter: @AndresHoy1

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.