Ryan Reynolds confiesa que adora ser como Deadpool

Ryan Reynolds confiesa que adora ser como Deadpool

El actor habla de su protagónico como el superhéroe más incorrecto, violento y divertido del cine. 

Deadpool

Deadpool llega crgado de más comedia, ironía y violencia en su nueva película.

Foto:

Fox

13 de mayo 2018 , 12:40 a.m.

"Adoro a Deadpool. No me molesta encasillarme y voy a interpretarlo cuantas veces pueda”, dice el actor Ryan Reynolds, quien de nuevo se viste de rojo, se llena de armas y se pone la máscara para enfrentar a los malos en la película: 'Deadpool 2', que se estrena el próximo jueves en Colombia.

Un brillo de emoción se le nota a Reynolds, quien conversó vía satélite con EL TIEMPO, acerca de su retorno a este entrañable y nada correcto superhéroe creado por Marvel, pero que tiene un comportamiento más radical, exagerado y virulento en su lucha contra el mal. “Para el 99 por ciento de los actores que conozco que no tienen empleo (...) encasillarse es algo puntual y está bien. Siento que este personaje ha sido muy bueno para mí”, agrega Reynolds.

El comentario de agradecimiento recuerda de alguna manera cómo este personaje del universo de los cómics de Marvel se convirtió en un éxito de taquilla, con 783 millones de dólares en todo el mundo en el 2016. Además se trataba de una película de superhéroes para público mayor.

La historia de Wade Wilson, un exagente que es sometido a un experimento para tratar de curar el cáncer, pero que en realidad se convierte en un conejillo de indias de algo mucho más malvado, para luego transformarse en un ser con poderes sobrehumanos y un corrosivo sentido del humor, se amplifica en esta nueva entrega cinematográfica, en la que cuenta con la aparición de Cable: hijo de Cíclope, de la saga de los 'X-Men'. El propio Reynolds reconoce que es mucho más, grande, más incorrecta, pero a la vez más entretenida y sorpresiva.

“Uno de los grandes cambios en esta etapa de la vida de Deadpool es que tiene que hacer algo desinteresado (…). Debe asumir una posición en la que debe dejarlo todo en su lucha cotidiana. Para mí, eso es una ventaja que tiene y a la vez su más grande reto”, explica.

Para el actor, Deadpool es una maraña de contradicciones: puede ser un poco malvado, pero a la vez hace gala de momentos de ternura para enmarcar; es descuidado, pero a la vez tiene la fuerza y una coordinación especial cuando afronta una pelea.

“Es impetuoso, impulsivo y siempre se sale con la suya” explica Reynolds que defiende a capa y espada la naturaleza del personaje.

“No es un villano, ni tan solo un antihéroe. Es en realidad una persona real o un disfuncional tratado de ser alguien mejor todos los días (…). Él es como yo quiero ser todos los días. Es de los que se comporta diferente a los demás. Deadpool no representa el modelo por seguir en el 2018. Además es por eso que forma la Fuerza X (la antítesis de los X-Men) y hace lo que ellos no harían”, dice.

No es un villano, ni tan solo un antihéroe. Es en realidad una persona real o un disfuncional tratado de ser alguien mejor todos los días

El director de la película, David Leitch, también ofreció su visión del personaje: “Deadpool es casi como el Jorobado de Notre Dame (…). Está desfigurado y es muy empático. Tiene una historia de fondo grandiosa. Está el cumplimiento de los deseos de un tipo que tiene estos poderes curativos. Es casi invencible. Y es irreverente. Dice sandeces hoscas, divertidas y osadas que uno no podría decir, pero que nos gusta escuchar. Esa mezcla es maravillosa para un personaje”.

Los escritores y productores ejecutivos Rhett Reese y Paul Wernick, quienes también escribieron la primera película, han estado involucrados en Deadpool desde el 2009. “Se siente como si hubiéramos estado viviendo con él toda nuestra vida”, comenta Wernick. Fue el propio Ryan Reynolds quien abordó a Reese y Wernick para que escribieran el guión para la primera película del personaje.

“Nos tomó cinco o seis años ir contracorriente para lograr que se hiciera la película, y en gran medida fue hasta cierto punto un proyecto de pasión, que por lo general se presenta para cosas como películas independientes o filmes menores que no pueden ser financiados. Deadpool es una manzana entre naranjas, cuando se trata de superhéroes”, recalca Reese.

Pero entre balas, golpes y chistes, desde la óptica de Ryan Reynolds, la película tiene un mensaje de inclusión muy fuerte. “Creo que hay un espacio para todos en el mundo, para diferentes tonos de vida, por eso veo a este personaje en esa fina línea entre el bien y el mal”, explica el hombre que fue capaz de esperar casi una década para llevar a buen puerto la idea de convertir en película al superhéroe más irreverente del cine.

Al principio, el miedo y la ansiedad. Ahora, más miedo y más tensión, pero la misma mirada de alegría de quien tiene claro el tono de su alter ego poderoso. Ryan Reynolds vuelve a sonreír, sabiendo que tiene algo más que un éxito sorpresivo bajo el vestido rojo y los ojos blancos del héroe.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
CULTURA Y ENTRENIMIENTO
Twitter: @AndresHoy1

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.