El cine de Hollywood se rueda en una calle cerca de usted

El cine de Hollywood se rueda en una calle cerca de usted

En Colombia se filma ‘Mile 22’, superproducción con Mark Wahlberg y John Malkovich.

Mile 22

El antiguo edificio de la embajada de EE. UU. en Bogotá, donde ahora funciona el Ministerio de Ambiente, fue acondicionado otra vez como sede diplomática para la filmación de ‘Mile 22’. 

Foto:

Cortesía Stx Films

02 de febrero 2018 , 02:03 p.m.

“¡Y... acción!” A la señal del director neoyorquino Peter Berg se encienden luces y micrófonos, comienzan las persecuciones, los disparos, las explosiones. Acción es el nombre del juego en este rodaje de Hollywood, que no transcurre en las calles de Los Ángeles, sino en Bogotá, en Puerto Boyacá y otras ciudades colombianas.

Una tribu numerosa y políglota se mueve hoy por todo el país filmando una película de alto presupuesto: una de acción. Es el rodaje de 'Mile 22', que, además de su carga de adrenalina, ‘dispara’ también la economía de los sitios a donde llega. Negocios de todos los tamaños se mueven alrededor de este enjambre de abejas, en el que sobresalen estrellas como Mark Wahlberg (nominado al Óscar por El ganador y Los infiltrados), Lauren Cohan (actriz de The Walking Dead) y John Malkovich (también dos veces nominado al Óscar).

“Es una producción grande –asegura Stephen Donehoo, uno de los consultores del rodaje–. En total, hay 29 departamentos que son parte de la filmación, entre cámaras, fotografía, sonido, video, iluminación, efectos especiales y visuales, dobles de acción, maquillaje, vestuario y peinados, utilería, armeros, arte y diseño, construcción, drones, seguridad y salud, reparto, locaciones, paramédicos, producción, alimentación, contabilidad, transporte, traducciones legales, en fin”.

Las cifras de esta tribu dan cuenta de su magnitud: 139 extranjeros trabajan en ella, la mayoría de los cuales son estadounidenses. A ellos los acompañan 156 colombianos de planta en cargos técnicos, más unos 200 adicionales por día de rodaje. Eso sin contar las personas de seguridad y logística, que suman más de 1.800 personas.

La tropa es como un pueblo ambulante que se mueve por Colombia. La producción calcula que en esta correría pagará el equivalente a 4.000 noches de hotel, por lo general hoteles de lujo, tipo Casa Medina o Hilton.

La movilización se hace a bordo de 146 vehículos que han sido alquilados en el país no solo para el reparto y los cargos técnicos, sino para transportar equipos. Hay camiones, buses, camionetas, motos y carros de alta gama.

Tan solo la alimentación es un reto de dimensiones bíblicas. Donehoo describe el lugar donde se sirven las comidas como una enorme tienda de campaña con cinco filas diferentes para servir el menú, tipo bufé. “Es muy buena comida”, agrega el productor, y el adjetivo podría extenderse también a la cantidad, pues se sirven aproximadamente 1.500 comidas al día, y en total serán 14.400 servicios durante todo el rodaje. El contratista que presta este servicio tiene 25 empleados solo para esta labor.

“A los extranjeros les encanta el país –prosigue Donehoo–; esta mañana hablé con uno de los jefes de departamento, y estaba muy feliz por el apoyo del Gobierno, de los contratistas. Él está alojado cerca de una zona gastronómica y cada noche prueba un restaurante distinto. Es mucha plata la que están dejando”.

No en vano, Donehoo recuerda que en Puerto Boyacá, otra de las locaciones utilizadas, el alcalde reportó que la caravana estuvo 15 días en el municipio y agotó las existencias de agua embotellada y bebidas hidratantes, porque el calor llegaba a los 39 grados centígrados.

Casi sin querer, el consultor estadounidense desliza un detalle elocuente: este fin de semana se filmará una escena de persecuciones en el centro de Bogotá para la cual se cerrarán muchas calles, y dentro de ese perímetro circularán unos 90 vehículos controlados para recrear la actividad normal de la ciudad. En pantalla se verá simultáneamente a más de 1.200 extras, contratados por la producción.

Mile 22

En el equipo de este rodaje de Hollywood no solo hay actores y personal técnico, sino que se contratan constructores, armeros, paramédicos, traductores, contadores y cuerpos de seguridad

Foto:

Cortesía Stx Films

Rodaje, negocio redondo

Mile 22 es uno de los 28 proyectos extranjeros que se han filmado en Colombia desde que se aprobó la Ley 1556 de 2012, que significó un impulso sin precedentes a esta industria, ya que estableció una devolución del 40 por ciento de los costos cinematográficos y un 20 por ciento de los logísticos.

Esos beneficios que ofrece el Gobierno se han visto compensados con la inversión extranjera, ya que hasta diciembre del año pasado (es decir, sin incluir lo que está pagando Mile 22, por ejemplo), los 27 proyectos habían dejado 142.479 millones de pesos, solo en servicios cinematográficos, según cifras del Ministerio de Cultura.

Pero, además, otras ganancias son la experiencia y el aprendizaje que dejan estos rodajes en la floreciente industria nacional, ya que la ley obliga a los productores extranjeros a contratar los servicios de los realizadores colombianos. En el caso de Mile 22, es la empresa Dynamo, que con esta completa cerca de doce grandes producciones rodadas en Colombia en los últimos cinco años.

Su director ejecutivo, Andrés Calderón, lo ve de esta forma: “Uno va a la universidad y estudia cine cuatro años. Pero, aquí, Narcos (la serie de Netflix) estuvo casi tres años, con equipos de 250 personas, y fue toda una escuela. Hemos aprendido muchísimo”.

Calderón considera que el mayor reto de aprendizaje es el idioma, pero en el aspecto técnico el avance es innegable. Donehoo confirma ese progreso: “Estuve hablando con el director de una de las unidades, que estuvo aquí hace dos años para la filmación de Sniper 7. Me decía que algunos colombianos que comenzaron con él entonces tenían un nivel técnico de 2 sobre 10. Ahora que regresó, y luego de lo que habían aprendido de otras producciones, están como en un 7 sobre 10. Y probablemente después de este rodaje subirán a un nivel de 8 o 9, con capacidad mundial para hacer este tipo de escenas”.

El que hoy se toma las calles colombianas es el rodaje extranjero más grande de este siglo. “En términos de tamaño, estas tres semanas en Bogotá pueden ser igual de grandes a las ocho semanas que estuvimos con Penélope Cruz y Javier Bardem filmando la película Escobar”, advierte Calderón. Su experiencia con producciones como American Made, El chapo y Los 33 lo avala para dimensionar esta exigencia. Dynamo ha rodado tanto en Cartagena como en Bahía Solano. En Villavicencio y en Girardot. Durante Los 33 copó la capacidad de hoteles desde Nemocón hasta Cajicá (un área de 30 kilómetros).

Un destino cinematográfico

Para empresas como STX Films, la productora a la que asesora Donehoo, nuestro país se ha convertido en un aliado de negocios importante. La trama de Mile 22 transcurre en un país del Pacífico sur asiático, pero, aun así, decidió filmar en Colombia. “Hemos trabajado en República Dominicana, Venezuela, México, etc. –revela el consultor–. Pero, en este momento, muchos directores ven con preocupación las condiciones de seguridad en algunos de estos países. Y, en cambio, Colombia tiene mucho que ofrecer, aparte de la ley de apoyo a rodajes extranjeros. Por ejemplo, las locaciones, la tasa de cambio, el apoyo de las autoridades. Y las condiciones, en particular ahora, cuando el país está más calmado”.

Cada vez llegan rodajes más grandes, y, de hecho, en abril se filmará en Cartagena una película aún más exigente. Será la primera cinta estadounidense en 3D que se produzca en Colombia, con la dirección del experimentado director taiwanés Ang Lee (dos veces ganador del Óscar por La vida de Pi y Secreto en la montaña).

Según la prensa de Hollywood, el título de esta producción sería Gemini Man, y podría ser uno de los diez rodajes más grandes de este año en ese mercado. En ella participarán las estrellas Will Smith y Clive Owen, quienes ya estuvieron en Colombia, por diferentes circunstancias, y dan fe de que nuestro país puede ser un destino cinematográfico. “La comunidad del cine en Estados Unidos no es tan grande. Actores, directores y productores siempre se hablan entre sí y se cuentan cómo van los proyectos de cada uno. Ellos deben de haber contado que aquí en Colombia nos están tratando muy bien”, sostiene Donehoo.

Por ahora, no es de extrañar si usted ve cerca de su casa una tropa multitudinaria que cierra calles, enciende luces y grita ‘¡acción!’. Donehoo creció en Bogotá en una época en la que no se veían estas escenas cinematográficas, pero luego regresó como oficial de inteligencia, justamente uno de los perfiles protagónicos de Mile 22. Mientras observa el intenso rodaje, simplemente dice: “Yo ya me retiré de eso. Me gusta la vida sin persecuciones”.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
EL TIEMPO
En Twitter: @julguz

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.