Él es Santiago Alarcón, el actor que interpreta a Jaime Garzón

Él es Santiago Alarcón, el actor que interpreta a Jaime Garzón

Cada noche se pone en los zapatos del humorista en la serie ‘Garzón vive’, que se emite en RCN.

Santiago Alarcón, protagonista de ‘Garzón vive’

Alarcón, en el papel de Néstor Elí, portero del Edificio Colombia, creado por Garzón.

Foto:

Cortesía RCN Televisión

23 de enero 2018 , 10:17 a.m.

Hasta ahora, Santiago Alarcón había conquistado al público con su personaje de Germán Quintero, ‘el Macho Alfa’, más conocido como ‘El man es Germán’. Cresta ‘punk’ grande, perdedor absoluto, farolero, insoportable, perezoso, atenido, ‘El man es Germán’ fue salvado por su amor a su hijo, por quien terminaba haciendo bien las cosas. Este personaje (salido de la telenovela ‘Las detectivas y el Víctor’) le dio fama y reconocimiento.

Después de esta producción, Alarcón estuvo en ‘La tusa’, ‘La Niña’ y ‘Las Vega’s’, donde fue protagonista junto a Natalia Ramírez, entre otros. Y ahora es Jaime Garzón, en la producción ‘Garzón vive’, de RCN, dirigida por Sergio Cabrera.

La serie presentada después de tres años de ires y venires (pasó de la desaparecida RTI a RCN, entre otros) y de la negativa de Marisol Garzón a que el proyecto se llevara a cabo. Según varias publicaciones, para la única hermana de Garzón el trato dado a la representación de Jaime en la serie ‘Tres Caínes’ no fue el mejor y hubiera preferido un documental. Sin embargo, Alfredo y Jorge Garzón estuvieron de acuerdo.

Hace unos días la hermana del humorista en una rueda de prensa afirmó que “el canal RCN está desarrollando una competencia desleal y una usurpación de la marca Jaime Garzón Forero” y por eso se iniciarán acciones legales. 

Santiago Alarcón es quien todas las noches está poniéndose en los zapatos del Jaime que Colombia ha querido y tiene como uno de sus íconos. Ese humorista que dejó de recuerdo ‘Quac, el noticero’ y ‘Zoociedad’, que luchó por liberar secuestrados y que fue asesinado el 13 de agosto de 1999, al parecer por orden de los ‘paras’.

El actor, que muestra un gran parecido con Jaime Garzón en su caracterización, nació en Medellín en 1977. Según cuenta, es daltónico, está casado con la también actriz Cecilia Navia y es el papá de dos hijos: Mateo y María. Sus allegados aseguran que es muy tímido, lo que no le impide ser el tesorero de la Asociación Colombiana de Actores (ACA) y pelear por la dignidad del gremio.

Las historias en su vida sobran y las ha contado su esposa. Una de ellas, que por su mala situación económica pidió su mano con un estuche de anillo, sin anillo, y dos años después pudo comprarlo. En las dos ocasiones, ella le dijo que sí.

¿Cómo se volvió Jaime Garzón?

Estaba sentado en el restaurante El Patio, en La Macarena de Bogotá, el favorito de Garzón y donde había ido dos veces. Estaba hablando con unos amigos cuando el libretista Juan Carlos Pérez, encargado de escribir la historia, tocó el vidrio de la ventana, me llamó y me dijo que iban a hacer la serie sobre Jaime Garzón y que si me apuntaba.

¿Fue como rara esa ‘escena’?

Todo, en serio, fue muy raro, por el lugar y por el personaje.

¿Y cómo siguió el proceso?

Fue largo, con crisis, porque primero lo iba a hacer RTI. Pasaron tres años y el proyecto se fue a RCN y uno con esa ilusión. En tres años dije que sí y luego dije no, porque hubo varios momentos complicados, hasta que hace un año, más o menos, me llamó Sergio Cabrera para contarme que iba a ser el director y que había que hacer otro ‘casting’. Pero esa nueva audición mía no fue tan buena, fue más de forma que de fondo. Sergio me llamó para repetirla porque faltaban muchas cosas. Y a principios de enero del 2017 me avisaron que los primeros días de febrero empezábamos a grabar y que debía bajar diez kilos. Uno todavía con los buñuelos de diciembre en la boca, y ¡a adelgazar!

¿Quién era Garzón para usted en ese momento?

Garzón se ha ido transformando en mi vida. Tuve conocimiento de él cuando no lo habían matado y supe qué hacía, pero no lo pude disfrutar tanto porque yo era muy joven. El hecho de conocer un poco su historia, lo que él quería, como lo decía, su capacidad para hablar con humor, me llevó a construir un sentimiento más especial hacia él, por lo que quiso ser. Y a través de esta experiencia, con el paso del tiempo, seguirá significando más, no lo voy a terminar de querer.

¿Qué le dejó este personaje?

Es un tema emocional muy fuerte y no lo quiero olvidar. Hay personajes que cuando se acaba la serie o la obra se van, uno les dice ‘chao’ y ya. Pero con Garzón, el ejercicio ha sido diferente, es una emoción que uno no quiere que se acabe rápido.

¿Qué le gustó de este personaje?

La parte pública la conocimos todos: sus programas y sus apariciones. Pero luego tuve que entrar en la parte personal, la construcción de su entorno y hablé con sus hermanos, ‘la Tuti’, su novia, los amigos, los libros que se han escrito. Hice un Garzón a través de muchas personas y momentos. Pero hay otras historias, porque él no andaba las 24 horas del día haciendo humor. Tuvo momentos difíciles, de depresión, en los que se encerraba. Momentos en los que nadie lo podía ver. Es una historia aparte ese Jaime, hubo que imaginarlo andando con un libro en la mano, distinto, de otra manera. Y cuando se marcaban ese tipo de escenas hablábamos mucho de eso, de cómo mostrarles esa parte a los televidentes.

Usted hizo un personaje recordado en televisión: Germán, de ‘El man es Germán’...

Espero que siga significando cosas para la gente, que todavía lo recuerda mucho. Las personas me preguntan por él, se ríen al verme, me miran con curiosidad. Disfruté mucho haciéndolo y disfruté mucho el equipo de personas con quienes trabajé.

Inicialmente ese era un personaje secundario...

Sí, y se volvió protagonista. Pepe Sánchez fue el director de ‘Las detectivas y el Víctor’, donde aparecía como esposo de una de las ‘detectivas’, de ahí lo sacó y lo volvió protagonista, lo convirtió en una serie.

Era un personaje mentiroso, perdedor, perezoso, hablador... y buena gente.

Sí, pero tenía una ganancia: su hijo, hacía todo por su hijo, por darle buen ejemplo a su ‘Tigre’, como le decía, y entonces se volvía un ganador.

Usted también hace parte de la Asociación Colombiana de Actores (ACA), que ha conseguido muchos logros y respeto por la profesión.

Estamos juntos desde hace tres años y eso es lo más emocionante. Luego de mucho tiempo conseguimos unirnos y aún hoy vamos a las reuniones, ejecutamos proyectos, construimos otros, alentamos el futuro… todos en el mismo lugar.

¿Siguen con la decisión de no participar en el Festival Iberoamericano de Teatro ante una falta de garantías y apoyo para el teatro colombiano?

Lo que está pasando nos da una nostalgia terrible: cuánto tiempo haciendo parte del festival, participando y asistiendo como espectador, y es muy triste lo que está pasando porque cada dos años teníamos funciones, conocíamos a gente de otras partes… No hay mejor fiesta que la del teatro, pero es muy doloroso que Colombia organice el festival y no inviten a los colombianos. Parte del éxito de esta fiesta hemos sido nosotros, y ahora no estaremos.

Con el de Garzón, ya son dos personajes suyos relacionados con el humor. ¿Qué es el humor para usted?

Sigue siendo muy difícil. A veces, uno cree que va a funcionar y no funciona. Es un género al que todavía le tenemos que descubrir muchas cosas, con muchos referentes para revisar y oír, pero es tan personal… Hay que redescubrirlo, creo, porque la vida siempre cambia.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
Cultura
olgmar@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.